28 de diciembre de 2016

Un hombre disponible - Hilma Wolitzer


Edward Schuyler es el hombre disponible. Es profesor de biología en un instituto y su matrimonio con Bee ha sido maravilloso. Pero un cáncer se lleva a Bee en un pis pas, dejándolo sumido en la tristeza y en el vacío de una casa hecha para ellos dos. Y entonces surgen todos esos amigos y familiares bienintencionados buscándole una nueva pareja. Sus hijastros (hijos de Bee de un anterior matrimonio) deciden publicar un anuncio en el periódico buscándole pareja, y sus amigos le preparan cenas con citas a ciegas. Edward no se encuentra en un momento de su vida apto para esta búsqueda y todas esas cartas, llamadas y citas le aturullan, mientras nos relata su tentativa de matrimonio anterior a Bee. 

Pero, poco a poco, va entrando "en el mercado". Sale con algunas de las mujeres que le escriben y soporta estoicamente algunas de las cenas en las que siempre hay una mujer viuda, soltera o divorciada destinada a él. Y, de pronto, un día, aquella mujer con la que había estado a punto de casarse, vuelve a su presente y le revuelve la vida. 

Es una perspectiva interesante la de este libro que trata del dolor del amor perdido y de la obsesión de la sociedad actual por vivir emparejados o no vivir. La presión que soporta Edward por encontrarse solo, por su propia soledad y por el hecho de "tener que tener" pareja es muy de nuestro tiempo, muy de esta sociedad en que parece que el muerto al hoyo y el vivo al bollo y no se puede sentir pena ni pasar un luto, en que parece que la vida sin una "media naranja" no es vida. En fin, una interesante reflexión sobre la obligación de vivir en pareja.

21 de diciembre de 2016

Monasterio - Eduardo Halfon


En "Monasterio" nos encontramos a dos hermanos, judíos y guatemaltecos, que viajan a Israel a la boda de su hermana, que también es judía pero que se ha apuntado a la rama ultraortodoxa del judaísmo y se casa con un judío ultraortodoxo de Nueva York. El contraste entre el judaísmo de los hermanos y el de la hermana me hizo reir en ocasiones, pero lo cierto es que el libro empieza a contar otras cosas, otras historias, y me aburrí bastante. Toda la historia del protagonista con la azafata me sobró bastante, la verdad. Y aunque el libro se lee de un tirón, no tenía ganas de acabarlo porque me aburría.

17 de diciembre de 2016

Suave caricia - William Boyd


En esta novela, William Boyd nos hace un repaso de todo el siglo XX a través de los ojos (y de las fotografías) de Amory Clay. Amory vive en una familia acomodada, con un padre ausente, primero por la guerra mundial y después por algunos problemillas mentales que le llevan a causar un disgusto a la familia. Tiene una madre muy comm'il faut, una hermana menor pianista y un hermano con pocas luces. Su tío Greville sustituye como figura masculina a su padre, y cuando le regala a Amory una cámara de fotos, le abre un mundo nuevo de cosas que hacer y descubrir. Desde la fotografía de alta sociedad hasta los cabarets berlineses, desde el periodismo gráfico a la fotografía de moda, Amory toca, a lo largo de toda su vida, todos los palos fotográficos posibles mientras se nos cuenta su vida y sus progresos personales, sociales y laborales. Todo el libro está aderezado con fotografías que la propia Amory habría realizado a lo largo de su carrera, pero que en realidad son imágenes de autores anónimos recopiladas por Boyd para componer esta novela. 

Un libro muy interesante, que se lee bastante bien y no se hace pesado. Y que hace interesantes reflexiones sobre la sociedad, la política y los usos y costumbres a lo largo del siglo.

28 de noviembre de 2016

Historia de una maestra - Josefina Aldecoa


Este libro es el inicio de una trilogía pero se puede leer como un libro independiente. Cuenta la historia de Gabriela, que en 1923 se saca el título de maestra, y de su vida como tal en varias escuelas rurales en España y Guinea Ecuatorial. Y nos cuenta cómo era la vida rural en los años 20-30 del siglo pasado, la burricie, la iglesia inmiscuida en todos los ámbitos, la falta de alimentos, el frío, las incomodidades. Gabriela quiere una educación laica y progresista para sus alumnos y en ocasiones se topa con autoridades y falta de medios que la impiden conseguir lo que ella quiere.

Gabriela se casa con Ezequiel, otro maestro rural, y juntos levantan un proyecto de vida y trabajo que se ve acompañado por el establecimiento de la República y su atención a la educación laica y progresista. La emoción por este progreso y por lo que trae consigo, además de su reciente maternidad, sumen a Gabriela en un batiburrillo de emociones a veces contrarias, pero siempre ilusionantes. Hasta que la vida política española, convulsa tras la República, les da de bruces con la realidad.

"Historia de una maestra" es un libro que leí hace mucho, mucho tiempo, junto a los otros dos de la trilogía. Debería ser de lectura obligatoria para los ministros de Educación y esa gente que legisla sin saber lo que hay en el fondo. Me quedo con algunas frases del libro:
"La escuela es del Estado, la paga el Estado y eso quiere decir que es de todos, los listos y los tontos, los aplicados y los vagos. Todos tienen derecho a recibir una buena educación."
"Educar para la convivencia. Educar para adquirir conciencia de la justicia. Educar en la igualdad para que no se pierda un solo talento por falta de oportunidades..."
Un libro para disfrutar y reflexionar.  

11 de noviembre de 2016

Barba Azul - Amélie Nothomb

Saturnine responde a una anuncio en prensa que solicita persona para compartir un apartamento. El anuncio es goloso, porque es en el centro de París y el importe del alquiler es ridículamente bajo. Al llegar al piso, encuentra un montón de mujeres esperando para ser entrevistadas, pero la ganadora acaba siendo ella, Saturnine. El dueño del piso, un aristócrata español más raro que un perro verde, tiene mala fama, puesto que las ocho últimas inquilinas habrían desaparecido sin que se supiera su paradero.

La única condición impuesta por el noble a Saturnine es no acceder a un cuarto en concreto del amplio apartamento. Saturnine vive con un lujo inimaginable mientras habla y habla y habla con el noble, mientras hablan, comen, beben, se enamoran, hablan, dan vueltas a estupideces, hablan más y al final... al final un final absurdo como toda la novela. 

Desde luego dista mucho de "Estupor y temblores", que fue su primera novela y que me pareció deliciosa y divertidísima. En esta da muchísimas vueltas sin llegar a nada y ya está, novela acabada.

10 de noviembre de 2016

Botas de lluvia suecas - Henning Mankell


La aburrida vida de un médico sueco jubilado que vive en una isla. Gruñón y poco empático, el protagonista, Fredrik Welin, tiene una vida anodina y simple hasta que se le quema la casa y parece ser el único responsable del incendio. Y aunque se enamora de una periodista que quiere investigar el incendio y tiene una hija con una vida extraña, su vida es absurda, anodina y si he acabado de leer el libro es porque era de mi amado Mankell. Porque me ha parecido un tostón como la copa de un pino.

31 de octubre de 2016

Pensión Leonardo - Rosa Ribas


Eulalia, una niña de doce años que vive en la pensión que sus padres regentan en Barcelona, nos cuenta la vida desde su perspectiva infantil. Siempre pendiente de los clientes que vienen y van, siempre preocupada cuando una habitación se queda vacía, Eulalia vive en la Barcelona de los sesenta, ajena a preocupaciones políticas (o no del todo) y más atenta a conocer la historia de sus abuelos, historia que sus padres le niegan. 

La vida de Eulalia está bastante lejos de la de una niña de doce años de hoy en día. Los tebeos, la radio, las compras, las conversaciones entre adultos, todo es completamente distinto ahora. Eulalia vive angustiada por la falta de clientes, por las historias truculentas sobre la santa de la que lleva el nombre, por la vergüenza que pasa su mejor amigo, Amador, cada vez que él se mea en la cama y su madre airea la sábana manchada... la vida no es fácil para un niño en esa época. En la escuela, el nacional-catolicismo la persigue hasta obligarla a hacer la comunión. Y es fuente de reflexiones:
En la escuela separaban a las niñas de los niños. En la calle jugábamos todos mezclados y allí, donde nos tenían encajonados en los pupitres y vigilados por los maestros y los ojos de Franco y José Antonio flanqueando un crucifijo, nos segregaban. Porque tenían que contarnos historias diferentes. A los chicos les hablaban de heroísmo, de hazañas guerreras, con frases altisonantes no exentas de cierta chulería. A nosotras, de sacrificios sumisos, de obediencia, de oraciones. Ellos también tenían oraciones, pero las nuestras eran oraciones subordinadas, nosotras éramos oraciones subordinadas. Ellos tuvieron más suerte porque en lo que les contaban había aventuras y acción. La única historia de acción que teníamos nosotras era la de Agustina de Aragón dando cañonazos a los invasores franceses, que, como además era barcelonesa, servía doblemente de modelo para defender la unidad de la patria frente al enemigo extranjero y de ejemplo de los pocos casos en los que las niñas debíamos mostrarnos valientes y arrojadas: cuando al llevarle la fiambrera a nuestro marido, lo descubriéramos en una situación de peligro.
Pero en la familia de Eulalia hay un secreto muy bien guardado que se irá desvelando poco a poco a lo largo de la segunda mitad de la historia. Porque Eulalia tiene unos abuelos a los que nunca ha conocido y de los que no sabe nada, y será ese abuelo desconocido el que aparezca un día y de un giro a su vida.

Me ha parecido una historia magnífica, que no deja cabos sueltos, que no se hace larga y que tiene un trasfondo interesante y con un punto de vista, el de una niña, también interesante. Recomendable cien por cien.

6 de octubre de 2016

X de rayos X - Sue Grafton


Entre los ricos no es oro todo lo que reluce. Una mujer adinerada contrata a Kinsey Millhone para encontrar a su hijo, dado en adopción años atrás. La recibe en un casoplón de escándalo y Kinsey acepta el encargo sin dudar. Pero el hijo parece no serlo tanto, el casoplón no es de la señora y la señora rica le ha pagado con un billete marcado procedente de un secuestro de un cuadro años antes.

Por otro lado, la viuda de un antiguo compañero de Kinsey tiene problemas con el fisco y la llama porque ella había sido la que había organizado los papeles que su marido había dejado, en un batiburrillo mortal, al morir. Entre esos papeles Kinsey encuentra ocultas unas fotografías y una lista de personas y, llevada por su natural investigador, decide seguirles el rastro. 

Además, una pareja de ancianos se ha instalado en la casa contigua a la de Kinsey y su casero Henry. La pareja le echa un morro a la vida estupendo. 

Las tres tramas se van sucediendo, como siempre, sin dejar un hilo suelto. Kinsey nunca defrauda y en este caso tampoco. Casi me da pena pensar que ya solo nos quedan dos letras en el alfabeto...

28 de septiembre de 2016

La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal - Barbijaputa


Barbijaputa es mi ídola. Feminista al 100%, cada artículo suyo en eldiario.es se llena de inmediato de comentarios de gente a favor y en contra. Me gusta lo que escribe y cómo lo escribe. Me hace reflexionar en muchas ocasiones. 

Ahora, otra cosa es escribir una novela. 

Y no está mal escrita, que conste, pero me ha resultado pastelosa. Porque una espera de una adalid del feminismo y la igualdad entre hombres y mujeres algo distinto a, no sé, Marian Keyes. Y si bien es verdad que hay partes del libro (especialmente su vida familiar cuando era pequeña, lo que me he reído con la escena en la catedral de Sevilla) que me han gustado mucho, otras se me han quedado en rollito princesas Disney románticas y sin sustancia. En realidad, solamente su vida familiar y la laboral me han hecho reir, o pensar, y me han gustado. La parte amorosa me ha aburrido bastante. 

Hay algunas pinceladas especiales, como cuando su padre le explica la diferencia entre clase media y trabajadora o cuando le lee la letra de la canción "Penélope" de Serrat. Y otras de troncharte, como cuando dice que quiere ser una pelusa o cuando le cuenta a su madre que de mayor va a ser prostituta. Por lo demás, el libro no es nada del otro jueves.

27 de septiembre de 2016

Un monstruo viene a verme - Patrick Ness


Tenía prisa por leer este libro porque tengo muchas ganas de ver la película que ha hecho Jose Antonio Bayona sobre ella. Pero no tendría que haberla tenido, porque se lee de un tirón y casi, casi, sin respirar.

Conor es un niño de doce años que vive con su madre, enferma de cáncer. Su vida transcurre de casa al cole y vuelta, cuidando de sí mismo porque su madre está bastante débil. Conor tiene una pesadilla todas las noches, la misma siempre. Pero una noche se despierta con la sensación de que alguien susurra su nombre. Y es el tejo que ve desde su ventana, transformado en monstruo. Un monstruo enorme, con aliento de hojas podridas, con brazos llenos de ramas. El monstruo le dice que le va a contar tres historias, y que Conor tendrá que contarle la cuarta.

Esas tres historias, cada una con una enseñanza, dejarán a Conor confuso, como si no tuviera otros problemas más graves: su madre está cada vez peor, en el colegio sufre acoso escolar, su abuela se presenta en casa con intención de cuidarlos y su padre viene desde Estados Unidos a verle. Pero el monstruo no ceja en su empeño de que Conor le cuente su historia, el por qué de la presencia del monstruo en su vida. Conor tiene una pesadilla que oculta a todo el mundo y es eso lo que tiene que contar. 

Es un libro duro, aunque está destinado a un público juvenil. Creo que también los adultos tenemos que aprender de lo que nos enseña esta historia: hablar de nuestros sentimientos y nuestros miedos sin tapujos, porque solo contándolos seremos capaces de sobreponernos, de entendernos, de hacernos entender. Y podemos aprenderlo leyendo este libro, porque está claro que ningún monstruo vendrá a vernos a casa...

21 de septiembre de 2016

Papaíto Piernas Largas - Jean Webster

Esta es una novela epistolar en la que Jerusha Abbott, una huérfana del Hogar para Huérfanos John Grier, cuenta su vida en la universidad a su benefactor, al que ella llama "Papaíto Piernas Largas". Tras 18 años en el orfanato, este hombre, que quiere preservar su anonimato, decide subvencionar la estancia de Jerusha en la universidad a cambio de que ella le escriba, a través de su secretario, una carta mensual contándole sus progresos. Ella toma el testigo del encargo y le escribe muchas más, pues todo lo que descubre en ese entorno privilegiado es completamente nuevo para ella: desde la ropa a los muebles, desde las clases hasta las excursiones, Jerusha lo vive todo como una oportunidad de aprender, de crecer, de distanciarse del mundo del orfanato. El final está claro desde el principio, o al menos para mí estuvo claro. 

Pero es curioso leer cómo Jerusha va progresando no solo en sus estudios sino también en su pensamiento. La historia transcurre a principios del siglo XX y para Judy sus estudios suponen una apertura mental y social que nunca podría haber soñado. 
La semana pasada cumplí veintiún años. ¿No le parece que seré una buena votante cuando las mujeres logremos obtener nuestros derechos? Creo que es un gran desperdicio por parte del gobierno no aprovechar a una ciudadana tan consciente, inteligente y bien informada como la que sería yo.
En fin, un libro más bien para público juvenil, pero con un trasfondo de dar que pensar que no está mal, todo contado con un tono jovial y divertido que hace que se lea en un suspiro.

16 de septiembre de 2016

La brigada de Anne Capestan - Sophie Hénaff


Anne Capestan es una poli relegada a lo peor por matar a un hombre en su última misión. Su única posibilidad de seguir siendo comisaria es capitanear una brigada de nueva creación, a donde van a parar todos los desahuciados de la policía: borrachos, pirados, gafes, ludópatas y otros seres de lo más variado. La premisa se parece un poco al departamento Q, ya que a esta brigada  también se le encomienda que repasen casos archivados sin resolver. Relegados a un piso casi vacío, en los que los muebles son de sexta mano y los ordenadores de cuando iban a manivela, de los cuarenta miembros de la brigada apenas aparecen cuatro: una poli escritora de novelas y guiones de series policíacas, un gafe y uno de asuntos internos. El parque automovilístico también deja bastante que desear. En fin, con estos mimbres, Capestan rebusca algo que echarse a la espalda entre los casos archivados, la mayoría sin importancia. Solo dos son de asesinatos sin resolver y se dedican a ellos: un hombre muerto de un disparo y una anciana asesinada en su casa.

Entre medias se nos cuenta una historia de un matrimonio que vive en Florida y la de un chaval que le pide a su novia que se case con ella. Estas dos tramas y las de los asesinatos confluirán en algún momento de la novela para dar un giro a la acción.

A medida que avanza la trama, el parecido con el departamento Q se va disolviendo. Lo que en los daneses es oscuridad, mala leche, silencio y malos modos, en esta novela es luz, calles de París, risas, gente peculiar y camaradería. Hay una escena particular, una persecución por las calles con un vehículo un tanto especial, que me hizo reirme a carcajadas. Desde luego es una novela policíaca muy distinta a las nórdicas y con otra luz. Muy recomendable.

15 de septiembre de 2016

La cata - Roald Dahl


Una minidelicia de Roald Dahl, del que soy una fan absoluta. Un relato cortísimo, un cuento, en el que va tirando y tensando la cuerda hasta el final. 


Mike Schofield, un corredor de bolsa londinense invita a comer junto a él, su mujer y su hija a tres personas: un matrimonio y un famoso gastrónomo, Richard Pratt. Pratt suele hacer pequeñas apuestas con Schofield con el fin de adivinar el vino que se está sirviendo en la mesa, pero esta noche la apuesta será mayor. Cuando Schofield sirve el segundo vino de la cena comenta que será imposible adivinar cuál es, pero Pratt se viene arriba y aumenta la apuesta: si gana, se casará con la hija de Schofield; si pierde, perderá sus dos casas. Así, esta cata de vino estará cargada de tensión que seguirá hasta el giro final.

Son apenas ochenta páginas, ilustraciones incluídas, que se leen en un visto y no visto. Roald Dahl es un auténtico artista para resumir en pocas palabras una situación cualquiera. Y aunque se le conoce más por sus libros infantiles (Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate), sus relatos para adultos son buenísimos.

10 de septiembre de 2016

Río negro - Arnaldur Indridason


Aunque en la portada pone que es de la serie de Erlendur Sveinsson, a Erlendur apenas se le mienta en todo el relato, ya que se encuentra aparentemente de vacaciones en los fiordos. Tiene una pinta de ir a quitárselo del medio...

En su lugar nos encontramos a Elínborg, una mujer más amistosa que Erlendur, que me pareció siempre hermético. Elínborg está casada con un mecánico de coches que es absolutamente feliz, y tiene dos hijos y una hija, una vida familiar más o menos normal y una afición que le ayudará a resolver el caso que le ocupa: la comida asiática y especialmente la india.

Un hombre es encontrado muerto en su apartamento, en medio de un charco de sangre, con un montón de pastillas de rohypnol en la boca y la garganta. Nada parece estar fuera de su sitio excepto un chal de mujer. Nadie parece haber visto nada excepto una pirada, una mujer mayor obsesionada con las ondas electromagnéticas de su apartamento. El muerto no parece tener amigos ni enemigos, es técnico de telefonía y no destaca por nada.Con estos mimbres Elínborg tiene que tejer un cesto difícil de tejer. Las pesquisas llevan a la policía a preguntar a los clientes del gimnasio al que acudía, a los clientes de la compañía telefónica, a sus antiguos compañeros de instituto... nada parece llevar a resolver el enigma de su muerte. Hasta que una observación hecha sin más hace que Elínborg hile algunas cosas y vea el conjunto más claro.

La verdad es que es impecable, de pe a pa. No deja un hilo suelto y nada chirría. Es una novela corta, se lee en un suspiro y, sin hacer que tengas ansiedad, te pide no dejarla. Muy recomendable.


6 de septiembre de 2016

Gente que viene y bah - Laura Norton


Tanto oir hablar de este libro y de lo divertido que es, he acabado claudicando. Y la verdad es que me he reído bastante con la historia de esta familia descacharrante que me ha recordado un poco a la mía.  Y en ocasiones me carcajeado incluso. Porque Bea es de un humor absolutamente incorrecto. Bueno, Bea y todos sus hermanos.

Bea es arquitecta, vive en Madrid con su novio arquitecto y tienen ya planes de boda. Sus vidas parecen estar encarriladas hasta que Bea se entera, sin querer, de que su novio le ha propuesto matrimonio para amortiguar la noticia de su próximo despido (el de ella) al mismo tiempo que le sorprende besándose con una famosa (y buenorra y cuatrilingüe) presentadora de telediario. En ese momento crucial, Bea decide mandarlo todo a tomar por culo, curro, novio y planes de boda, y volverse a casa de sus padres en Cantabria. Y bueno, como está un poquito desquiciada, monta unos goris que ríete tú ella si te atreves.

Vuelve, pues a casa de sus padres, donde vive su madre, que tiene el superpoder de saber qué enfermedad tienes con solo abrazarte; su padre cuando no está embarcado (y éste será su último viaje en barco, pues se jubila); y su hermano León, informático o algo así. Sus hermanas Irene y Debora ya no viven allí pero pasan mucho tiempo en casa de sus padres por unas circunstancias y otras. La vuelta de Bea al pueblo parece causar un terremoto en su familia, de la que de pronto empieza a saber cosas que desconocía por completo (y que no contaré aquí por no destripar, pero por dios lo que me he reído con la fiesta de despedida de Debora) y supone una catarsis para ella y su familia. Risas garantizadas, os lo aseguro. 

Y aunque por medio haya una historia de amor, no es demasiado pastelosa. Brutal es la escena en la que se encuentra con la suegra ¡¡era tan absurda!! El final te deja un nudo en el corazón, la verdad, pero tampoco os puedo dar detalles sin cargármelo. Os la recomiendo sin dudas. Desintoxicante cien por cien, sin complicaciones, divertida, gansa...

29 de agosto de 2016

Gloria - Eduardo Mendoza


Tú coges un libro de Mendoza pensando que, como siempre, será una novela. Y resulta que no, que es una obra de teatro. Seis personajes en una trama absurda. Dos matrimonios son propietarios de una editorial. La ruptura de una de las parejas hacen que el proyecto editorial se tambalee y que busquen un nuevo socio capitalista. La reunión con dicho socio se va a celebrar en la casa del otro matrimonio, pero las cosas no salen muy bien que digamos.

En la sinopsis dice que te arranca carcajadas, pero a mí me ha parecido que toda la historia era bastante triste. El fracaso de un matrimonio, la infidelidad, el vodevil que se nos presenta en la casa donde transcurre la historia no da para unas risas. Ni el bigote postizo del camarero, vamos. Menos mal que se lee así del tirón.

24 de agosto de 2016

Esperando el alba - William Boyd





Lysander Rief es un actor inglés que acude a Viena en el momento más álgido del psicoanálisis para tratar de solucionar sus problemas de anorgasmia. Pero en Viena conoce a Hettie, una mujer apasionante, escultora, casada con un pintor celoso, que lía a Lysander en una relación apasionada y muy sexual, solucionando su anorgasmia a la primera.

Pero un buen día la policía detiene a Lysander por violación: Hettie se había quedado embarazada y el marido celoso sabía que no era de él. Ella, por quitarse el muerto de encima, acusa a Lysander de violación y el pobre muchacho se ve encerrado en la cárcel sin comerlo ni beberlo. Desde la embajada británica pagan su fianza para poder estar bajo arresto domiciliario y ahí empieza a liarse una madeja que no se deslía hasta el final. Una madeja de huídas, espías, guerras mundiales, trincheras, traidores y cartas codificadas, identidades falsas y viudas peligrosas. Nada es lo que parece y todos parecen conocer a todos y relacionarse con todos. Y pasamos de mansiones en la campiña inglesa a las trincheras y de ahí a los lagos suizos. 

La trama está bien tejida, entrelazando unas historias con otras, detallando el funcionamiento de la Oficina de Guerra, la vida en las trincheras, los entresijos de los teatros, Viena y el psicoanálisis... Una novela entretenida y apasionante.

13 de agosto de 2016

El fantasma enamorado - Jonathan Carroll

La premisa inicial es interesante: Ben tenía que haber muerto la tarde en que se golpeó con el bordillo de la acera, pero un virus informático en el sistema que maneja las muertes hace que no muera y siga viviendo. Su fantasma, enviado a la tierra como todos los fantasmas a resolver los últimos temas de cada persona que muere, es destacado en la tierra para hacerle un seguimiento en tanto se resuelve el problema informático. Y se enamora de la novia de Ben, German. 

Pero, pasados unos meses, a Ben le empiezan a pasar cosas raras y German le abandona, pues no entiende la actitud de Ben. Y ahí es cuando se lía la novela y dejó de gustarme. Ben ve "a través" de otra persona, Danielle, que también había sobrevivido a su momento de morir y se da cuenta de que tiene que haber más personas como ellos dos, que hayan sobrevivido al momento de su muerte y se encuentren en situaciones extrañas. Y empiezan a aparecer más fantasmas, ángeles, "verzes", a hacerse viajes espacio temporales y otros rollos demasiado hippy-psicodélicos para mí, la verdad, que me han hecho el último tercio de la novela pesado y cansino hasta el punto de saltarme párrafos y hojas enteros. 

Destaco un párrafo en el que Danielle estaba reviviendo el momento más feliz de su vida, una cena con su primer novio, que me hizo pensar:
¿Debemos optar por permanecer en el interior del paraíso del pasado el mayor tiempo posible o volver a nuestro anodino presente en el que, por lo general, las únicas cosas que anhelamos son el fin de semana, nuestro programa de televisión favorito, un sexo mediocre de vez en cuando, o ir a dormir por la noche?

Por lo demás, ya digo que aunque la base de la que parte me resultó interesante, el desarrollo de la novela a partir de la mitad, y especialmente desde el último tercio, se me ha hecho cansino y pesado.

28 de julio de 2016

El predicador - Erskine Caldwell


En lo más profundo del profundo sur de los Estados Unidos de América transcurre la acción de esta novela. El día que Semon Dye aparece con su coche por la granja de Clay Hoorey para quedarse y predicar el domingo siguiente en la escuela de Rocky Comfort sabemos que esa llegada traerá problemas. Porque Semon será predicador, pero tiene una pinta de aprovechado, parlanchín y jeta que no se puede aguantar. Persigue a las negras de la granja, se aprovecha de la mujer de Clay, bebe como un cosaco y juega como un tahúr. Y Clay, que es un paleto con máster en paletitud, cae una y otra vez ante este hombre. Clay es de colleja permanente, la verdad. Y Semon es como para ahorcarlo en un momento de despiste. 

El capítulo en el que Semon predica en la escuela y cómo consigue que todos excepto una mujer "vean la luz" es completamente hilarante. Ese éxtasis fingido por todos, ese revolcarse por el suelo por el qué dirán... Lo pienso ahora y debía ser duro vivir en esa época, en medio del campo, con una sociedad puritana y falsa que permitía a gente como Clay tener cuatro esposas como si nada, la última de ellas menor de edad, o follarse alas negras como si fueran carne fresca, y luego ir a la iglesia y "ver la luz" para que el vecino no te critique por no verla. 

En fin, es un libro distinto a lo que he leído hasta ahora. Como mujer del siglo XXI Semon Dye me pone de mala leche y Clay me parece retrasado mental. Y el papel de la religión en esta novela no deja a la religión en un buen sitio, la verdad.

19 de julio de 2016

No hay galletas para los duendes - Cornelia Funke

Este es un libro para niños. Partiendo de esa base, no debemos esperar tramas complicadas ni análisis profundos. Es una historia de amistad y de esfuerzos compartidos entre tres duendes, Sietepuntos, Cabeza de Fuego y Bisbita, a los que se les unen, al final, otros.

Un duende es algo parecido a una rata, por el pelaje y la pinta, aunque los duendes caminan sobre dos patas y hablan. Bisbita y sus amigos están preocupados por que el invierno se acerca y sus provisiones son mínimas: los hombres arrasan con setas, bayas y frutos secos y ellos tienen que robar su comida para sobrevivir. Después de un ataque bastante productivo a las provisiones de un kiosco en una zona de acampada, parecen tener resuelto el problema de la alimentación. Pero un grupo de duendes malhechores atacan la casa de Siete puntos cuando está solo y le roban todas las provisiones. Los tres amigos no tienen más remedio que buscar a la banda y tratar de recuperar lo robado, para lo que se enfrentarán a la nieve, el frío, la banda de malhechores y una rata con pinta de malvada.

Ya he dicho que es un libro para niños. Así que el final es previsible aunque por el camino aprendamos que la unión hace la fuerza y que quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Un buen libro para niños de diez años (o de menos si lo lees tú: es un poco  largo).

17 de julio de 2016

Una librería con magia - Thomas Montasser





Cualquier lectópata se siente atraído por un libro que tenga en su título la palabra "librería" o "biblioteca". Éste cayó en mis manos por casualidad y me lo he leído en menos que pía un pollo, en parte por sus pocas páginas y en parte porque te atrae y te engancha. Lo malo es que sales de él con una lista de libros por leer aún más grande que la que tenías antes...

Charlotte es la anciana propietaria de una librería de las de antes, de estanterías de roble hasta el techo y pesados cortinajes. Desaparece un día sin dejar más rastro que una nota para su sobrina Valerie, en la que le pide que se encargue de todo. Valerie es una joven moderna que acaba de terminar la carrera, se prepara para un máster y se encuentra con el marrón de regentar una librería que nada tiene que ver con los cánones actuales de las librerías, ni de la economía de mercado ni con ná de ná. 

Pero poco a poco se sumerje en el mundo de los libros y va descubriendo historias nuevas detrás de ellos, e historias de los compradores de libros de su librería. Conoce a personas que le hacen ver de una forma distinta los libros y personas con las que su tía había tenido relación. Y, poco a poco, pasa un año entero y una sorpresa la encuentra al final de ese año.

16 de julio de 2016

Una lección de vida y muerte - Belinda Bauer


En "Una lección de vida y muerte" nos encontramos a Ruby, una niña de doce años que vive en una casucha al sur de Inglaterra con su padre, que está en paro, y su madre, que trabaja en un hotel. Ruby está gordita y sufre acoso escolar. Su madre procura esconder las galeltas y que coma sano. Su padre la mima y la consiente. La relación entre los padres de Ruby no es buena, pues el padre no soporta que sea su mujer la que traiga el dinero a casa. 

Al mismo tiempo, un asesino anda suelto por la zona. Un asesino particularmente sádico, que obliga a sus víctimas, todas mujeres, a llamar a sus madres por teléfono y decirles que las va a matar. La gente del pueblo y en especial el grupo de los vaqueros, del que forma parte el padre de Ruby, se reúne en una especie de patrulla para vigilar el pueblo. El padre de Ruby aprovecha que la madre trabaja de noche para llevarse a la niña con él.

Los dos policías encargados de la investigación de los crímenes tienen poco peso en la novela, si bien es desternillante la historia de uno de ellos, que ha aceptado la propuesta de matrimonio de su novia solo para poder ver la carrera de Fórmula 1 y de pronto se ve inmerso en un mundo en el que hay catálogos y más catálogos de servilletas, invitaciones, lazos, adornos y flores. 

A medida que la historia avanza, el padre de Ruby va mostrando su cara más celosa y patológica respecto de las mujeres. Y las mujeres que le rodean empiezan a correr peligro...

Novela breve, entretenida, con su poquito de intriga, su poquito de risa  y su poquito de pena. Se lee en un suspiro y no está nada mal.

5 de julio de 2016

Corazón de napalm - Clara Usón


Fede es un chaval de trece años en esa difusa fronterea entre la niñez y la adolescencia en que unas veces te tratan como a un crío y otras como a un adulto. Vive en Santander con su padre, su madrastra y sus hermanastros y se ha escapado de casa.

Marta es una mujer madura, pintora, obsesiva compulsiva, con un futuro incierto por delante y un pasado de pintora de cuadros en nombre de un autor que no tenía ya el pulso para pintar. Marta acude a una exposición en un museo barcelonés a ver las obras que ella pintó por encargo y allí conoce a Juan, un juez de menores.

Fede nos desgrana la historia de su infancia, con unos padres dados a la heroina y después al alcohol, con un abuelo paterno que apoquina pasta porque está forrado y obliga a Fede a ir a un colegio de curas en el que el chico no se siente integrado. A Fede le mola más ir a robar al Corte Inglés que ir a clase. Vive feliz con sus padres, que se van a casar tras haberse desintoxicado de la heroína, cuando, tras una noche de juerga, un yonqui aparece muerto en su casa.

Marta se reencuentra, aparentemente por casualidad, con Juan. Quedan a ver una obra de teatro y cenan. Y así inician una relación sentimental extraña, en la que todo parece ir muy deprisa.

Así se van entretejiendo las historias de Fede y de Marta, con varios años de diferencia entre la una y la otra. Pero con un nexo en común que vamos oliéndonos a medida que la historia avanza hasta ese final inesperado. Inesperado pero no imposible, no traído de los pelos ni extraño.

Reconozco que al principio Marta me pareció un poco pedante en su papel de pintora marisabidilla. Pero fue una mera impresión inicial, porque lo que en realidad necesita Marta es una colleja bien dada a ver si espabila.

Un libro recomendable que no tiene nada de novela negra. 

1 de julio de 2016

Confesiones de una vieja dama indigna - Esther Tusquets


Comencé este libro porque guardaba buen recuerdo del anterior, "Habíamos ganado la guerra", en el que Esther Tusquets contaba su infancia y adolescencia en la posguerra, vista desde una posición privilegiada dado su entorno social y cultural. 

Pero esta segunda parte, que retoma la historia donde la dejó en el libro anterior, se me ha hecho cansina y no he podido acabar de leerla. Es interesante en cuanto a estudio social y cultural de la gauche divine barcelonesa de los sesenta y setenta, pero es tan exhaustiva dando nombres que llega a aburrir porque no pasa nada, aunque pasen cosas. Así que he abandonado su lectura cuando ya había leído dos tercios, que ya es bastante. Y que hay muchas cosas por leer. 

14 de junio de 2016

Matar y guardar la ropa - Carlos Salem


Juanito Pérez Pérez es un tipo anodino, normal y corriente. O eso parece. Porque tras la fachada de persona que no llama la atención se esconde un asesino a sueldo con quince muertos a sus espaldas. Número Tres es su apodo de guerra, por el que es conocido en La Empresa, para quien trabaja. Es de los mejores.

Juan se va de vacaciones con sus hijos por primera vez desde su separación. De camino a la playa recibe un encargo que le cambia las vacaciones: deberá ir a un cámping nudista a vigilar la próxima "entrega". Los datos que le dan le llaman la atención: la matrícula del coche de la persona que tiene que vigilar coincide con la del coche de su exmujer. Y allí, en el cámping, se la encuentra. A ella y al juez estrella del momento, Beltrán. Todos en pelotas. Pero no está su coche, que ha sido vendido. Poco después, Juan encuentra en el mismo cámping a Tony, su amigo de la infancia, al que un tiro de la pistola de aire comprimido de Juan le dejó ciego, y otro tiro, años después, le hizo perder una pierna. Tony resulta ser el nuevo dueño del coche de su exmujer y Juan, entrenado para oler el peligro, ve extrañas tantas coincidencias. Pero, al mismo tiempo, una de las monitoras del cámping, Yolanda, se encapricha de Juan y se entretienen en follar, lo que hace que Juanito no esté tan centrado como debe. Cuando encuentra al Número Trece en el cámping, uno de sus compañeros en la Empresa, y a continuación le llaman para decirle que se aborta la misión, Juanito empieza a pensar que tal vez el objetivo es él y empieza a emparanoiarse.
El hecho de que todo (o casi todo) transcurra en un cámping nudista lleva a momentos absurdos e hilarantes, que restan tensión al momento que vive Juan y nos permiten relajarnos de la trama en sí. Porque el libro está la mar de bien y la trama se va trenzando con la historia personal de Juan y la del antiguo Número Tres. Quizás el final es demasiado redondo, almibarado, no sé. Es poco ácido para lo que leemos en el resto del libro. Pero en general está bien. Novela policíaca en un entorno nudista, hagamos unas risas.

8 de junio de 2016

La analfabeta que era un genio de los números - Jonas Jonasson

Nombeko es una niña que vive en Soweto. Trabaja vaciando las letrinas del gueto. Es analfabeta, o eso parece. Porque Nombeko sabe hacer cálculo mental más deprisa que una calculadora y es más lista que el hambre, así que aprende a leer enseguida, y lee todo lo que pilla, cosa nada fácil cuando eres mujer, negra y vives en la Sudáfrica del apartheid. Por azares del destino, Nombeko consigue hacerse con unos diamantes y decide largarse de Soweto y llegar a Johanesburgo, con el fin de leer todo lo que haya en la biblioteca. Pero por el camino es atropellada por un tipo borracho y condenada en un juicio absurdo a trabajar para él durante siete años. El tipo resulta ser ingeniero en el ambicioso proyecto surafricano de convertir el país en una potencia nuclear. Pero el ingeniero es un auténtico inútil y la presencia de Nombeko le facilitará mucho las cosas.

Paralelamente se nos cuenta la historia de Holger 1 y Holger 2, mellizos e hijos de un hombre sueco obsesionado con la monarquía. Primero por conocer al rey de Suecia y luego con abolir la monarquía en el país. Los Holger son particulares, porque solamente uno de ellos fue inscrito y sólo existe (a efectos oficiales) uno de ellos. Holger 1 continúa con la obsesión paterna antimonárquica mientras que Holger 2 solamente aspira a existir y poder llevar una vida normal. 

Jonasson vuelve a darnos un paseo por la historia contemporánea, desde Sudáfrica hasta China pasando por Suecia, sólo que esta vez, a mi juicio, se hace cansino en el último tercio del libro. Es todo tan absurdo y traído de los pelos, y tan lento que me ha llegado a cansar y a desear dejar el libro. A ver, el libro es divertido por lo que plantea, te hace reír a ratos, tiene ese punto absurdo que Jonasson ya explotó en El abuelo que saltó por la ventana y se largó y en conjunto no está mal. Es de fácil lectura, aprendes historia, reconoces cosas que ya has vivido... Pero al final se hace cansino. O al menos a mí me lo ha parecido.

31 de mayo de 2016

1.280 almas - Jim Thompson


Nick Corey es el sheriff de un pueblo perdido en el sur de los EE.UU. Es un tipo aparentemente necio, inútil, vago y un poco tonto. Vive con su mujer, Myra, con la que se casó cuando ella simuló haber sido violada por Nick, y con el hermano de aquella, Lennie, un tipo retrasado que se dedica a espiar a las mujeres del pueblo. Nick come como si fuera una tolva, duerme como una marmota a todas horas y no parece hacer nada en especial en su papel de sheriff. Pero ante las elecciones para elegir nuevo sheriff se da cuenta de que su trabajo peligra y saca su ingenio a relucir. La verdad es que Nick es un psicópata inteligente que es capaz de pergeñar las más atroces trapacerías con tal de seguir con su statu quo o mejorarlo. Y no le importa para ello difamar a alguien honrado (o, más bien, hacer que alguien lo difame por él) o matar a quien se le ponga delante. 

La novela transcurre en un pueblucho de 1280 habitantes (de ahí el título) en el que la vida transcurre entre la hipocresía, la mojigatería y el cotilleo. Es distinta a la novela negra habitual, desde luego. Curiosa de leer cuanto menos. Y es cortita.

27 de mayo de 2016

El curioso mundo de Calpurnia Tate - Jacqueline Kelly


En "El curioso mundo de Calpurnia Tate" nos encontramos otra vez a Callie Vee, a la que ya vimos en La evolución de Calpurnia Tate. Callie sigue tratando de sobresalir entre sus hermanos a pesar de las reticencias de sus padres. Sigue siendo una niña curiosa, estudiosa e interesada por todo lo que le rodea. Va descubriendo lo injusto que es el mundo para las mujeres, las diferencias de trato de sus padres hacia ella y sus hermanos, las menores expectativas de estudiar en la universidad... y todo eso le lleva a un estado de indignación. Ella no se ve menos capacitada que sus hermanos (más bien al revés) y no entiende por qué ha de relegarse al papel de esposa y ama de casa cuando crezca.

En esta ocasión, además, comparte historia con una prima lejana que ha perdido su casa en la inundación de la isla de Galveston y que viene a su casa a vivir unos meses. La prima, un poco odiosa, le descubre a Callie la mecanografía. Además, un veterinario, también venido de Galveston, cobra poco a poco protagonismo al dejar que Callie le eche una mano con las tareas burocráticas y que lea libros de veterinaria. 

Calpurnia es un ejemplo, la verdad, de niña que no se conforma con lo que el futuro parece depararle y quiere algo mejor para su vida. Esperaré la tercera parte, que seguro que la habrá, para ver cómo sigue su historia. Me encantaría que mis hijas leyeran estos dos libros y vieran lo afortunadas que son.

22 de mayo de 2016

Cenizas - Ilsa J. Bick


Las novelas sobre momentos post apocalípticos no me llaman nada. Pero nada de nada. Desde que leí "La carretera" de Cormac McCarthy, me reafirmé en mi idea. Sin embargo, empecé "Cenizas" sin saber que era un libro que transcurre después de algo que, aparentemente, es un desastre nuclear a nivel mundial. Y para cuando me di cuenta de que había habido un desastre así, ya me había enganchado a la novela.

Alex es una chica huérfana con un tumor en la cabeza que no parece haber mejorado nada con los distintos tratamientos a los que la han sometido. Se larga a la montaña, al sur del lago Superior, con la aparente intención de suicidarse. Allí tiene un encuentro con Ellie, una niña de ocho años bastante borde, su perra Mina y el abuelo de la niña, que se muere de repente al tiempo que a Alex le vuelve el sentido del olfato, perdido desde que su tumor comenzó a crecer en el cerebro. Todos los aparatos eléctricos dejan de funcionar (el móvil y el reloj digital de Alex, su linterna de leds, el ipod de Ellie) y entonces Alex decide seguir camino hacia lo alto de la cordillera en la que está, ya que presupone que, sea lo que sea lo que haya pasado, en lo alto del monte los efectos serán menores. Ellie pasa de ella y Alex se va sola, aunque sabe que la niña le va detrás.

Y es entonces cuando se encuentran, en medio del bosque, a dos adolescentes medio zombis zampándose a una vieja y huyen y huyen y se topan con unos lobos que se las quieren comer y luego les salva de un tipo medio zombi otro que parece normal y se llama Tom. Tom es de la edad de Alex y ya ha estado en el frente de Afganistán. Juntos los cuatro, Alex, Tom, Elli y Mina siguen camino arriba hasta toparse con una estación de guardabosques abandonada pero llena hasta los topes de comida, incluso para el perro. Allí pasan un tiempo tranquilo y consiguen enterarse, gracias a la vieja radio de transistores, de lo que ha pasado en el mundo. Total, que como están tan a gustito allí arriba, deciden salir camino de Canadá en una camioneta del año de la tos, transitando por pistas forestales en un estado ruinoso. Y, como no podía ser menos, sufren una emboscada donde les quitan la camioneta, los víveres y a Ellie, pues al parecer los niños y las personas mayores de cierta edad no se han visto afectados por la epidemia zombi, y son aceptados en los pueblos en los que aún hay supervivientes. 

Y Tom y Alex pasan más penurias y luego... bueno, las cosas se ponen interesantes de verdad. Y para cuando están muy pero que muy interesantes, va el libro y se acaba ¡¡¡porque es una puta trilogía!!! Odio, odio, odio profundamente las trilogías en las que las historias no acaban hasta dos libros después. Que te obligan a leer los siguientes libros para saber el desenlace de la historia. Ya podían aprender de Adler-Olsen y su departamento Q: cada historia en cada libro acaba, pero tienes ganas de leer más para saber la historia personal de cada protagonista.

18 de mayo de 2016

Sin límites - Jussi Adler-Olsen


Desde que mi amiga Miriam, que reside en el país de los tulipanes, me dijo que ya había leído la sexta entrega del Departamento Q, maldije a Maeva por su tardanza en publicar "Sin límites" en España. Pero, por fin, aquí está. Recién salida del horno editorial. Leída en un abrir y cerrar de ojos. Adictiva a más no poder. Volver con Carl, Assad y Rose al departamento Q y dejarte llevar.

Y te dejas, claro que te dejas. Te dejas las pestañas porque no quieres perder tiempo durmiendo para saber qué pasa después. Y qué ha pasado antes.

Todo comienza con la llamada de un policía a punto de retirarse, obsesionado con un caso ocurrido veinte años atrás, en el que una muchacha había muerto atropellada en lo que parecía un accidente. Pero este policía no ceja en su empeño de continuar investigando, pues le parece poco probable que aquello sea un accidente. Este policía llama al departamento Q para encargarles la investigación del caso, y se suicida el mismo día de su jubilación, en la fiesta preparada para él, de un tiro en la cabeza. Así que Carl, Rose y Assad no tienen más remedio que investigar el caso.

En paralelo se nos cuenta la historia de Atu y Mirja, dos aprovechados, creadores de una especie de religión-secta-filosofía sobre el sol y la luz y una mezcla un poco de todo. Atu es el gurú y Mirja su mano derecha. Mirja aspira a algo más desde hace años, pero no paran de aparecer tías buenas por el poblado que han creado en su secta, que le levantan a Atu todas las veces. Mirja no parece tener escrúpulos, ni a la hora de atender el teléfono de atención al desamparado de la secta (un 905 de los que te cobran una pasta) ni a la hora de quitarse del medio a las amiguitas de Atu.

Y, a medida que avanzan ambas historias, se comienzan a entrelazar. O lo parece. Porque, con el departamento Q, cualquier giro de la historia es posible. Carl, Rose y Assad se hacen un máster acelerado en terapias naturales, sectas, hipnosis, religiones alternativas y cultos extraños y comienzan a hilar pistas desperdigadas e inconexas hasta esos momentos.

El final, trepidante, te deja, como siempre, con ganas de empezar a leer la siguiente novela del departamento Q. Habrá que tener paciencia.

8 de mayo de 2016

Los amantes de Hiroshima - Toni Hill

 
Tercera entrega de la serie del Inspector Salgado y, con mucho, la mejor de las tres. Porque no solamente tenemos el caso policial que le toca investigar en esta ocasión (el hallazgo de dos cadáveres momificados en una casa abandonada, envueltos en un hule de flores amarillas y rodeados de cuadros macabros) sino que resuelve el caso de la desaparición de la ex mujer de Héctor, Ruth Valldaura, que sucedió en el primer libro de la serie.

Pero la novela comienza cuando Héctor es interrogado por algo que ha sucedido y que no se desentrañará hasta el final de todo. Esos interrogatorios y esa trama son el comienzo de cada una de las cinco partes del libro y una no sabe muy bien si pertenecen al pasado, al prewsente o al futuro.

Los dos cadáveres resultan ser los de una pareja desaparecida siete años atrás en un caso que había despertado el interés de los medios y que se había quedado sin resolver o resuelto en falso con el ingreso en un psiquiátrico del compañero y amante de ambos, un chico muy culto y apocado. Héctor y su compañera Leire, junto con un par de mossos más se encargan de la investigación tras el hallazgo de los cadáveres y van tirando de los distintos hilos que encuentran. Al tiempo, Héctor es investigado como presunto sospechoso de la desaparición de su mujer. Y esta investigación, viciada por la manía que le tiene a Héctor el inspector encargado del caso de su mujer, se ve mezclada por las reflexiones del comisario Savall sobre el tema. 

Así, todas estas tramas juntas van entrelazándose hasta la resolución final, tremenda en todos sus sentidos, pues al menos yo no atiné ni de lejos con el culpable de los asesinatos ni con la cuestión de por qué tanto Héctor como Leire son interrogados en el principio de cada capítulo. 

Desde luego, Toni Hill nos ofrece un colofón excelente a la historia del inspector Salgado, no dejando un cabo suelto, no dando una puntada sin hilo. Una novela totalmente recomendable que, a pesar de su extensión, no se hace pesada en ningún momento y va generándote adicción a medida que te adentras en la historia.

26 de abril de 2016

Quince días de noviembre - Jose Luis Correa

Ricardo Blanco es un detective privado afincado en Las Palmas al que acude María Arancha Manrique (Maracha), convencida de que el suicidio de su prometido no ha sido tal suicidio. Maracha es pija requetepija y su difunto prometido igual de pijo que ella y con un nombre insuperable: Toñuco Camember. Total, que Ricardo se ve inmerso en el mundo del pijerío de Las Palmas mientras se encoña claramente de Arancha.

Entre excursión pija y cóctel pijo, tratan de cargárselo y se va poniendo filosófico al modo del realismo mágico, donde los artículos se omiten porque queda como más poético. Entre los pijos y la fiolosfía transcurre la acción de esta novela que no me ha acabado de convencer. Ricardo se cree Humphrey Bogart y Maracha y sus amigos son de un esnob insoportable. Y, visto el resultado final, no se entiende muy bien para qué coño tanta investigación. Menos mal que no es un tocho de tamaño "Guerra y paz", y se puede acabar de leer antes de morir del aburrimiento. Que sí, que a veces tiene su gracia, pero es cansina en su desarrollo.

17 de abril de 2016

El hijo del viento - Henning Mankell

Bengler es un sueco de finales del siglo XIX, bueno para nada. Cuando se da cuenta de que no sabe qué hacer con su vida, decide dedicarla a buscar algún insecto aún no descubierto en el desierto del sur de África. Con ese fin recauda dinero de donde puede y emprende en viaje por mar hasta llegar a su destino y comenzar el viaje a través del desierto a la búsqueda del bicho desconocido. Como era propio de la época, trataba como si fuera morralla a los nativos que le acompañaban en su expedición. Tras varios meses topa con la casa de un hombre que le acoge. Andersson es un hombre raro y despótico. Un día, cuando Bengler está haciendo los preparativos para su marcha, descubre que hay un niño en su habitación, un niño que Andersson había cambiado por un saco de harina. La familia del niño había muerto en algún momento. Bengler decide acoger al niño y llevárselo a su Suecia natal y tratarle como un hijo, dándole el nombre de Daniel.

Desde ese momento, la historia pasa a tener dos narradores: Bengler y Daniel. Daniel nos cuenta la historia de su tribu y la extrañeza que le produce todo lo que le rodea desde el momento en que sale del desierto. El mar, el barco, los zapatos, la ropa, la nieve... En Suecia, Bengler trata de sacar partido al insecto encontrado y a Daniel, que es exhibido poco menos que como un animal exótico.

Es un relato duro de cómo un niño es sacado de su entorno y trasladado a un sitio desconocido, en donde se habla un idioma desconocido y donde no entiende nada. Abandonado por Bengler después de una situación complicada con una periodista, Daniel tiene una única idea: aprender, como Jesucristo, a andar sobre las aguas para poder volver a su tierra.

Es una historia triste que te deja de bajón, pero merece la pena leerlo para tratar de entender el periodo colonial africano y conocer cómo se trataba a los nativos en aquella época.

1 de abril de 2016

Tres abuelas y un cocinero muerto - Minna Lindgren


Tres nonagenarias que viven en una especie de urbanización para viejos están preocupadas por la muerte del cocinero de la residencia.

Durante hojas y hojas no pasa gran cosa, excepto que las abuelas viajan en tranvía (puedes aprenderte las rutas de todos los tranvías de Helsinki), comentan los edificios de Helsinki, cuentan las maravillas y horrores del sistema sanitario finlandés y sufren los arrebatos del personal de la residencia.

Después parece que la cosa se complica porque lo del cocinero tiene que ver con una trama de algo que a mí no me ha quedado claro. En cualquier caso, se hace bastante tedioso. Y lo único interesante es reflexionar sobre el trato que reciben los ancianos (válidos o inválidos) en las residencias geriátricas o en las urbanizaciones para mayores. La infantilización de las personas adultas, la manera en que se abusa de ellas, la indefensión en la que se encuentran son temas actuales, dolorosos y muchas veces ignorados o ninguneados por las personas que no deberían tolerarlos. También el abandono de los ancianos por parte de las familias. En fin, que nada de lo que me ha parecido interesante forma parte de la historia de estas tres mujeres (sí forma parte de sus historias, pero digamos que el rollo del cocinero muerto debería tener más peso y es que apenas llama la atención).

Muy prescindible. Teniendo en cuenta que es una trilogía, si alguien se anima con el segundo tras leer el primero, que me lo cuente, a ver si le doy una segunda oportunidad.

20 de marzo de 2016

Una lectora nada común - Alan Bennett


Este es un libro curioso, cortito, ameno, que al menos a mí me ha hecho replantearme la imagen de Isabel de Inglaterra.  Las cosas comienzan cuando la reina, persiguiendo a sus perros, se topa con un bibliobús en las puertas de las cocinas del palacio de Buckingham. Este inesperado hallazgo y su encuentro con Hutchingson, el bibliotecario, y especialmente con Norman, un pinche de sus cocinas, hará que la reina descubra el placer de leer. Y aunque, a simple vista, este hecho pueda parecer fútil, la lectura traerá importantes complicaciones en la vida palaciega y real. 

Dichas complicaciones van desde las habladurías por el ascenso de Norma de pinche a paje hasta los cambios en los temas de conversación de la reina en las más variadas audiencias. Donde antes había conversaciones insustanciales ahora pretende que las haya más profundas, y esto desconcierta y avergüenza a las personas interpeladas. Además, la reina va abandonando sus tareas reales en favor de la lectura, lo que es mal visto por las personas que la rodean. Es curiosa su evolución a medida que se adentra en el mundo de los libros. El mérito de Bennett es envolverlo todo de un aire de buen humor, de ironía, que te hace pensar que la reina Isabel no es esa mujer hierática y con cara de borde que ves en los telediarios, sino que es una profesional de lo suyo (hasta el punto de hablar de ella misma en plural) y que, en el fondo, es una persona normal.

Tiene frases memorables, pero para mí la mejor es sin duda ésta:
"El atractivo, pensó, estaba en su indiferencia: había algo inaplazable en la literatura. A los libros no les importaba quién los leía o si alguien los leía o no. Todos los lectores eran iguales, ella incluida. La literatura, pensó, es una mancomunidad, las letras, una república. En realidad había oído usar esta expresión, la república de las letras, en ceremonias de graduación, títulos honorarios y demás, pero sin saber muy bien qué significaba. Entonces, que hablaran de cualquier clase de república le había parecido un poco insultante y hacerlo en su presencia una falta de tacto, como mínimo. Sólo ahora comprendía su significado. Los libros no se sometían. Todos los lectores eran iguales y esto le remontaba a los comienzos de su vida."

Un libro que recomendaría sin duda, además es cortito y te deja una sensación de buen rollo, de bienestar y de orgullo al saber que una ha empezado a ser una lectora ávida antes que la reina de Inglaterra. Aunque, como ella, nunca me podré poner al día:
"Considero la literatura (...) como un vasto país hacia las fronteras del cual viajo, pero a las que nunca llegaré. Y he empezado demasiado tarde. Nunca me podré poner al día."

16 de marzo de 2016

Puerto escondido - María Oruña


Este libro era el segundo de una lectura conjunta en un grupo de facebook. El primero fue "Cicatriz" de Juan Gómez-Jurado. Ambos tienen una parte policíaca y de investigación, pero son radicalmente distintos.

En esta ocasión, nos encontramos con Oliver, un inglés que ha heredado una casa a pie de playa en Suances, y que decide dejar atrás su vida inglesa tras un hecho afortunado y transformar la casa en un hotelito. En las obras se encuentran, al tirar un muro, el cadáver de un bebé momificado con un colgante maya al cuello y este hecho desata historias casi olvidadas y removerá la historia familiar de Oliver hasta lo insospechado.

Paralelamente se nos narra otra historia que comienza el 18 de julio de 1936. La guerra estalla y una familia humilde sobrevive como puede en medio de ella. Jana, Clara y el resto de sus hermanos y sus padres se esconden en cuevas cuando hay bombardeos y ven cómo su familia es desmembrada por el conflicto. Esta historia se nos cuenta como un diario, por una persona de la que no sabremos su identidad hasta el final, pero que se da unos aires de grandeza y superioridad un poquito psicóticos.

De la investigación sobre el cadáver del bebé se encarga la guardia civil y la comanda Valentina, una mujer con un ojo de cada color, neurótica del orden, con una historia personal a cuestas. Valentina tiene a su mando a un variopinto grupo de guardias entre los que destaca Sabadelle, un tipo misógino y un poco gilipollas que no parece llevar bien tener una mujer como superior.

La cosa parece inofensiva y el cadáver suficientemente antiguo como para no matarse en la investigación, pero empiezan a sucederse asesinatos y otros hechos delictivos que tienen que ver, de un modo u otro, con la aparición del cadáver y la cosa se va complicando.

El final es redondo, perfecto. La unión entre la historia actual y la antigua. Y si bien algunas descripciones se me han hecho un poco cansinas, el libro merece la pena de verdad. Es fantástico.

6 de marzo de 2016

La tierra que pisamos - Jesús Carrasco


Magnífica.

Dos historias que giran en espiral. Una, la de Eva Holman, va haciéndose cada vez más pequeña a medida que nos adentramos en la trama. La otra, la de Leva, va de menos a más. Las de ambos, unidas por la tierra que pisan, la de un pueblo extremeño.

Eva Holman vive retirada en ese pueblo con su marido Iosif, postrado y minusválido. Allí llegaron cuando su país anexionó España al gran imperio al que pertenecen, tras haber pacificado la zona. Son ajenos a la realidad de ese pueblo, de sus gentes. Son los vencedores, la fuerza ocupante. Con sus privilegios y sus derechos ganados por la fuerza de las armas. Eva nunca se ha preguntado nada sobre ese pueblo y esa comarca. Es una privilegiada.

Pero un día aparece en sus tierras un hombre. Un hombre que no dice nada, que no hace nada, pero que tampoco se achanta cuando ella trata de echarlo escopeta al hombro. Del que no sabe su nombre, ni de dónde viene, ni de dónde ha salido. 

Poco a poco, a base de gran esfuerzo, Eva va averiguando cosas de ese hombre que ocupa su huerta, y que no parece estar interesado en nada. Tener a ese hombre en su terreno sin denunciarlo es un delito, y ella lo sabe. Pero Eva no lo denuncia porque quiere saber la historia que hay detrás de él, y asume el riesgo de que las habladurías del pueblo lleguen hasta el cónsul y la despojen de sus bienes por no denunciar.

Y la historia de Leva se va desgranando en todo su dolor, en toda su crueldad, en todo su sufrimiento. Una historia atroz que nos remite a los campos de trabajo nazis (aunque no son nazis, se trata de un imperio ficticio inventado para la ocasión), a los esclavos del siglo XX. Y a medida que vamos conociendo la historia de Leva, la de Eva se va diluyendo hasta llegar al final.

Es una novela durísima. No tanto, tal vez, como "Intemperie", pero casi. Una novela imprescindible.

3 de marzo de 2016

La vida sexual de las gemelas siamesas - Irvine Welsh






Lucy Brennan conoce a Lena Sorenson de casualidad. Son dos mujeres completamente distintas: Lucy es una pirada del ejercicio y la vida sana, bestia como una mula, borde, malhablada y bastante dura con las personas que tiene alrededor (especialmente las gordas); Lena es una mujer obesa y apocada que se obsesiona con que Lucy la ayude a recuperar su peso. Sus vidas transcurren en Miami, paraíso de una america way of life obsesionada con la imagen.

Lucy viene de una familia bien y WASP de Boston. Lena, de una familia de Minnesotta anclada por el puritanismo, la religión y las apariencias. Dos mujeres en apariencia diametralmente distintas acaban no siéndolo tanto. 

La anécdota que las hace conocerse es grabada por Lena y vista por miles de telespectadores, que alzan a Lucy como heroína local y la encumbran en una posición no deseada por ella, pero de la que parece que se podrá beneficiar económicamente. Lena ve en Lucy su oportunidad para rehacer su vida, empezando por la pérdida de peso, ya que Lucy es entrenadora personal en un gimnasio. Pero Lucy no es una mujer en absoluto complaciente y se sumerge en su afán de hacer adelgazar a Lena hasta límites insospechados y un "poquito" ilegales. 

Lo más interesante de esta novela es cuando nos deja entrar en la historia personal de Lena, de cómo pasó de Minnesotta con su sociedad constreñida y pueblerina, a Chicago, donde sus capacidades artísticas la encumbraron a la cima del arte, y después a Miami, convencida por un novio manipulador y cabrón. De cómo una y otra vez intenta levantarse cada vez que se cae. 

Entre medias de todo esto aparece la historia de las gemelas siamesas, que no tiene nada que ver con Lucy y Lena, pero que es, como todo el libro, una crítica atroz al papel de los medios de comunicación de masas en la sociedad americana. Las gemelas siamesas están en el punto de mira de todas las televisiones, de la forma más amarillista posible. También hablan de programas para hacer adelgazar gordos, realities tremendos por su forma de tratar a las personas obesas. 

En fin, el libro es entretenido y divertido, bastante soez, bastante crítico con la sociedad obsesionada por la imagen personal y el culto al cuerpo. Es muy macarra. Pero me ha gustado.

20 de febrero de 2016

La luz en casa de los demás - Chiara Gamberale


La premisa de este libro es atrayente: María, administradora de fincas, muere en un accidente dejando a Mandorla, su hija, huérfana. Los vecinos del edificio de la Grotta Perfeta 315, reunidos en su funeral, leen la carta que María dejó para que Mandorla leyera cuando fuera mayor, en la que se cuenta que el padre de Mandorla es uno de los hombres que vive en el edificio. Ante el terremoto que esto provoca en los matrimonios residentes y las pocas ganas de confesar que tiene el padre de la criatura, deciden que Mandorla sea legalmente adoptada por la señorita (solterona) Tina Pollidoro pero que conviva en diferentes periodos con todas las familias de la casa.

Mandorla cuenta su historia en flash-back. Está en los calabozos de alguna comisaría por haber hecho algo que no se aclara hasta el final. Y no sólo cuenta su historia sino la de todos los habitantes del edificio. Va aprendiendo, poco a poco, sobre la soledad, el matrimonio, los derechos de los homosexuales, la infidelidad... pero sobre todo va aprendiendo a reconocerse diferente al resto de los niños de su edad y eso la duele. 

A Mandorla se le va la pinza de vez en cuando y suelta unos poemas en los que quiere intercambiarse con las cosas y personas más variopintas. Se hace cansina la historia, pues parece que no pasa nada, que pasan los años y las preguntas de Mandorla siguen sin ser contestadas, hasta que al final todo se precipita. En fin, que lo que podría haber sido algo interesante se queda en un "a ver si se acaba esto de una vez". 


3 de febrero de 2016

Cómo se hace una chica - Caitlin Moran



Johanna Morrigan vive en un pueblo inglés, del estilo de los que salen en "Billy Elliot" o "Full monty". Tiene una vida cutre y pobre con su familia: su padre, alcohólico y minusválido, que cobra una ayuda por su minusvalía; su madre, hippy psicodélica con depresión post-parto tras el nacimiento de los gemelos; su hermano mayor, Krissi, compañero de fatigas y homosexual sin declarar; y su hermano pequeño, Lupin. La vida es una mierda que transcurre del colegio a casa y viceversa, sin nada que destacar. Johanna se masturba con el bote del desodorante (hilarante escena) y lee todo cuanto cae en sus manos. 

Pero Johanna no quiere seguir toda la vida con esa vida. Wolverhampton se le queda pequeño y decide dedicarse a escribir crítica musical para una revista londinense, cambiarse el nombre e iniciar su despegue, con apenas diecisiete años, en el mundo del periodismo. Se construye una nueva vida y se hace llamar Dolly Morrigan. Viste de forma estrafalaria y consigue introducirse en ese mundo que le es completamente ajeno. Su inmersión en la redacción de la revista, y en la vida en general, es tronchante. 

Además, Dolly-Johanna está deseando que alguien la bese. Y que alguien la folle. Sus coqueteos y sus devaneos amoroso-sexuales son descojonantes, su afán por dejar contento al contrario son tronchantes. Es un libro de iniciación a la vida bastante distinto a lo habitual, nada místico, y muy divertido. Dolly busca su sitio en plan elefante en una cacharrería y va dejando algunos cacharros rotos por el camino. 

Y también, por el camino, se nos desglosa la vida, la política, la música del Reino Unido de Margaret Thatcher. Con una acidez y una mala leche estupendas.

Un libro muy divertido, de una autora a la que no conocía pero a la que seguiré. Os dejo un enlace a una entrevista que le hicieron en eldiario.es

23 de enero de 2016

El lector - Bernhard Schlink


Michael Berg tiene quince años. Un día, volviendo del colegio, enferma y es socorrido por una mujer. Semanas después, cuando Michael se recupera de su enfermedad, decide ir a la casa de esa mujer, de la qeu desconoce su nombre, a agradecerle el trato dispensado. La mujer se llama Hanna y tiene 36 años. De este incidente y la posterior visita surge entre ambos una relación sexual que tiene a Michael completamente absorbido. Hanna le ducha y le lava, hace el amor con él y luego le pide que le lea los libros que él tiene que leer para clase. 

De pronto, un día, Hanna desaparece sin dejar rastro.

Varios años después, Michael es un estudiante de Derecho. Una de las actividades del curso consiste en presenciar el juicio que se celebra contra cinco mujeres acusadas de dejar morir a varias presas de un campo de concentración. Cuando Michael se da cuenta de que una de esas mujeres es Hanna, trata de entender cómo llegó a ser una guardiana de un campo de concentración, qué la llevó a eso. Porque Bernhard es un niño de posguerra y no vivió las crueldades de las que se hablan en el libro, no tiene el lastre de la culpa y es capaz de despojar de percepciones subjetivas (al menos las del lastre que supuso a la sociedad alemana la historia nazi) y de juzgar "objetivamente" y de buscar las causas profundas de la aceptación por parte de Hanna de un empleo de ese tipo.

Hanna es condenada a cadena perpetua.

Años más tarde, Michael recibe una carta de la directora de la cárcel donde cumple condena Hanna, y este hecho le hace rememorar todo lo acontecido, su vida desde el juicio hasta el momento presente. Y hasta aquí puedo leer sin acabar de destripar el libro.

La verdad es que es interesante. La historia se cuenta desde tres momentos distintos (pubertad, juventud y adultez de Michael) y con tres tonos distintos. Leemos cómo Michael crece y progresa en su vida y en su conocimiento. Sabemos lo que piensa de la historia reciente de Alemania. Nos metemos en su piel y nos llenamos de sus dudas sobre el papel de Hanna en el campo de concentración. 

Gracias a Loleta, que me lo recomendó :-). Te quiero, amiga. Que el amigo de Bob no te despoje de tus sueños.

16 de enero de 2016

Cicatriz - Juan Gómez-Jurado


Llegó a mis manos por una lectura conjunta de unas amigas. Tras una disputada votación, quedó el primero en la lista de libros propuestos. Y me puse a ello.

Simon Sax es un cerebrito que ha creado un algoritmo de reconocimiento de imágenes que te permite hacer una foto a algo, buscarlo en internet y comprarlo. Su amigo Tom se encarga de la parte legal del asunto. Simon y Tom son como la noche y el día. El primero es un bicho asocial con fobia a las relaciones personales. El segundo, un don Juan encantador. Simon, además, arrastra una historia familiar un poco peliaguda y está al cargo de su hermano mayor, Arthur, un hombretón con síndrome de Down.

Simon y Tom se reúnen con un gurú de una gran empresa para venderle el algoritmo. La oferta económica es brutal, sobre todo teniendo en cuenta que Simon está poco menos que en la ruina. Pero las condiciones impuestas son difíciles de cumplir, a qué engañarnos, aunque se ponen a ello con empeño y empujados por el jugoso anticipo que les dan (y que tendrán que devolver si el algoritmo no cumple, en el plazo establecido, con los requisitos que les exigen).

Y es entonces cuando Simon comete el error de entrar en una página de rusas guapas y conocer a una que le hace ojitos. Irina está buenísima y se interesa rápidamente por Simon, y paga ella los billetes de ambos para conocerse y conseguir el visado de acceso de Irina a Estados Unidos. Pero hay algo oculto en ella y Tom no se fía un pelo...

En paralelo, se nos cuenta la historia de la infancia de Irina, una historia bastante dura que te deja el corazón sobrecogido.

Y después todo, todo, todo, te hace estar en tensión y con el corazón a cien por hora. Desenmarañando las historias de Simon y de Irina, apresurando la puesta de largo del algoritmo, lidiando con las dificultades y con algún que otro asesinato. No te deja ni un segundo para respirar. Cuando acabas de leer es cuando, por fin, consigues que el corazón te palpite a su velocidad habitual.

Totalmente recomendable.


9 de enero de 2016

Las manos más hermosas de Delhi - Mikael Bergstrand


Göran es un tipo cincuentón, normal y corriente, apoltronado, divorciado, acomodado en su vida fácil. No ha superado su divorcio y es un poco cansino con el tema, a pesar de que hace ya tiempo que sucedió. Para colmo de sus males, le despiden del trabajo por vago. Así que decide hundirse en su mierda y regodearse en ello. 

Pero un amigo, guía de una agencia de viajes, le propone que vaya a la India con él. Göran acepta a regañadientes y, como no puede ser menos, pasa por todos los males de cualquier viajero en la India, especialmente por una gastroenteritis que le aparta del grupo y le deja tirado en la cama de un hotelucho barato. Allí manda su amigo el guía a Yogi, un comerciante de textiles, que se hace cargo de Göran como si fuera su hermano pequeño y le introduce en la verdadera India. Para empezar, se lo lleva a su casa, donde vive con su anciana madre a todo tren. Y, un día, le lleva a hacerse la manicura y es ahí donde Göran se enamora de una mujer india, casada y de alta sociedad, Preeti.

Lo mejor de todo el libro son las parrafadas sobre los dioses hindúes que se pega Yogi a veces, los relatos de cómo es la burocracia en el país, el tráfico, la vida social. La historia de Göran sólo interesa desde que conoce a Yogi, en realidad. Porque mientras no le ha conocido, es de colleja continua. Y bueno, flota en el libro una tendencia al buen rollo y al happy flower muy guay, pero me ha costado un poco leerlo. Al principio porque no pasaba nada. Y luego porque lo que pasa tampoco es apasionante. Está bien para desengrasar entre novela negra y novela negra, por ejemplo. O si necesitas algo sin demasiada sustancia para despejar tu mente.