12 de diciembre de 2013

La ira del fuego - Henning Mankell


Con este libro, Mankell cierra la trilogía de Mozambique, que comenzó con "El secreto del fuego", en la que la protagonista, Sofia, era una niña, y continuaba con "Jugar con fuego", con Sofia ya adolescente.

En esta ocasión Sofia ya es una mujer adulta, tiene 20 años, dos hijos y un tercero en camino, casada con Armando. Sigue viviendo en el poblado con su madre, mientras Armando trabaja en la ciudad y viene cada fin de semana. Sofia repasa su vida, las personas que han pasado por su vida y han muerto, sus hermanas Rosa y María, su padre... Su vida es pobre, pero los suyos no pasan hambre. Y cuando todo parece ir bien, un suceso aparentemente sin importancia le hace replantearse su vida entera.

La vida no es fácil para las mujeres en ninguna parte, pero en África una mujer pobre y mutilada (recordemos que Sofia perdió con diez años las dos piernas al pisar una mina) tiene pocas posibilidades de encontrar un marido, se hacer una familia, de ser feliz. El final es sobrecogedor.

3 de diciembre de 2013

Instrucciones para una ola de calor - Maggie O'Farrell


Londres, verano de 1976. Una ola de calor como no se ha visto en tiempos inunda la ciudad. Un día, Robert sale de su casa a comprar el periódico y no vuelve. Gretta, su mujer, asustada, llama a sus hijos que acuden prestos y veloces a tratar de averiguar dónde está su padre. Sus hijos son Michael Francis, casado y con dos hijos, profesor de instituto; Mónica, divorciada y vuelta a casar con un hombre que aporta al matrimonio dos niñas; y Aoife, soltera, exiliada en Estados Unidos. 

La vuelta de los hijos y sus incursiones por la casa en busca de información les hace descubrir secretos familiares hasta entonces celosamente guardados. Surgen las historias, los trapos sucios de cada uno. Michael Francis vive una delicada situación en su matrimonio. Mónica no quiere reconocer que el suyo está abocado al fracaso. Aoife oculta su analfabetismo a toda su familia.  Y Gretta... Gretta oculta el mayor secreto de todos. 

Cada uno tiene una personalidad muy bien definida: Monica es una estirada, puritana, políticamente correcta; Michael Francis es un pusilánime, fracasado profesionalmente hablando; y Aoife es la rebelde. El ambiente de calor y opresión está muy bien conseguido, sin hacer que la novela pese, que se haga cansina. La historia familiar está lastrada por algo que pasó con el hermano de Robert, algo que parece tener que ver con el IRA pero que no se sabe bien qué es. Tiene su punto de intriga y su punto de risa; es curioso ver cómo Aoife sortea su incapacidad para leer en cada momento de su vida. 

Es un libro distinto a lo que leo habitualmente, pero me ha gustado un montón. Aunque, desde luego, me he quedado con ganas de más porque el final es completamente abrupto. O eso, o se me ha hecho corto.

22 de noviembre de 2013

Matar a papá - Carina Bergfeldt


La protagonista de este libro decide matar a su padre el día que ha de recoger a su hermano pequeño en urgencias tras haber sido golpeado en la nuca por su progenitor con una botella. Se compra un cuaderno en cuya tapa hay unas magdalenas de ésas que están tan de moda ahora, y empieza a apuntar ideas para llevar a cabo su proyecto, tomando ideas de aquí y allá sobre modos de matar, de esconder un cadáver, de trocearlo...

Al mismo tiempo, una mujer que había desaparecido hacía meses aparece congelada en un lago de la localidad. Su marido es considerado sospechoso porque la autopsia revela que ha muerto de un golpe en la cabeza. Y lo que en principio parecía una desaparición voluntaria, pasa a ser un asesinato. Las periodistas del periódico local Ing-Marie Andersson y Julia Almliden reciben el encargo de investigar el asunto en profundidad, descubriendo cosas que la policía desconoce. La verdad es que la policía sale bastante mal parada en esta novela.

Así, se entremezclan a tres bandas tres historias: el asesinato de la mujer aparecida en el lago, la historia de la protagonista en el momento presente (cuando está decidida a matar a su padre) y la historia de la protagonista en el pasado, con el maltrato sufrido a lo largo de su vida de manos y boca de su padre. Un maltratador de lo peor, un embaucador que fue camelando a varias mujeres a lo largo de su vida (a medida que las anteriores conseguían escapar de su maltrato) y las iba dejando embarazadas, separándolas de su familia en un primer momento y pasando a la violencia física después. El relato de estos malos tratos en terrible, tenso, atroz. No se entiende que, a lo largo de todos esos años, ninguna de sus mujeres, ninguno de sus hijos denunciara nunca nada. Es terrible que la madre de la protagonista dejara que sus hijos pasaran fines de semana con semejante cabrón. A medida que lees, tú también quieres matar a ese padre. 

Es curioso, porque el padre de la protagonista se llama Valdemar. Cuenta en el libro la historia del Valdemar original, que mató a dos postillones de una diligencia para robar el oro del rey y acabó siendo ejecutado y enterrado fuera del cementerio. Pero en estos años me he encontrado otros Valdemares: el Vandemar de "Neverwhere" de Neil Gaiman y el Voldemort de "Harry Potter y la piedra filosofal", de J.K. Rowling. ¿Será Valdemar un nombre que predestina a la maldad? 

Leedlo. A mí me ha gustado mucho.



14 de noviembre de 2013

Ashford Park - Lauren Willig


Todo el rato he pensado que me recordaba el estilo de "El jardín olvidado" de Kate Morton. Aunque en este caso, el final no sea pasteloso-amoroso. 

La historia la protagonizan a medias Clemmie y su abuela Addie. Clem cuenta la historia en el momento actual y la historia de Addie se remonta a principios de siglo XX y va enlazando historias hasta la actualidad. Addie se va a vivir con sus tíos cuando tiene cinco años, tras la muerte de sus padres. Allí conoce a su prima Bea, de arrolladora personalidad. Y de ahí, en adelante, un culebrón. 

Se deja leer, sí, pero es prescindible, al menos para mí. Si no tienes nada mejor que leer, adelante.

7 de noviembre de 2013

La verdad sobre el caso Harry Quebert - Joël Dicker


Harry Quebert vive tranquilamente en el pueblo de Aurora, en New Hampshire, desde hace más de treinta años. Es un escritor consagrado cuya obra "Los orígenes del mal" se estudia en todos los centros educativos de los Estados Unidos. Además es profesor de universidad, y fue allí donde conoció a su alumno Marcus Goldman, que posteriormente se convirtió en un escritor aclamado por el público. Marcus y Harry se reencuentran después de un tiempo y éste último acoge a Marcus en su casa para que pueda escribir su segundo (y atascado) libro. La vida parece idílica y tranquila hasta que se descubre, en el jardín de la casa de Harry, el cadáver de una niña, Nola Kellergan, desaparecida treinta y tres años antes. Todo apunta a Harry, y de hecho se le detiene como culpable del secuestro y posterior asesinato de la chica. Y es cuando Magnus decide contar la verdad sobre el caso Quebert escribiendo un libro con todas las investigaciones llevadas a cabo treinta años antes y en la actualidad. 

Aurora es un pueblo que no tiene nada que envidiar a cualquier pueblo de España, de los pequeños, donde todo el mundo se conoce y sabe de la vida de los demás, así que Magnus pregunta aquí, allá y acullá, y va enterándose de la verdadera historia de Quebert, que tuvo una relación amorosa con Nola justo el verano antes de desaparecer. Nola, que era una cría de quince años aparentemente encantadora, hija de un pastor de la iglesia, parece no ser del todo trigo limpio, pese a las protestas de Harry. 

Toda la historia se cuenta desde tres tiempos distintos: el del comienzo de todo, cuando Harry conoció a Nola; el actual, cuando Marcus busca la verdad; y el de la época en que Harry y Marcus se conocieron. Todo perfectamente engranado en cada uno de los 31 capítulos, que, en sentido inverso, comienzan todos con una de las frases importantes que Harry le dijo a Marcus en la época en que se conocieron. 

Llega un momento en que has sospechado que el asesino ha sido el que es en realidad, pero es porque prácticamente llegas a sospechar de todo el pueblo. Y a medida que te adentras en la historia te picas más y más y más. Y cuando crees que has llegado a la última vuelta de tuerca, te encuentras con que aún te quedan otras dos o tres. 

Pero para mí, el mejor personaje de todos es la madre de Magnus. Es meticona, repelente, odiosa, de esas madres que llaman a sus hijos ya adultos y les dicen que se sequen bien entre los dedos de los pies porque si no cogerán hongos. Es completamente hilarante. Su obsesión por la homosexualidad de su hijo es tan absurda que no te queda más remedio que partirte de la risa. Es la suegra que nadie quisiera tener.

Hay un detalle que no me ha acabado de gustar, y es que repite algunos diálogos hasta tres veces. Tanta repetición me sobra. Pero, en general, el libro engancha, es entretenido, tienes ganas de saber lo que sigue, y aunque a ratos pienses que Dicker te está tomando el pelo, no lo dejas porque quieres saber la verdad sobre el caso Harry Quebert. Y la verdad te deja pasmada, francamente. 

29 de octubre de 2013

Contra el viento del norte - Daniel Glattauer

Contra el viento del norte Daniel Glattauer

La novela epistolar ya no es lo que era en esta época de emails, wasaps y sms. Nada que ver esta novela con "Las amistades peligrosas", por poner un ejemplo. Pero el mundo del email es muy distinto a escribir una carta, ponerle su sello, meterla en el buzón.

Emmi escribe por error un email a Leo, un tipo al que no conoce. Y ya la tenemos liada. 264 páginas de correos electrónicos entre Leo y Emmi. Casualidad inmensa que viven en la misma ciudad. Ella está felizmente casada con un hombre 20 años mayor. Él es soltero y sin compromiso. Se escriben, se escriben, se escriben, se gustan, se disgustan, se escriben, se dejan de escribir, quedan y no se ven, se escriben, se tiran los trastos, beben una copa juntos de forma virtual, se escriben. 

De pronto, el único punto de inflexión, lo único interesante de todo el libro. Y entonces, unas páginas más allá, de repente se acaba todo. Bueno, no, hay una segunda parte. Pero no pienso leerla. Me gusta más el wassap con mis amigas de Criando Múltiples. 

Es una mezcla entre lectura playera sin complicaciones y el superpop. Como los libros de Moccia pero para gente un poco mayor. Prescindible, no. Lo siguiente. 

22 de octubre de 2013

La vida de las mujeres - Alice Munro


Galardonada con el premio Nobel de Literatura, Alice Munro es una autora canadiense de la que yo jamás (lo reconozco) había oído hablar hasta que le han concedido el Nobel. 

"La vida de las mujeres" es la vida de Del Jordan, desde que es una niña hasta que acaba la educación secundaria, y de su familia (especialmente las mujeres de su familia) y de sus amigos. Me ha costado un poco, tras tanta novela negra, volver a una historia relajada, sin asesinatos, sin policías, sin investigaciones. Del vive en un pueblo llamado Jubilee en la década de los cuarenta. La guerra mundial ha acabado y ella tiene las preocupaciones propias de una niña. Especialmente cuando sus tías, dos víctimas de la formalidad y la corrección, critican a la madre de Del, que se sale de lo políticamente correcto. 

Del va creciendo, va teniendo otras preocupaciones. Me llama la atención su búsqueda de la felicidad entre las distintas iglesias de su pueblo, una cantidad de ellas que te deja anonadada: unificada, anglicana, baptista, unida, católica... cuando aquí teníamos la única y verdadera y no fueras a buscar más. Pero es precisamente la religión y la toma de sus propias decisiones las que hacen que ella busque su propio rumbo en la vida sin plegarse a lo que parecía estarle destinado. 

También es curioso leer lo muchísimo que se indigna la madre de Del al enterarse de que su cuñada pegaba a su hija, hasta el punto de querer denunciarla. ¡En España en aquella época se pegaba hasta en la escuela! Y las relaciones sexuales se ven desde un punto bastante más fresco que el que había en España en los cuarenta. La pérdida de virginidad de Del es para echarse unas risas, la verdad...

Un libro que merece la pena.

20 de octubre de 2013

Féretros tallados a mano - Truman Capote

Féretros tallados a mano - Truman Capote

"Féretros tallados a mano" es una historia en la que Capote es llamado por un amigo policía para que le ayude en la investigación de unos misteriosos asesinatos cuyo nexo de unión es que todos los fallecidos habían recibido, antes de morir, un pequeño ataúd de marquetería que contenía una foto del destinatario. La verdad es que Capote ejerce prácticamente de espectador, mientras que el policía está obsesionado con que el culpable es uno de los vecinos adinerados del pueblo y además se enamora de una de las destinatarias de uno de los féretros. 

Queda muy lejos de "A sangre fría", aunque sea el mismo tipo de historia, una especie de novela periodística sobre crímenes reales. Lo que en aquélla era un estudio minucioso de un crimen, en ésta es más bien un pasatiempo para un rato en que no tenía nada mejor que hacer. 

19 de octubre de 2013

El ojo de Eva - Karin Fossum


Eva es una pintora abstracta que no vende nada. Vive acuciada por las deudas desde que su marido y ella se separaron. Come poco, cuida de su hija Emma y pinta. Lo primero que sabemos de ella es que la han detenido y está en comisaría, con la ropa sucia y un poco zaleada. 

En un flash back nos enteramos de que encuentra el cadáver de un hombre en el río, pero en vez de llamar a la policía llama a su padre para quedar con él. Y a continuación se larga con su hija a comer al McDonalds como si encontrarse un cadáver en el río fuera lo más normal del mundo.

Poco a poco sabemos que su amiga Maja ha aparecido muerta. Una amiga de la infancia a la que había reencontrado sólo unos días antes de su muerte. Esta amiga, a diferencia de ella, nada en la abundancia y gasta sin mesura; y está ahorrando para irse a vivir al sur de Francia y poner un restaurante. Maja es prostituta y trata de convencer a su amiga Eva de que ejerza junto con ella. 

Empecé a leerla, pero cuando supe que Mankell había sacado otra novela de Wallander tuve que dejarla. Me reenganché un día después y no sé si es por eso o porque el protagonista, Sejer, no me acaba de gustar (y no sé por qué, porque es un tipo normal), me la he leído pero no me ha acabado de calar. Trataré de leer algo más del comisario Sejer a ver si fue mi mala predisposición o es que realmente no merece la pena. 

18 de octubre de 2013

Huesos en el jardín - Henning Mankell


Otra novela de la serie Wallander, cuando creíamos que había terminado ya. Al parecer es un relato corto que estaba pensado para añadir a otro libro en Holanda, pero al final se han decidido a publicarla también en otros países. Es corta, muy corta, y se supone que va entre "Antes de que hiele" y "El hombre inquieto". 

En esta ocasión, Wallander es tentado por un compañero de comisaría para que compre la casa de sus suegros en el campo. Tiene pinta de ser todo lo que Kurt ha soñado y allá que va a verla. Y sí, la casa le encanta, pero en el jardín tropieza con algo que más tarde resulta ser una mano, o más bien los huesos de una mano. Así que la casa deja de ser la de sus sueños para convertirse en el escenario de una investigación policial.

Como digo, la novela es muy corta. Al final de la misma, Mankell cuenta de dónde salió Wallander y el por qué de esta novela "póstuma" del inspector. Habla de los problemas que hay en Suecia y en el resto del mundo, problemas que ha ido atacando en las novelas de Wallander. Y bueno, aunque nos deje un poco con ganas de más, siempre es un consuelo volver a leer a Kurt en estado puro. Os la recomiendo. 

14 de octubre de 2013

El cartero siempre llama dos veces - James M. Cain


Nora se casa con Nick, dueño de un restaurante junto a la carretera, y allí viven y trabajan ambos. Pero cuando Frank aparece llegado de la nada y se queda a trabajar con Nick, las chispas saltan y la tensión sexual entre Nora y Frank tiene que resolverse de la única manera en que se puede resolver una tensión sexual. No contentos con eso, y teniendo en cuenta que en aquella época no existía CSI, deciden cargarse a Nick y quedarse con el restaurante. Las cosas no salen del todo bien y el tiempo que Nick pasa recuperándose en el hospital los otros dos lo pasan aliviando tensiones y planeando su huída. Pero Nora no está por la labor de convertirse en una vagabunda y se arrepiente. Y Frank decide largarse por su bien. Y vuelve. Pero a la vuelta los planes salen mejor aunque luego se revuelvan y una última vuelta de tuerca nos deje con la boca abierta.

Es pura novela negra, pero acostumbrados a los alardes científicos de CSI y demás, la investigación parece como de mentira, como si fuera algo que leímos en "El Caso". No obstante, lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y es una buena novela. 

4 de octubre de 2013

Aprende y calla - Andreu Martín


Un hombre atado a un árbol. Otros dos a su lado, preparando el escenario: uno armado con una pistola y otro con una cámara de fotos. Tiene mala pinta para el que está atado. La foto resultante es remitida a unos empresarios barceloneses con el lema "Aprende y calla" escrito por detrás. Pero en la foto aparece, en la lejanía, Antonio, un chaval que estaba tranquilamente en una terraza de un chalé y al que los criminales consideran testigo de su asesinato. Cuando lo están buscando, los asesinos tropiezan con varios amigos suyos, entre ellos Julio, que tiene una trifulca con ellos. Antonio acaba muriendo y Julio se propone descubrir por qué ha muerto. 

Julio vive en un chiscón al fondo de la pista de baile del bar "La mala bestia". Es un sitio cutre y casposo. No tiene ni oficio ni beneficio. Comienza a preguntar y queda con la novia de Antonio, Carmen, una niña pija y bien de la Barcelona de los años 70, con las contradicciones de los ricos. Se escapa de casa porque no aguanta a su padre pero no puede vivir sin la pasta que le da. 

Julio empieza a investigar y descubre que hay una trama de tráfico de personas enorme, con ramificaciones entre los estamentos más elevados de Barcelona y empieza a tirar del hilo, poniendo en peligro su vida. Es un chulo, para qué nos vamos a engañar. Pero la historia es perfectamente extrapolable a la actualidad, el tráfico de mano de obra inmigrante ilegal, la muerte gratuita de algunos de ellos... 

No es, desde luego, de una calidad estupenda. Es más bien para leer en la playa sin pensar en ná. Ni te intriga, ni te acojona, ni te hace reflexionar. Y yo, que no suelo acertar, supe quién era el malo casi desde el principio.

1 de octubre de 2013

Expediente 64 - Jussi Adler-Olsen


Ooooohhh, con este libro acabo con los publicados (por ahora) en España de la serie del Departamento Q. Ha sido un flechazo a primera vista lo mío con Adler-Olsen. 

En esta ocasión, el departamento Q investiga la desaparición de varias personas la misma semana de hace muchos años. Personas variopintas y que no parecen tener nada en común, más que el hecho de haber desaparecido al mismo tiempo y no haber dejado rastro. La trama se teje con las historias de Carl Morck y el caso que dejó tetrapléjico a su compañero, la vida de Assad, la historia de Nete Hermansen, una mujer mayor que tiene una rara historia detrás, y una sociedad oculta, "La lucha secreta", que se dedica a esterilizar sin su conocimiento a mujeres a las que considera subhumana por no ser lo suficientemente puras de sangre y castas. 

A medida que vamos conociendo la historia de Nete, se nos presenta a nuestros ojos una parte de la historia de Dinamarca que sorprende: la de la limpieza étnica. Nete es internada en la isla de Sprogo, en una especie de manicomio-reformatorio para mujeres con poca inteligencia o dadas a la promiscuidad, y vive una existencia horrible privada de cariño y tratada como un animal. La verdad es que sorprende, porque la idea que tenemos de los países nórdicos es tan idílica... en fin, en todas partes cuecen habas. Y vamos conociendo a Kurt Wad, uno de esos que se dedican a la limpieza étnica, un cabronazo con todas las letras que se cree superior a los demás. 

Con todos estos mimbres nos encontramos un cesto bien tejido que te deja con ganas de más, como siempre. Ganas de saber más de la vida de Assad, ganas de saber cómo se resuelve el caso de la pistola clavadora, de saber si la historia de Carl y Mona funciona o no... en fin, de más. Ruego a Maeva que traduzca pronto el siguiente libro del departamento Q.

19 de septiembre de 2013

La prometida del señor Hire - George Simenon


¿Qué tiene que ver la portada con la historia? Para mí, absolutamente nada. Pero así es la vida.

El señor Hire es un tipo gris, con una vida gris, que vive en una casa gris de un edificio gris. Su única distracción es espiar a la vecina de enfrente cuando se desnuda para meterse en la cama. Pero cuando una muchacha aparece asesinada en un descampado cercano, la investigación se centra en el señor Hire gracias a las declaraciones de la portera. Y es entonces cuando la vecina parece comenzar a interesarse por él. 

Hire, en su revolución vital al enterarse de que alguien se interesa por él, no se da cuenta de que es considerado sospechoso hasta que se da cuenta de que la policía le sigue y decide huir a pesar de saber, por boca de su vecina, quién es el asesino. 

Es un libro triste y gris, un poco angustioso, a ratos resulta hasta absurdo (ese interrogatorio tan surrealista). Pero merece la pena.

18 de septiembre de 2013

Amos y mazmorras I - Lena Valenti


Pues nada, está visto que la temática sadomaso está de moda. Aquí Cleo, policía que quiere ser agente del FBI, se ve abocada a una misión del FBI para encontrar a su hermana, también agente federal, que ha desaparecido en medio de dicha misión. Unas mujeres han aparecido muertas y todas tienen como nexo en común haber desaparecido tiempo antes de sus países de origen y sentirse atraídas por el BDSM. Y como no debe de haber suficientes agentes federales, escogen a Cleo para sustituir a su hermana, para lo cual precisa del entrenamiento exprés de alguien metido en ese mundo, agente federal también, que resulta ser amigo de su hermana y que está enamorado de Cleo desde pequeño... y es que el mundo es muy chico...

Y claro, por supuesto, este hombre está buenísimo hasta el infinito y más allá y se propone entrenarla a todo correr en una semana para poder participar en el torneo de DS (dominación/sumisión) que se va a celebrar ya mismo. Así que sí, mucho sexo hay, pero también otras cosas. Y es que el BDSM no es sólo liarse a latigazos. 

Es bastante mejor que las 50 sombras de Grey, cosa que no era difícil, la verdad. Cloe se descojona del libro, por cierto, y de la diosa interior de su protagonista. Y en tres líneas te cuentan por qué el señor Grey tiene cicatrices en el pecho, con lo que Lena Valenti me ha hecho un inmenso favor: ya no tengo que leer los otros dos libros de las cincuenta sombras. Y aunque a medida que leía "Amos y mazmorras" pensaba que no merecía la pena leer el segundo, el giro final hace que me lo piense.

La chica de la portada me recuerda a alguien. No sé si a Christina Rosenvinge o a alguna actriz de la que no recuerdo el nombre.

9 de septiembre de 2013

Harry Potter y la piedra filosofal - J.K. Rowling


Tanto insistirme en que me leyera algo de Harry Potter y ya me puse a ello, a ver de qué iba, ya que tanto a mi pareja como a su hijo les tenía tan enganchados.

Harry es un pobre niño huérfano con un pasado extraño que vive con sus tíos, que son unas malas personas, y con su primo, que es un mal bicho. Harry vive puteado hasta que el día que cumple los once años se entera de que es hijo de un mago y una bruja y de que tiene plaza en el colegio Hogwarts, prestigioso en el mundo mágico por ser el que mejor enseña a ser mago. Así que, al acabar el verano, Harry se va a Hogwarts dejando atrás una vida de desgracias. En el tren que lo lleva hasta allí conoce a quienes serán sus mejores amigos en el futuro, Ron Weasley y Hermione Granger, y a algunos de sus enemigos. Harry resulta ser una celebridad, pues sus padres murieron a manos de la magia negra de Voldemort y él sobrevivió casi indemne, pues sólo tiene una cicatriz en la frente.Y lo de ser una celebridad hay gente a la que no le gusta. 

Harry empieza a aprender magia y se integra en la vida de un internado tan peculiar. Se va metiendo en líos que intenta resolver, se hace jugador de "quiditch" y trata de sobrevivir como puede a los retos que se le presentan. 

El libro está muy bien, es entretenido, pero no me da para leer todos los demás, que tengo muchas cosas pendientes. Entiendo que los chicos se entusiasmen, pero cuando has leído a Jussi Adler-Olsen esto es taaaaan light... 

30 de agosto de 2013

La bofetada - Christos Tsiolkas


A pesar de lo que su nombre nos pueda sugerir, Tsiolkas no es griego, sino australiano. Así que nos traslada la acción de su novela a Australia, aunque muchos de sus protagonistas sean de ascendencia griega.

Todo comienza en casa de Aisha y Héctor. Sus amigos y familiares se reúnen en una barbacoa organizada por los dueños de la casa. En un momento dado, Hugo, un niño mimado y consentido, es abofeteado por Harry, el primo de Héctor, ante el estupor, la indignación o los aplausos (internos) del resto de los concurrentes. A partir de ese momento, cada uno cuenta los hechos desde su punto de vista, y nos vamos enterando de sus vidas, de sus formas de ser, de lo que les pasa, en una sociedad multicultural y aparentemente bien integrada.

Hugo es un niño absolutamente malcriado y sobreprotegido por su madre, Rosie, que es íntima amiga de Aisha. Al momento de ver a su hijo abofeteado por Harry, decide denunciar a éste por maltratar a un menor, arrastrando a su marido, Greg, en su indignación y apoyada por algunos de los presentes. Si bien Hugo es odioso, Harry no es precisamente un santo, como descubrimos más tarde. En general, todos los personajes tienen un trasfondo, algo que esconder: infidelidades, drogas, malos tratos, economía sumergida... La historia la cuentan varios personajes y se va hilando a lo largo de seis meses, que es lo que tarda en salir el juicio tras la denuncia. Así conocemos la vida de Rosie y Greg, de Anouk, de Harry, de Connie, de Héctor y de Aisha y del padre de Héctor. Ninguno de ellos te despierta totales simpatías o totales antipatías, excepto, en mi caso, Harry. Cada uno da su visión del acto que da nombre a la novela, y en algunos casos te hace ver otros puntos de vista en los que no habías pensado.

También es un retrato de la sociedad australiana, multicultural, multirracial, integrada, moderna, sin que nada parezca chirriar. No sé si es así realmente, claro, porque yo de Australia poco sé. Es interesante ver el contraste entre la vida de los padres de Héctor, griegos emigrados a Australia, y la de Héctor, que ya es australiano y no vive "a lo griego".

Es un libro que merece la pena leer, la verdad. Y no es fácil de encontrar. Lo peor de todo es que lo tenía en la estantería desde hace más de un año y con esto del ebook hasta había olvidado que lo tenía. 

27 de agosto de 2013

El mensaje que llegó en una botella - Jussi Adler-Olsen


Me lo acabé el día 19, volviendo de viaje. No pude turnarme conduciendo con mi chico hasta que lo acabé porque no podía dejar de leer...

Una botella con un mensaje dentro aparece en las costas de Escocia. El policía encargado de recogerla sufre un percance y la botella permanece olvidada durante años en el que fue su despacho hasta que una persona la abre y encuentra dentro los restos de un inquietante mensaje de socorro. Tras ser estudiado por los técnicos en estas cosas, la botella es remitida a Dinamarca, pues de ahí parece haber partido, y recala en la mesa de Carl Morck. Y con estos mimbres ya podemos preparar este otro cesto de Adler-Olsen, tan tenso como los anteriores, tan lleno de maldad, de dolor y, en este caso, de sectas religiosas. Carl, Assad y Rose se meten de lleno a investigar mientras pelean con inspección de salud por el amianto presente en la zona donde está ubicado su despacho. Además, Rose se pone enferma y la sustituye su gemela Yrsa, que es su absoluto contrapunto (algo así como si Draculaura tuviera una hermana como Barbie). 

La investigación, a ratos, me ha parecido un poco jaleosa, cuando parecía haber pasado una semana a lo mejor habían pasado unas horas. Puede que me lo haya parecido a mí porque me lo he leído con los niños alrededor, a trompicones, en el viaje, en huecos libres, y no he podido darle una continuidad a la lectura. Pero vamos, eso no resta un ápice de tensión al libro. Si acaso, los finales me empiezan a parecer iguales... 

No os lo perdáis, de verdad, Una vez más, mis uñas han sufrido lo suyo...


13 de agosto de 2013

Verano en English Creek - Ivan Doig


Es bonito, pero a ratos un poco cansino. La vida de un niño de catorce años en Montana, hijo del forestal del bosque nacional de Two Medicine, en el año 1945 no da para mucho. Desde luego esa vida es completamente distinta a la de un niño de catorce años de hoy en día, pero eso no le da mucha más emoción. Tiene interés la lucha interna del niño por querer ser mayor y encontrarse con que los mayores no le consideran como tal. Y tiene interés la lucha de su padre contra el fuego y los incendios (no provocados en aquella época, no como ahora), cómo afronta los recortes económicos en la lucha contra incendios (¿os suena?). Pero está lejos de la otra novela de Doig ("Una temporada para silbar").

30 de julio de 2013

Misión Olvido - María Dueñas


¿Qué tiene que ver la portada con el libro? Nada.
¿Qué tiene que ver "Misión Olvido" con "El tiempo entre costuras"? Exclusivamente que la protagonista es una mujer. Aparte de eso, nada. Y eso defrauda. Cuando una se ha leído "El tiempo entre costuras" espera que la siguiente novela de la autora sea igual de buena (o más), pero en este caso la historia ha tardado en engancharme (y, realmente, lo único que me ha enganchado es la parte de la trama en que Daniel Carter estudia y vive en Madrid), y lo demás me parece prescindible.

Blanca es una mujer en los cincuenta, recién abandonada por su marido, que se ha ido con otra más joven a la que, además, ha dejado embarazada. Decide pues Blanca poner tierra de por medio y tiene la potra de topar con una beca por tres meses en una Universidad de la costa oeste estadounidense, creada para poner en orden el legado de Andrés Fonseca, un investigador exiliado español. En Santa Cecilia, ciudad en la que se halla la universidad, recala Blanca y conoce a Daniel Carter, un afamado estudioso de la lengua española; a Rebecca, compañera del departamento y profesora; a Luis Zárate, jefe del departamento; a Fanny, algo parecido a una chica para todo en el departamento; y a Darla Stern, madre de Fanny y con una relación pasada con Andrés Fonseca. 

Pero la historia del legado, sus implicaciones con el centro comercial que se va a construir en un pinar cercano a la universidad, la historia de Blanca, todo eso carece de interés. A ratos apetece darle una colleja a ver si espabila. Ni siquiera la investigación sobre las misiones franciscanas en California resultan interesantes. Ya digo que lo único entretenido y apetecible de la obra es la vida de Daniel Carter en España y el contraste cultural que tiene lugar.

18 de julio de 2013

Fahrenheit 451 - Ray Bradbury


El título del libro hace referencia a la temperatura a la que arde el papel.

El protagonista de esta novela es Montag, un bombero. Pero los bomberos, en este libro, en esta época, no apagan fuegos. Desde que las casas se empezaron a construir envueltas en un material incombustible, los bomberos dejaron de cumplir su función hasta que se les buscó otra: quemar todos los libros que existieran. Los libros traen las desgracias, y por eso hay que quemarlos. En un mundo en el que todo está controlado, en el que la televisión ha sustituido a todas las demás fuentes de conocimiento, ocupando todas las paredes de los salones e interactuando de forma personal con la gente, los libros sobran. Montag lo sabe y está orgulloso de su trabajo. Pero cuando conoce a su vecina Claire, una muchacha con extrañas ideas, se da cuenta de su soledad y del mundo que le rodea y empieza a sentir curiosidad por los libros, hasta el punto de llevarse algunos a casa para saber qué es lo que tienen de malo. 

Para una persona como yo, que ama la lectura y lee siempre que puede, imaginar un mundo sin libros es algo atroz. Si encima además lo que hay es tele a todas horas, se me ponen los pelos como escarpias sólo de pensarlo. "Fahrenheit 451" es como un gran hermano (donde, por cierto, tampoco hay libros) pero a lo bestia, apocalíptico. Y te hace reflexionar especialmente en momentos como el actual, en el que la cultura y el conocimiento ya no son rentables y la tele, internet y los medios de comunicación de masas globalizan el conocimiento y lo aplanan y nos atontan.

Además, se lee en un visto y no visto. Muy recomendable. 

17 de julio de 2013

Caperucita en Manhattan - Carmen Martín Gaite


Leí por primera vez "Caperucita en Manhattan" en febrero de 1991. Me hizo conocer a Carmen Martín Gaite, de la que hasta entonces no había oído hablar, y es algo de agradecer. Lo he retomado porque he leído alguna crítica reciente en el blog "La caverna literaria".

"Caperucita en Manhattan" es la historia de Sara Allen, una niña con una madre insoportable, un padre apenas presente y una abuela maravillosa. Sara vive en Brooklyn y sueña con vivir con su abuela en Manhattan. Sara no tiene miedo, hace preguntas incómodas y se entera de muchas cosas que sus padres creen que no sabe, porque les escucha a través del tabique que separa sus dos habitaciones. La madre de Sara es una apasionada de la tarta de fresa, y la hace en cualquier ocasión y sobre todo cada sábado, cuando Sara y su madre van a ver a su abuela y a ordenar un poco su casa. La madre de Sara está empeñada en que la abuela se vaya a vivir con ellos, y poder cuidarla como se merece, pero la abuela prefiere su libertad y no tener que aguantar a la pesada de su hija. Sara es un espíritu libre, como su abuela, y está aprisionada en una familia horrible. Pero encontrará su oportunidad cuando sus padres tienen que irse por el fallecimiento de un familiar y queda a cargo de una vecina. Entonces, con la excusa de ir a llevar la tarta de fresa a su abuela, se escapa de casa y vive la aventura de su vida.

Es un libro precioso, que debería hacernos reflexionar a los que tenemos hijos para que nuestro comportamiento con ellos, hacia ellos, sea más fluido, menos dominante. La primera vez que lo leí yo no tenía hijos ni pensamientos de tenerlos, y también me pareció un libro precioso. Ya digo que este cuento me descubrió a Carmen Martín Gaite, de la que luego he leído prácticamente todo. Por algo sería.

11 de julio de 2013

Studio Sex - Liza Marklund


Studio Sex es un programa de radio. También es el nombre de un tugurio en Estocolmo, a medio camino entre un local de  striptease de Las Vegas y un puticlub. Allí trabajan Josephin y Patricia. Pero Josephin aparece muerta una mañana, desnuda y tirada en el cementerio judío. La policía se pone a investigar y los periodistas también. Annika Bergtzon es una becaria de un periódico que se lanza a la investigación de este asesinato en plancha, pues se juega mantener el puesto al finalizar el periodo de beca. A base de ser pesada consigue cierta información importante gracias a una vecina de la fallecida y a un policía llamado Q. Se hace amiga de Patricia, con la que Josephin compartía piso, y descubre que la asesinada tenía un novio, Joachim, dueño del garito donde trabajaban, que no parece ser el yerno que toda suegra ansiaría. 

Annika es de un pueblo perdido de Suecia y tiene un novio que se llama Sven que está deseando que se vuelva para el pueblo. Ella va cuando puede, pero no parece tener ganas de quedarse allí a vivir: la única relación buena con su familia es con su abuela, que vive en verano en una cabaña perdida en el bosque, y con su gato Whiskas. 

El caso de Josephin se complica cuando el ministro de Comercio Exterior confiesa ser el asesino de la muchacha, pero Annika no se lo acaba de creer, convencida como está de que el asesino es Joachim, que tiene un perfil de maltratador que echa para atrás. 

Cada capítulo comienza con un fragmento de lo que parece ser un diario de una muchacha, no se sabe quién, que relata su relación con su pareja, un hombre encantador al principio, que va minando la autoestima de la chica en un claro perfil ascendente, hasta que casi la mata. Este hombre encantador, igual que el de Marian Keyes, no lo es en absoluto, y crea un desasosiego tremendo a lo largo de la novela. Y cuando se descubre quién es (lo vas sospechando) y se llega a ese desenlace, el nudo se te deshace en el pecho. 

Está bastante bien. Pero casi, casi, lo que más me ha gustado, ahora que los políticos están "debatiendo" sobre la ley de transparencia (jajaja) es descubrir que en Suecia cualquier ciudadano, sin necesidad de identificarse, puede solicitar copias de las facturas de gastos de todos los miembros del gobierno y de todos los organismos estatales y saber si se lo gastan en putas o en peluquería. ¿Os imagináis algo así aquí? ¡Los periódicos no tendrían suficiente papel para contarlo todo! 


9 de julio de 2013

1969 - Jerónimo Tristante


¿Cómo se investigaba un asesinato antes de que hubiera pruebas de ADN, bases de datos, ordenadores, móviles, tablets y demás zarandajas? Pues léete este libro, que además transcurre en Murcia en el año 1969 (de ahí el título de la novela), y lo sabrás. 

El protagonista es Julio Alsina, un policía armado (así se llamaban antes de ser policías nacionales) abandonado por su mujer, sumido en el alcohol, rebajado por sus circunstancias a lo más cutre del escalafón policial. Es un hombre solo, que vive en una pensión, y que se chupa todas las guardias de las noches festivas de navidad porque no tiene con quién pasarlas. Y es en la guardia de Nochebuena cuando le llaman para contarle que una mujer se ha suicidado tirándose desde el campanario de la catedral. Lo que aparentemente es el suicidio de una prostituta se convierte en asesinato tras la autopsia, si bien se le ordena no investigar más, pues, al fin y al cabo, se trataba de una prostituta. Julio deja de beber y se empecina en investigar esa muerte. En sus investigaciones coincide con su vecina Rosa, líder de la Sección Femenina en Murcia y encargada de recoger ovejas descarriadas y devolverlas al rebaño. Rosa es facha, facha, pero parece tener buen corazón. Y entre ambos van tejiendo la historia de la prostituta y de otros asesinatos y desapariciones sucedidos en el pueblo de La Tercia, mezclados con perversiones sexuales que yo creía (tonta de mí) que no existían en los tiempos de Franco, junto con los métodos de la Brigada Político-Social, la rancia sociedad de esa época en España, las críticas de Julio al franquismo, al machismo, al Opus y a un amplio abanico de cosas que sorprende viniendo de un policía de esa época. Todo mezclado con noticias de la época y con la llegada del hombre a la Luna, episodio de importancia en la trama de la novela. 

Los personajes están muy bien trazados. El ambiente social opresivo de la época, también. Y la historia te va enganchando a pesar de los giros extraños. Os la recomiendo. Yo me voy a poner a buscar ya mismo alguna otra cosa de Tristante. 

3 de julio de 2013

El guardián invisible - Dolores Redondo


No había oído hablar de esta novela hasta que mi compañera Silvya me la pidió. Como en alguna otra ocasión me ha pedido otras cosas que me han gustado muchísimo (ella es la responsable de que me haya enganchado al Departamento Q, por ejemplo), procedí a leerme ésta.

"El guardián invisible" está protagonizada por la inspectora de la Policía Foral Amaia Salazar, y transcurre casi en su totalidad en Elizondo y el Baztán. Amaia es la responsable de la investigación del asesinato de una muchacha que ha aparecido muerta en extrañas circunstancias, en una especie de "escenario" recreado para el cadáver. Pronto averigua que un mes antes otro cadáver de otra muchacha había aparecido cerca de allí, y se traslada de Pamplona, donde reside, a Elizondo, de donde es natural, a investigar. Allí se lleva a su marido, un artista inglés que la tiene en palmitas. Y se queda a vivir esa temporada en casa de su tía Engrasi, reencontrándose con sus hermanas, Flora y Ros. Ese reencuentro con su familia y su pueblo le hace reencontrarse con un pasado que creía olvidado y que forma una parte importante de la trama de la novela. También es importante en la novela la mitología del Baztán, la Mari (que también estaba presente en otra novela que leí no hace mucho, "Tiempo de arena", de Inma Chacón), los basajaunes, las begiles... En fin, para una descreída de todo eso como yo, toda esa parte sobra y resta credibilidad a la investigadora. 

"El guardián invisible" engancha, aunque a ratos me sobre un poco tanto la mitología como las comidas de tarro de Amaia. Y no digamos ya el rollito FBI y esa parte que transcurre en Nueva Orléans, que no pinta ná de ná. Sin embargo, la historia de Amaia y su madre es tan brutalmente sobrecogedora que te deja con el corazón encogido un buen rato.

El final es un poco como "corre, corre, que llegamos a la página 650 y de aquí en adelante ya no nos pagan ná". Una vez resueltos los crímenes, todo lo demás se resuelve en un pispás. Pero vamos, no está mal, se lee, engancha, entretiene y aprendes mucho sobre el Baztán (que no es sólo una estación de metro de Madrid).

27 de junio de 2013

Noticias de la noche - Petros Márkaris


Este es el primero libro de la serie de Kostas Jaritos, un teniente de la policía griega. Jaritos me ha caído fatal desde el principio hasta el final, especialmente por cómo trata a Adrianí, su mujer, todo el rato, con ese aire de superioridad, de control del poder. Y aunque hacia el final te va cayendo mejor a medida que sabes algo más de su vida, desde luego no me acaba de convencer. 

Jaritos tiene que investigar la muerte de una pareja albanesa que parece ser un ajuste de cuentas sin más hasta que una periodista llamada Karayorgui empieza a indagar sobre la presencia de un bebé en la casucha en la que vivían los albaneses. Karayorgui se había hecho famosa unos años antes al conseguir el procesamiento y la cárcel para un hombre que, al parecer, había abusado de las hijas de unos amigos. Jaritos descubre un pastón escondido en la cisterna de la casa de los albaneses y empieza a pensar que hay algo más, pero el sospechoso detenido (otro albanés) confiesa el asesinato y comienzan las dificultades. Cuando Karayorgui aparece asesinada en la cadena televisiva para la que trabajaba, después de haber anunciado una gran noticia que contaría en el telediario, y más tarde la compañera que le sustituía, Jaritos se da cuenta de que hay algo mucho más profundo que un ajuste de cuentas entre albaneses. 

Me ha costado acabármelo por varias cosas: primero, por esa afición a ejercer de GPS, relatándote cada calle por la que pasa para llegar a donde quiera que vaya; segundo, por los nombres de la gente: ya me cuesta con los ingleses, así que si hablamos de nombres y apellidos griegos, me pierdo de forma irremisible; y tercero, porque durante unos días no he podido leer y al retomarlo estaba un poco despistada. Le daré una segunda oportunidad a Jaritos más adelante.

19 de junio de 2013

Mala hostia - Luis Gutiérrez Maluenda



Atila es un detective privado más cutre que Torrente. Tiene una vida paupérrima desde que le despidieron por inflar la cuenta de gastos en la agencia de detectives para la que trabajaba, cargando la factura de un puticlub. Vive en un chiscón y su despacho está al fondo de un locutorio de internet. Está divorciado (no es de extrañar) y tiene un lío con Lena, la novia del dueño del locutorio. Además es machista y casposo. 

Néstor, un peruano dueño de un piso patera, le contrata para buscar a Galina, una bielorrusa que quita el hipo, con la que estaba liado, y que ha desaparecido sin dejar rastro. Néstor muere al poco tiempo de una paliza en un callejón, en circunstancias extrañas y con testigos imposibles. Atila se va metiendo cada vez más en un mundo que no es el suyo, el de las altas esferas barcelonesas, donde va descubriendo mierda por donde pisa. 

Además, conoce en un bar a una mujer con la que se lía una noche y a la que se engancha. Valentina le protege y le ayuda a resolver el misterio de la desaparición de Galina.

La novela es corta y tiene algunos puntos graciosos y de humor negro que me gustan, aunque Atila te cae mal desde el principio por lo cutre que es y la forma en la que malvive. Además es alcohólico, aunque él parece no saberlo. En fin, una joya. 

11 de junio de 2013

Los buenos suicidas - Toni Hill


A Toni Hill parecen gustarle los suicidios. Si en su primera novela, "El verano de los juguetes rotos", el inspector Salgado está encargado de la investigación de un aparente suicidio, en "Los buenos suicidas" se encarga de la investigación inicial de lo que parece un suicidio, el de una mujer solitaria llamada Sara. Pero sus pesquisas y las de su compañero y subordinado Fort les llevan a hilar este supuesto suicidio con el de un compañero de trabajo de Sara tres meses antes, que no sólo se había suicidado sino que además había acabado con la vida de su mujer y su hija. 

Paralelamente, Leire, la compañera de trabajo de Héctor en la novela anterior, está en su casa, de baja pre maternal, y decide, muerta del aburrimiento, investigar por su cuenta la desaparición de la mujer de Héctor, sucedida seis meses atrás sin que hasta ese momento se haya descubierto nada. 

Héctor y Fort llevan sus investigaciones hasta la empresa en la que trabajaban los suicidas, encontrándose con un grupo de lo más variopinto que parecen tener algo que ocultar. Cuando, unos días después, aparece muerta otra trabajadora de ese grupo, Andrea, la cosa está clara: hay algo escondido que afecta a ese grupo, pero todos parecen conchabados para no decir ni mú.

El libro está bien, es entretenido. Pero claro, después de leer a Jussi Adler-Olsen, se queda como cojo. No tienes mucha tensión que digamos, aunque supongo que una investigación policial en realidad no tiene muchos momentos de tensión y sí bastantes de hastío y aburrimiento. Pero bueno, para relajar la mente, vale.


5 de junio de 2013

Personas como yo - John Irving

John Irving Personas como yo

A veces Irving no me acaba de gustar. Lo mismo que me entusiasmé leyendo "El mundo según Garp", "Una mujer difícil", "Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra", "Oración por Owen" o "Hasta que te encuentre", en esta ocasión Irving me cansa. El estilo es el habitual, y en este caso, que hace tanto que leí el último libro de él que cayó en mis manos (La última noche en Twisted River) me ha sorprendido porque lo había olvidado. Pero en la primera mitad del libro hace tantas referencias a obras y personajes de Shakespeare, de los que no tengo prácticamente ningún conocimiento, que se me ha hecho muy espesa la lectura. 

Cuenta la historia de Bill, un muchacho que estudia en un internado en un pueblo perdido de Vermont. Su infancia está marcada por la ausencia de su padre, desaparecido cuando él era muy pequeño, y por los silencios de su familia (por las cosas que no le cuentan). Bill se siente atraído por otros chicos, y por chicas con apariencia de chicos. De hecho, su primera experiencia sexual es con una transexual. 

En realidad, lo mejor de la historia ha sido leer cómo ha progresado la tolerancia en cuestiones de sexo (al menos en los países "civilizados") en estos últimos sesenta años: de considerar la homosexualidad como una enfermedad que se puede curar, a la normalidad de Chueca. Eso sí, pasando por los años 80-90 en que los homosexuales morían a montones por el SIDA, sus terribles consecuencias para las familias, las enfermedades que llevaba aparejadas... Y, aunque no os lo creáis, una parte de la obra transcurre en Chueca, donde vive alguien que es importante para Bill. 

Vamos, se deja leer. Pero si queréis empezar a leer a Irving, no comencéis por éste (ni por "Un hijo del circo"). 

27 de mayo de 2013

Los chicos que cayeron en la trampa - Jussi Adler-Olsen


Éste es el segundo libro de la serie del Departamento Q, protagonizado por Carl Morck, Assad y, por primera vez, Rose. En esta ocasión, el Departamento investiga un caso que parece resuelto, ya que se juzgó al aparente responsable y se le condenó por ello. El caso ha aparecido encima de la mesa de Morck y, cuando retoman la investigación, se encuentran con que alguien, desde las altas esferas, quiere pararla. Como implicados aparecen personajes importantes de la vida danesa y una mendiga llamada Kimmie que oculta un pasado un poco turbio.  

Carl empieza a caerme un poco más simpático, porque en la anterior novela, "La mujer que arañaba las paredes", se me hizo de un repelente... En esta ocasión, Carl consigue tener una cita aunque ésta acabe con un resultado cutrecillo. Assad sigue en su línea, aunque vamos descubriendo alguna cosa de su vida. Y Rose es el contrapunto de esta pareja. Recién llegada al departamento Q, sufre la reticencia de Carl a tenerla en el grupo, si bien poco a poco se lo va ganando. A Assad le tiene comiendo en la palma de su mano en un plisplás. 

Me ha gustado sólo un poquito menos que "La mujer que arañaba las paredes", quizás porque esa angustia que se vive en el anterior libro no la he sentido en éste. Y porque el final no podía ser otro, y se veía venir. Pero la historia de Kimmie y sus compañeros de andanzas en el internado te tensa tanto que llegas a sentir pena de ella aunque sea un monstruo. La forma en que se van adentrando cada vez más en una espiral de violencia, la manera en que tratan a los que les rodean, el poder económico y social corrupto... nos presentan a un grupo de chavales "modelo" a los que más vale tener lejos. Y de adultos ya ni te cuento: abusos sexuales, explotación laboral, caza ilegal, violencia... Vamos, unas joyas.

Voy a dejarlo macerar un poco antes de empezar el siguiente de la serie, "El mensaje que llegó en una botella".

Por cierto, que habría que ver quién propone los títulos en castellano y por qué se empeñan en que se parezcan a los de la serie "Millenium". El título original de este libro se traduciría literalmente por "Asesinos de faisanes" que tiene bastante más que ver con lo de los chicos que caen en trampas. Aunque viendo que en sus ediciones inglesas y estadounidenses lo llaman "Desgracia" y "La ausente" respectivamente, no sé qué es peor.


21 de mayo de 2013

California 83 - Pepe Colubi


Recomendado por Ruth para hacerse unas risas, California 83 es la historia de Pepe, Pip o Joe, como quieras llamarlo, un adolescente español que se va a California a estudiar COU, como tantos otros se fueron y se siguen yendo. Corre el año 83 y Pepe aterriza en el país de las películas: casas bajas con césped, institutos de secundaria con unos campos de deporte dignos de una olimpiada, animadoras, púberes con carnet de conducir y ¡¡oh maravilla de las maravillas!! ¡¡televisión por cable!! con cuarenta y tantos canales y ¡¡la MTV!! Pepe, que sale de España, con su VHF y su UHF, flipa a más no poder con esa profusión, con la teletienda (que ahora nos parece de lo más normal, pero entonces, en aquella época, no existía en España), con los telepredicadores y con que haya tele a todas horas del día y de la noche. Lo único que no le mola del panorama californiano es la dificultad para comprar alcohol, por ser menor de edad. 

El libro narra las vicisitudes de este muchacho, sus intentos de ligarse a una animadora, sus escarceos sexuales, su asistencia a clase con mayor o menor fortuna... a mí me ha recordado un poco a mi aterrizaje en Madrid, proveniente de Badajoz. Entonces no había aldea global ni madre que lo parió, y un modelito de Zara de la época me parecía el summum; y flipé tanto como Pepe cuando, en mi nueva casa, encontré que había televisión por satélite y también estaba la MTV... en fin, me ha hecho recordar mi adolescencia, me he reído mucho con algunas cosas. Es un libro divertido si naciste en los sesenta-setenta y has visto las series que él menciona, los vídeo clips, has oído la música que él oye... Vamos, tampoco es que sea como para el nobel de literatura ni de lejos, pero para pasar un rato riéndote y rememorando tu pubertad, vale.

Por cierto, si tenéis Spotify, podéis oír la música que marcó la vida de Pepe en Spotify - California 83.

16 de mayo de 2013

El turista accidental - Anne Tyler


Macon Leary es un petardo de hombre. El libro es un tostón que hastía al más pintado. Y me lo he acabado por ver si pasaba algo de interés...

Un año después del asesinato de su hijo, Sarah decide divorciarse de Macon. Éste decide llevar desde ese momento una vida casposa. Es escrito de guías de viaje para hombres de negocio (las guías "El turista accidental en..."), pero no le gusta viajar. En el siguiente viaje tras el divorcio tiene que dejar al perro en una residencia canina, donde conoce a Muriel, una mujer completamente opuesta a él. A la vuelta, Macon se rompe una pierna y se va a vivir con su hermana Rose y sus dos hermanos también divorciados. Los Leary son cuadriculados hasta el síndrome obsesivo compulsivo, ordenados, metódicos, insoportables, en suma. 

En éstas estamos cuando el perro de Macon decide que lo mejor del mundo es ladrar, morder, putear a los viandantes y ciclistas e incluso a Rose y a los otros Leary, por lo que Macon decide adiestrarlo y quién mejor que Muriel. Y surge el amor, claro. Ella es el colmo del desorden, trabaja en mil sitios, habla por los codos y tiene un hijo enfermo. 

No puedo llegar a entender qué ven dos mujeres en este hombre anodino, gris, triste, aburrido, indeciso, obsesivo-compulsivo, asocial... 

No perdáis el tiempo. Si alguien tiene curiosidad por saber cómo acaba, que me mande un comentario y se lo cuento en petit comité.

25 de abril de 2013

Flavia de los extraños talentos - Alan Bradley


Flavia de Luce es una niña de once años que vive en una mansión junto con su padre y sus dos hermanas mayores, a las que detesta. También habita en la mansión Dogger, un jardinero-mayordomo-chófer que fue compañero del padre de Flavia en alguna guerra, y que padece algún síndrome asociado a la guerra.

Flavia tiene una pasión, la química, desde que descubrió la existencia de un laboratorio de lo más completo en la mansión, lleno de libros de química que le fascinaron nada más poner sus ojos en ellos. La niña es capaz de sintetizar los peores venenos a partir de las simples plantas del jardín, así que no es una niña cualquiera.

Una noche, Flavia oye gritos y, espiando, descubre que su padre, adicto a la filatelia, está discutiendo acaloradamente con un hombre que más tarde encuentra exangüe en el jardín, y que muere mientras le observa. Sólo dice una palabra, en latín: Vale! La policía detiene a su padre en la creencia de que es el autor del asesinato y Flavia, que no quiere ser una plañidera como sus hermanas, decide investigar la muerte del hombre por su cuenta, metiéndose en berenjenales cada vez mayores pero haciendo interesantes descubrimientos. 

Flavia es todo un personaje, una niña fuerte y con una mala leche importante, que se ha hecho la dura en un ambiente hostil (sus hermanas son odiosas y la madre murió cuando ella tenía tres años), y tiene un punto de ironía y sarcasmo que me gusta. El libro es entretenido, ligero, no para comerse la cabeza, por supuesto, pero con su intriga y su misterio. Lo recomiendo para tardes de piscina o entre libro intenso y libro intenso. 

19 de abril de 2013

La interpretación del asesinato - Jed Rubenfeld


En algún sitio leí que estaba bien. Claro que la lectura anterior había dejado el listón bastante alto. Pero "La interpretación del asesinato" me ha aburrido un poco. Demasiada paja psicoanalítica de por medio, aunque sea necesaria por la presencia de Freud y Jung en la trama. 

La historia transcurre en Nueva York, año 1909. Una hermosa mujer aparece asesinada en su apartamento, colgada de un gancho, azotada y con heridas cortantes, muerta por asfixia. La mujer vivía en un lujoso edificio propiedad de un rico magnate, amigo del alcalde de Nueva York, por lo que éste decide encargar la investigación directamente al forense Hugel y asignarle a un policía recién llegado y por tanto aún sin corromper: Littlemore. Al día siguiente, Nora Acton, una jovencita de buena familia, aparece en su habitación colgada, azotada y con heridas, a punto de la asfixia. No puede contar lo que le ha sucedido porque ha perdido la voz y la memoria.

Al mismo tiempo, Freud, Jung y Ferenczi llegan a los Estados Unidos para dar una serie de conferencias en una universidad. Son recibidos por Brill, Jones y Younger, tres de sus más fervientes seguidores. El alcalde sabe de la llegada de tanta eminencia y encarga a Freud que psicoanalice a Nora, a ver si consigue sacarla de su amnesia. Freud delega en Younger esta tarea. 

La trama de investigación pura y dura está bien, aunque hay ratos que se vuelve un poco farragosa. La parte de la novela dedicada a psicoanalizar a Nora se hace peñascosa y absurda por lo insistente en traumas  por  abusos sexuales, complejos de Edipo y celos hacia su madre. La parte dedicada a analizar psicoanalíticamente "Hamlet" era que para qué contar. En resumen, que me sobra demasiado para considerar que merece la pena leerla.

3 de abril de 2013

La mujer que arañaba las paredes - Jussi Adler-Olsen

La mujer que arañaba las paredes Jussi Adler Olsen Departamento Q

Hacía mucho, muchísimo, que un libro no me enganchaba tanto como éste. Ayer, cuando creía que me faltaban diez hojas, no entendía cómo podía acabarse en sólo diez hojas, y fue cuando me di cuenta de que me quedaban ciento diez. Pero no podía dejar de leer y aparqué todo lo demás para acabarlo. ¡¡Bufff!! Es intenso y tenso. He odiado vivamente a mi vecino Pedro, que es un amor, cada vez que me lo encontraba en la cola del bus, porque eso implicaba que no iba a poder leer camino a casa...

Cuenta la historia de Merete, una política con un futuro prometedor, que es secuestrada y recluida en una cámara durante muchos años (no desvelo nada importante, se cuenta prácticamente en la primera página). Su desaparición se produce durante un viaje en barco con su hermano menor Uffe, un chaval con cierto retraso mental debido a un accidente de coche en el que murieron los padres de ambos. El caso de la desaparición se cierra, dando por sentado que Merete se ha suicidado tirándose por la borda.

Cinco años después, el subcomisario Carl Morck vuelve al trabajo tras recuperarse de las heridas recibidas en un tiroteo en el que ha muerto un compañero y otro ha quedado tetrapléjico. Carl está sumido en la indolencia y pasa de todo, por lo que se le asigna la jefatura del recién creado Departamento Q, una especie de "trastero de personas", dedicado exclusivamente a la investigación de casos viejos y aparentemente sin resolver. A base de ponerse cansino, después de aburrirse jugando al solitario en el despacho que le han montado en el sótano, consigue que le asignen un ayudante para hacer los recados y limpiar. El ayudante es el sirio Hafez el Assad, un tipo peculiar, con un conocimiento del danés también un poco peculiar, y unos métodos de trabajo cuanto menos curiosos. Se supone que Hafez no es investigador, pero dado que se aburre mucho, consigue que Carl le deje leerse un expediente, que resulta ser el de la desaparición de Merete. Cuando el jefe de la policía empieza a presionar a Carl para que le cuente cómo lleva las investigaciones, éste no tiene más remedio que ponerse las pilas y empezar a trabajar. 

A lo largo de toda la novela se intercala la historia de la tremenda reclusión de Merete con la de Carl y Hafez y sus investigaciones. Merete sufre una tortura que ríete tú de los presos de Guantánamo: no sólo privación sensorial, luz permanente u oscuridad permanente. Es torturada de un modo sumamente cruel y original. El nivel de tensión va aumentando a medida que transcurre la novela y Merete oscila entre suicidarse o mantenerse con vida para poder vengarse. 

Las últimas cien páginas son de verdadero infarto. Yo creo que desde la saga Millenium, no me gustaba nada tanto. Tanto, tanto, que ya tengo los otros tres libros del Departamento Q, aunque voy a dejar reposar éste leyéndome otra cosa entre medias. Es altamente recomendable. Jussi Adler-Olsen le da sopas con onda a muchos otros escritores de novela policíaca. No os lo perdáis.

26 de marzo de 2013

Matilda - Roald Dahl

Matilda Roald Dahl exlibris lectura infantil juvenil

Hace un par de semanas vimos la peli todos juntos en casa. Varias compañeras de oficina me habían dicho que era muy divertida y un poco antipedagógica, pero como no sé muy bien qué quiere decir antipedagógica, se la puse a los niños y en paz. Y yo me dediqué a otras cosas tales como recoger la cocina. Pero en una de esas que pasas a ver cómo van, me enganché a la peli y me quedé a verla con ellos, y lo siguiente, al menos para mí, era leerme el libro. Roald Dahl es un autor que me gusta mucho, así que me dije que Matilda seguramente estuviera tan bien como los libros de adultos que he leído de él.

Y, desde luego, no decepciona. La película es prácticamente un calco del libro, los personajes están muy muy logrados. Pero el libro juega con ventaja: tiene ilustraciones de Quentin Blake, que ya me enamoró en "El secuestro de la bibliotecaria", de Margaret Mahy, allá cuando yo era pequeña.

Matilda es una niña lista, despierta e inteligente, que tiene la mala suerte de nacer en la familia equivocada. Su padre es un estafador de tomo y lomo, de profesión vendedor de coches de segunda mano; su madre es una mujer florero, dedicada exclusivamente a cuidar de su maridito y a jugar al bingo; su hermano es un cacho de carne con ojos. Matilda aprende sola a leer, y se lee todos los libros de la biblioteca, los que son para niños y después los que no lo son. Y cuando sus padres se dan cuenta de que tenía que haber empezado la escuela, la inscriben en una donde se encuentra con una directora, la señorita Trunchbull, que es una persona atroz, mala, suspicaz, maleducada, violenta...; y con la señorita Honey, su maestra, que es todo lo contrario: dulce, cariñosa, emocionada, capaz, positiva... La señorita Honey se da cuenta del potencial de Matilda y trata de ayudarla, pero la señorita Trunchbull no cree que sean ciertas las cosas que cuenta de la niña. El colegio es un sitio aterrador debido a la Trunchbull, pero Matilda hará lo posible por mejorarlo. 

El libro es una pasada. En cuanto pueda, lo sacaremos de la biblioteca para que lo lean los chicos (porque yo me lo he leído en mi ebook, y el ebook es MIIIIIIOOOOOO) ya que sé que les va a gustar. Por casa tengo varios de Dahl, pero no éste. Por cierto ¿sabíais que Roald Dahl es el creador de los gremlins? 

24 de marzo de 2013

Los amigos de Eddie Coyle - George V. Higgins

Los amigos de Eddie Coyle George V. Higgins lectura novela libros

No he conseguido enterarme de nada hasta prácticamente el final de esta novela. En el prólogo, Dennis Lehane, autor de Mystic River, la ensalza diciendo que es una obra maestra y que en su tiempo fue una de las mejores novelas sobre la mafia. Pero yo ya digo que no he conseguido enterarme de nada.

El protagonista, Eddie Coyle, está esperando sentencia por un asunto de tráfico de alcohol en la época de la Ley Seca. No quiere delatar a quien le contrató pero si no lo hace le esperan varios años en la cárcel. Decide hacer un trato con la policía y darle pistas sobre tráfico de armas y sobre unos atracadores de bancos. Pero alguien se le adelanta.

Y para esto, la historia se embrolla con poca claridad. Para mí, una novela perfectamente prescindible.

19 de marzo de 2013

¡¡Llama a la comadrona!! - Jennifer Worth


A este libro he llegado por recomendación de mi amiga Coquitos. Cuenta la historia de Jenny Lee, la propia autora, y de su formación como comadrona en Londres en los años cincuenta.

Jenny ha acabado la formación en el hospital, y se va a hacer las "prácticas" al centro San Ramón Nonato, un convento. Cuenta su llegada al convento, donde coincide con Sor Mónica Joan, una monja muy mayor, que la deja fascinada con su labia y su desparpajo. Pero lo que más le gusta es la sensación de sentirse arropada y de formar parte de una comunidad de personas con sentido de familia, digamoslo así, y no en plan cuartelero, como estaba en el hospital.

Pero, sin duda, lo más interesante del libro es leer cómo era un parto en esa época: la mayoría en casa con una comadrona, sin apenas medicinas, con poca intervención, bastante más respetuosos que ahora mismo. Y leer cuáles eran las condiciones de vida en el East End de Londres en esa época: paupérrimas y miserables, en muchos casos faltas de higiene, de alimentos y de casi lo más necesario. Y que, a pesar de todo, hubiera establecido un sistema de asistencia domiciliaria al parto, es una cosa que me fascina. También es interesante saber el proceso por el cual se llegaron a crear estudios oficiales para ser comadrona.

Hay dos partes de la novela especialmente intensas: el parto prematuro del vigésimoquinto hijo de Conchita Warren, y su peculiar manera de hacer el método canguro y de alimentar al bebé con el dedo; y la tremenda historia de pobreza, prostitución y embarazo de Mary, y sus posteriores consecuencias.

Cada historia, cada parto, tiene su parte intensa, su lado tierno, su momento duro. Desde luego, es un libro que merece la pena leer. 

14 de marzo de 2013

La librería - Penélope Fitzgerald


Me gusta más una librería que a un tonto un lápiz, aunque últimamente no las frecuente demasiado. Así que este libro me llamó la atención. Ser librero o librera en estos tiempos que corren es una profesión de riesgo, tal y como está el patio. 

Pero la protagonista de esta novela, Florence Green, no cree que ser librera sea una profesión de riesgo, ilusa ella, y se lanza a abrir una librería en un pueblo perdido de Suffolk, al este de Inglaterra. Para ello decide comprarse una casa vieja que lleva años abandonada y que tiene su propio poltergeist. Pero Florence descubre que, aunque hasta ese momento nadie se había interesado por el edificio, hay gente poderosa que le tenía destinado un futuro mejor, y desde ese momento se establece una batalla sorda en el pueblo. No tanto como nos pretende hacer creer la contraportada del libro (inciso: no tengo claro quién se encarga de escribir las contraportadas, pero en muchas ocasiones se equivocan con lo que cuentan, en otras directamente se lo inventan y en otras te joden el libro entero). En realidad, el libro es una caricatura de la vida en un pueblo perdido y aislado. Porque en la vida real, a Florence no le va tan mal con la librería como dice la contraportada, ni "Lolita" de Nabokov tiene un papel tan importante, aunque ya se sabe que los poderosos tienen siempre armas con las que atacar. 

Florence es lo que hoy llamaríamos una emprendedora. Y merece la pena leer este librito, que cae en un suspiro. Creo que buscaré más de la autora, aunque no sé si hay algo más publicado de ella en castellano.

11 de marzo de 2013

Orgullo y prejuicio - Jane Austen

Me leí esta novela por primera vez hace tanto que ni recuerdo, pero debía yo de andar por los 18 o 19 años. Luego la he releído al menos dos o tres veces. Si la primera vez me pareció romántica a más no poder, las restantes le vi el trasfondo crítico y satírico a la sociedad inglesa de finales del XVIII y principios del XIX. 

La familia Bennet (padre y madre, más cinco hijas casaderas: Jane, Elizabeth, Mary, Kitty y Lydia) forman un curioso grupo. El Sr. Bennet es un tipo sarcástico, resignado a su esposa, que es una cotilla inconsciente y necia. Sus hijas son de lo más variopinto: Mary está inmersa en su mundo de lecturas; Kitty y Lydia están en plena edad del pavo; Jane es una mujer sencilla, inocente, incapaz de ver la maldad de los demás; Elizabeth es una mujer inteligente y despierta, muy parecida a su padre. La familia Bennet ha educado a sus hijas un poco al "estilo melacargué": la que tenía interés, estudiaba; la que no, era dejada a su libre albedrío. La mayor preocupación de la Sra. Bennet es casar a sus hijas, ya que la casa y las propiedades familiares serán heredadas por un primo lejano, al no haber tenido los señores Bennet hijos varones. 

Cuando el Sr. Bingley, un joven soltero y acaudalado de la City, viene a establecerse a la zona, la Sra. Bennet empieza a soñar la boda de una de sus hijas. Bingley viene acompañado de sus hermanas, la Srta. Bingley y la Sra. Hurst, y el marido de ésta, el Sr. Hurst, y un amigo, el Sr. Darcy. Bingley es encantador, pero sus hermanas son dos arpías de cuidado, unas pijas de lo peor, y el Sr. Darcy parece un petulante y un cretino. Bingley coincide con las hermanas Bennet en un baile y queda prendado de Jane, mientras que Darcy hace un feo a Elizabeth no queriendo bailar con ella. Posteriormente, Jane es invitada a la casa de Bingley, pero enferma de neumonía y se ve obligada a quedarse allí unos días, para regocijo de su madre. Elizabeth decide ir a verla y a cuidar de ella, y pasa con los Bingley y sus amigos esos días, sintiéndose criticada por las mujeres y, a su vez, siendo sarcástica y mordaz con Darcy. Hoy lo llamaríamos "tensión sexual no resuelta", pero en aquel entonces no existían esas zarandajas. 

Mientras, aparece por el pueblo un regimiento lleno de militares, para locura de las hermanas pequeñas. Entre ellos destaca Wickham, guapete y simpático, que parece hacer buenas migas con Elizabeth, a la que cuenta, a modo de confidencia, cómo Darcy le había dejado sin la rectoría que le correspondía por herencia del padre de Darcy, y alimentando así la manía de Elizabeth. Además viene de visita a casa de los Bennet el primo que heredará las tierras, Collins, que es también pastor de una rectoría dependiente de Lady Catherine de Bourgh, a la sazón tía de Darcy. Collins es un gafapasta insoportable, decidido a casarse con una de las hermanas para aliviar el pesar que le produce saber que se quedarán sin nada cuando él herede, y además porque así se lo ha sugerido Lady de Bourgh.

Y cuando parece que Bingley va a pedir en matrimonio a Jane, de pronto desaparecen todos de vuelta a Londres, sin avisar. 

Como no es cuestión de reventar el resto de la historia (para eso podéis leer la wikipedia, donde lo cuentan absolutamente todo), seguiré por otros derroteros. Para mí está claro que Jane Austen quería criticar la sociedad inglesa de su momento. La verdad es que, excepto Elizabeth, el Sr. Bennet y los tíos de Elizabeth, el resto de los personajes es de echar de comer aparte: advenedizos, chillones, maleducados, fatuos, orgullosos, pijos, bordes, interesados, mentirosos, liantes, cotillas, poco discretos... Y está claro que quien triunfa en la vida, o al menos en esa vida de hace siglos, es por ser todo lo contrario: discreto, inteligente, educado, sincero... Vamos, igualito que ahora, y esto lo podemos ver en cualquiera de esos programas de tarde en los que todo el mundo chilla y pone a parir al contrario. 

A mí la vida y la maternidad me han limado. La maternidad me ha dado paciencia y aprender a no juzgar a nadie. La vida me ha hecho menos categórica y más tolerante, también menos prejuiciosa. Y bueno, un poco de orgullo no está mal que te quede. Pero todas estas mejoras han contribuido a que vea la vida de otra manera, y desde esta otra manera me doy cuenta de que lo que salva a Elizabeth no es sólo su inteligencia, sino su capacidad de dejar los prejuicios de lado, de reconocer sus errores y tratar de resolverlos. En definitiva, de ser sensato. Hoy lo que se vende es todo lo contrario: cuanto más chilles, más ordinario parezcas y cuantos más trapos sucios propios y ajenos saques, más progresarás en la vida. Eso es lo que se ve en la tele. Y de todo eso deberíamos alejarnos y alejar a nuestros hijos. ¿O no es mucho mejor ser sensato, discreto y humilde? Entre Belén Esteban y Elizabeth Bennet, me quedo con ésta última.

4 de marzo de 2013

El ángel oscuro - Unni Liddell

El ángel oscuro - Unni Liddell

"El ángel oscuro" es la segunda novela de la serie de la agente Marian Dahle. En esta ocasión, Marian se enfrenta a la muerte por defenestración de una mujer, Britt Else Buberg, que parece no haber existido, pues en la investigación no encuentran apenas datos de ella, y no parecía tener más amigos que Astrid, una anciana mujer que vive en la residencia de ancianos que hay junto al bloque donde vive. 

Además, Lilly, una muchacha polaca que trabaja en un cámping cercano, siente que la espían, lo que hace que el ambiente de la historia sea bastante desasosegante. 

La relación entre Cato y Marian sigue siendo bastante tensa, si bien a ratos parece haber una tensión sexual no resuelta. Pero Marian está inmersa en la investigación, que le lleva a recordar su propia infancia (es coreana de nacimiento, y fue adoptada por una pareja noruega, pero la madre adoptiva no estaba muy en sus cabales), y da la sensación en algunos momentos, aunque no llega a saberse, que ha sufrido abusos sexuales de pequeña. La madre de Marian  está ingresada en la misma residencia de ancianos que la amiga de Britt Else, así que es bastante normal que a Marian se le remueva el pasado por dentro.

Por otra parte, tirando de varios hilos, Cato y Marian descubren que la hija de Astrid había sido violada y había desaparecido en el mismo cámping donde la chica polaca se sentía espiada, pero 30 años atrás, y que el cámping lo dirige el hermano del asesino de esas chica, y que, casualmente, el director del cámping es amigo del portero del bloque de Britt Else...

Confieso que a ratos me he perdido. Me pasa con los nombres noruegos (y suecos, finlandeses, islandeses) como me pasaba cuando comencé a leer con los nombres ingleses: me lío con ellos. Así que hubo un momento en que yo no sabía quién estaba hablando o de quién estaban hablando.

Además, la editorial se empeña en la contraportada en contarte que Lilly desaparece al mismo tiempo que sucede la muerte de Britt Else, cuando es bastante más tarde, pero como sabes que va a suceder, te vas angustiando por las cosas que cuenta y te indignas de que sea incapaz de denunciar sus sospechas o de buscar ayuda.

La historia me ha gustado bastante, sobre todo porque se ve evolucionar la relación entre Cato y Marian, que en el primer libro era absolutamente insoportable, y que en éste va teniendo otros tintes.