28 de diciembre de 2015

El paquete parlante - Gerald Durrell


Hace unos días, mi amiga Sara me comentaba que estaba deseando que sus hijos crecieran un poco para leerles "El paquete parlante", de Gerald Durrell. Mi primer Durrell fue "Mi familia y otros animales", con el que me lo pasé de muerte, y a ése le siguieron otros de la misma saga. "El paquete parlante" lo descubrí después, ya con quince años, y me pareció tan divertido como todo lo que había leído de Durrell (que creo que es prácticamente todo). Este libro en concreto está dirigido al público infantil y juvenil, aunque realmente cualquier libro de Gerald Durrell (no confundir con Lawrence Durrell, que es bastante menos para público infantil) puede ser leído sin problemas por un niño.

En "El paquete parlante", dos hermanos gemelos, Simón y Pedro, van a pasar el verano con su prima Penélope, que vive en Grecia. El contraste entre su Inglaterra natal y las playas griegas sume a los tres en el dolce far niente veraniego hasta que Penélope descubre, en la orilla, un paquete que habla. Entre los tres abren el paquete y encuentran dentro a Loro y a su amiga Dulcimila, una araña. Loro y Dulcimila habían sido secuestrados por los basiliscos que habitan Mitología y, envueltos en un paquete, arrojados a las aguas del mar. Inmediatamente, Pedro, Simón y Penélope deciden ayudar a Loro y a Dulcimila a volver a Mitología y se adentran en un mundo de aventuras lleno de unicornios, sirenas, fueguipatos, minovacas y otros seres de lo más variado. Entre todos tienen que conseguir encontrar y devolver sanos y salvos los tres libros parlantes en los que se encuentra todo el conocimiento de Mitología. Los libros han sido robados por los mismos basiliscos que habían secuestrado a Loro y Dulcimila, y están ocultos en las mazmorras del castillo de los basiliscos.

Y entre unos y otros, con la ayuda de los más diversos personajes que habitan en Mitología, van preparando un plan para el rescate...

En definitiva, un libro muy divertido y entretenido, apto para todos los públicos, un clásico de la literatura infantil y juvenil. Y una buena manera de adentrarse en el mundo de Gerald Durrell.

13 de diciembre de 2015

Chorromoco 91 - Pepe Colubi



Chorromoco 91 es la continuación de la muy divertida "California 83". En esta ocasión, Pepe estudia con poco esfuerzo la carrera de filología inglesa en una capital de provincia. Vive en un piso con dos estudiantes más y su vida transcurre entre intentar ir a clase y las juergas con sus amigos Bosco, Urtubi y Quique. Su vida amorosa es pobre en calidad y cantidad. Y su vida en general es un poco desastrosa. 

Pepe tiene que acabar la carrera sí o sí, ante las amenazas paternas de hacerle volver al pueblo y trabajar en la empresa de mensajería de uno de allí. Y el muchacho, que se ha dejado las asignaturas más difíciles para el último año, tiene que hacer un verdadero esfuerzo por arrancarse de la poltrona y estudiar un poco, pero es que todo son distracciones... los bares, las mujeres inalcanzables y las alcanzables, las copas, las drogas, los conciertos, la tele (con esos nuevos canales plagados de chicas con poca ropa), el tetris... Todo se aglutina para frenar los intentos (escasos) de Pepe de estudiar. 

Especialmente triste y penosa es la vida sexual-amorosa de Pepe, enamorado aún de Janine, la chica de California, que viene a España de viaje con su marido y queda con él en Barcelona. El resto de las mujeres que pasan por su vida a lo largo de este libro le dejan con un calentón de aúpa o con una sensación de fracaso absoluta. 

En fin, te echas unas risas y pasas un buen rato. Me gustó más "California 83", me sentí más identificada en aquel que en este, porque yo no me fui a estudiar la carrera fuera y esa vida me es ajena. Pero es igualmente divertida. 

6 de diciembre de 2015

American Gods - Neil Gaiman


Había leído otros dos libros de Gaiman, Coraline y Neverwhere, que me han gustado bastante más que este "American Gods". Cerca de mil doscientas páginas de las que me han sobrado muchas. Empecé a leerlo por el reto de una web y porque lo tenía en pendientes. Y aunque la historia y su trasfondo sean interesantes, me han sobrado dioses por un tubo.

La novela comienza cuando a Sombra le queda muy poco tiempo para salir de la cárcel, donde ha pasado tres años, y reencontrarse con Laura, su mujer, la mujer de su vida, que le espera. Con tan mala pata, que a falta de una semana, Laura muere en un accidente de tráfico. En la cárcel tienen el detalle de adelantarle la salida para que pueda acudir al funeral. En el viaje de vuelta, Sombra coincide con un hombre, Wednesday, bastante extraño, que le ofrece un trabajo que no podrá rechazar. Pero Sombra lo rechaza en la creencia de que tendrá trabajo en su pueblo, tal y como le prometieron, en el gimnasio de su amigo. Las cosas no salen tan bien como él cree y, visto el plan, y ya que no tiene nada más que perder, decide aceptar la extraña propuesta de Wednesday. 

El libro relata la llegada de todos los dioses a América: Shiva, Odín, Thor y toda la pesca, que vinieron con los que emigraron a aquellas tierras durante siglos y se unieron a los que existían ya entre los indios. Y de cómo se fueron olvidando y sustituyéndose por otros más prosaicos y menos espirituales. Y el problema es que te cuenta la historia de cada dios y acaba siendo un peñazo porque el 90 % de ellos no tiene presencia en la historia más que en ese momento en el que te cuentan su historia. 

En fin, la novela es una historia de cómo se enfrentan los dioses antiguos y los nuevos (la informática, la fama). Y esto en sí puede resultar interesante y llevarte a una reflexión de qué es lo espiritual en estos momentos y tal y cual. Pero la cuestión es que estás deseando que se acabe y llega un momento en que te saltas cosas porque sabes que no tienen nada que ver con la historia principal. 

Así que, dado que todas tenemos mil libros pendientes de leer, podéis borrar éste de vuestra lista.

8 de noviembre de 2015

Sé dónde estás - Claire Kendal


Clarissa es una administrativa de la Universidad de Bath. Es una mujer de 40 años, bien educada, que acaba de terminar una relación amorosa. Clarissa acepta sin interés la invitación de su compañero Rafe a la presentación del libro sobre los cuentos de hadas que él mismo ha escrito. Pero al día siguiente ella despierta en su cama magullada y con la sensación de haber sido víctima de abusos sexuales. 

La historia se nos cuenta de dos maneras: en primera persona, en los cuadernos en los que Clarissa describe minuciosamente cada ataque, cada regalo, cada "atención" de Rafe; y en tercera persona, la historia de Clarissa sin Rafe, una mujer que es nombrada jurado en un caso de violación que la mantiene apartada del mundo académico durante siete semanas. En esas siete semanas intima cada vez más con Robert, otro de los jurados, mientras oculta lo que le sucede con Rafe a todo el mundo. Y apunta, minuciosamente, todo lo que le sucede para poder presentar pruebas del acoso al que está sometida. 

Lo atroz de la historia es lo cotidiano. Casi podría salir en un telediario. Da auténtico miedo y se pasa auténtica tensión leyendo la escalada del acoso de Rafe. Existe una crítica soterrada al trato que se le da socialmente a un caso así, cómo ha de ser la mujer la que demuestre el acoso, probar (cosa tan difícil) que no es todo una paranoia. Tal vez el rollo sado-maso de Rafe sobre un poco, no es necesario para verle como un ser despreciable y odioso, un cabrón con pintas y balcones a la calle que lo único que merece es un buen golpe en la cabeza con un bate de béisbol. 

El caso es que me ha parecido una buenísima historia pero tenía ganas de que acabase para poder relajarme. Es tremendamente tensa y dura. Duelen las mandíbulas de tanto apretar.

30 de octubre de 2015

A Lupita le gustaba planchar - Laura Esquivel


Lupita sufrió abusos sexuales en su infancia por parte de su padrastro y malos tratos por parte de su marido. Mató a su hijo en una borrachera y estuvo en la cárcel por ello. Después, a la salida, se hizo policía y dejó el alcohol y las drogas. Lupita es una mujer sencilla, normal y corriente. 

Pero al presenciar el asesinato de un delegado político, Lupita se ve inmersa en un montón de mierda que se empeña en salpicarla. Laura Esquivel hace de este libro una crítica durísima a la vida política y social mexicana, llena de mafias, políticos corruptos y gente interesada en ganar mucho y dar poco. También nos muestra que otro México es posible, que hay zonas en las que la policía es la propia gente del pueblo y que se defienden de los corruptos con uñas y dientes. Lupita no es precisamente una joya y recae en sus vicios sin mucha tristeza, pero es una persona íntegra que quiere saber la verdad sobre la muerte que ha presenciado.

Una parte del libro se sumerge en temas psicodélicos de los dioses mexicanos. A mí los rollos psicodélicos y del más allá me sobran bastante, pero habrá a quien le guste saber de ello.

De Laura Esquivel me gustó mucho más, sin duda, la famosa "Como agua para chocolate".

27 de octubre de 2015

El largo funeral del señor White - Eugenio Prados

Novela requetecorta que se lee en un suspiro y es redonda y perfecta. El señor White ve cercana la fecha de su muerte y decide buscar alguien que le haga de secretario y apunte las últimas palabras que él pronuncie antes de morir. Para ello, pone un anuncio en el periódico que levanta las expectativas de heredar de todas las personas que le conocen y de algunas que no. Recibe cientos de solicitudes y escoge tres al azar. El primer seleccionado muere antes de tomar posesión de su puesto. La segunda seleccionada trata de envenenar al señor White en su ansia de heredar. El tercero, finalmente, resulta ser el que se queda y el que da una lección de vida al señor White.

Perfecta para leer después de un tocho o de algo muy intenso porque es fresca, breve y distinta.

26 de octubre de 2015

Hipotermia - Arnaldur Indridason


Una mujer aparece muerta en su bungalow junto al lago. Karen, su amiga, la descubre colgando de una viga. Todo indica que se trata de un suicidio, pero Karen no lo cree así e insta a Erlendur a que investigue qué es lo que ha podido suceder. Y le pone tras la pista de un médium al que María, su amiga, había consultado en su momento, buscando encontrar en el más allá las respuestas que su madre, recientemente fallecida, no le había dado. 

Erlendur, como ya sabemos, está obsesionado con los casos de desapariciones antiguas. A la vez que trata de averiguar si hay algo de cierto en lo que Karen le dice, algunos hilos le llevan a las desapariciones de un chico y una chica sucedidas con unas semanas de diferencia varios años atrás. Erlendur vive traumatizado por la pérdida de su hermano en una tormenta de nieve cuando ambos eran pequeños, y los casos de personas desaparecidas siempre le llaman la atención. Además debe batallar con su hija Eva Lind, que se empeña en que sus padres se reconcilien a pesar de que se divorciaron varios años atrás.

La historia de Maria y de su madre Leonóra se va desgranando a lo largo de todo el libro, de cómo se vieron afectadas por la muerte del padre de Maria en un accidente en una barca y de cómo se protegieron la una a la otra mientras estuvieron juntas.

También se habla de la hipotermia y de cómo se utiliza en ocasiones para proteger los órganos vitales en caso de heridas graves, o de la muerte inducida por frío y la posterior resurrección, como se cuenta también en Atomka, de Frank Thilliez. 

Como todas las historias protagonizadas por Erlendur, tiene un poso de tristeza y de fatalidad. Pero es una gran novela bien resuelta, aunque la resolución no sea, tal vez, la que habríamos imaginado.

20 de octubre de 2015

Persona - Erik Axl Sund


Odio profundamente los libros de trilogías que te obligan a leer los dos siguientes porque la historia no concluye. No, así no se hacen las cosas. Si tienes ganas de vender tres libros, escribe tres libros. Pero acaba cada uno de ellos.

Por otro lado, la historia es tenebrosa, escabrosa y dura. Hay abusos a menores, muertes de niños que han sido torturados, violaciones... y un exceso, a mi parecer, de indicaciones geográficas que aturullan porque a ratos parece que estás leyendo las instrucciones del tomtom...

Jeanette Khilberg es la policía encargada de investigar la muerte de dos chavales que aparecen en distintos puntos de Estocolmo con signos bastante evidentes de haber sido torturados y abusados. Se entrevista con la psicóloga Sofia Zetterlund, especializada en traumas infantiles, que está inmersa en la terapia de dos personas especialmente difíciles: Samuel Bai, un niño-soldado de Sierra Leona, y Victoria Bergman, una mujer de vida complicada y víctima así mismo de abusos en su infancia. La comisaria Khilberg es como para darle una colleja cada dos por tres. La psicóloga es de lo más obtuso. Y, a pesar de todo, acaban liadas para dar más emoción al asunto, sobre todo ahora que el marido de Jeanette se ha liado con una marchante de arte.

Y, en fin, aquí nada es lo que parece y hay muchas trampas. La historia ha empezado a ponerse intersante casi al final y es entonces cuando te das cuenta de que ¡tachán! el libro se acaba y tienes que leerte el siguiente para saber qué demonios ha pasado. Y no, por ahí no paso. No habrá segunda ni tercera parte para ti. Ya buscaré quien me lo destripe.

13 de octubre de 2015

13'99 € - Frédéric Beigbeder


Octave es un publicista pasado de rosca y un poco cansado de su vida de lujo hecha a base de engañar al consumidor. Decide entonces escribir un libro que ponga al descubierto toda la trama de engaños y mentiras que hay tras cada campaña publicitaria, cada anuncio de la tele y en cada producto que nos venden en el supermercado. Y que, cuando el libro se publique, la indemnización que le paguen por el despido le de para vivir cómodamente y sin preocupaciones. Pero en realidad es un tipo poco empático, pagado de sí mismo, chulo, creído y arrogante, que deja a su novia en el mismo instante en que ella le dice que está embarazada. En estas circunstancias, puesto hasta arriba de coca, pierde el conocimiento y es ingresado en una clínica de desintoxicación, de donde sale para viajar con su empresa al Caribe o algún sitio así. En realidad, la historia de Octave es de colleja permanente, pero la novela es muy incisiva y crítica con la publicidad y con las necesidades que crea en la gente. Hace planteamientos interesantes sobre cómo se plantea este mundo de consumo permanente, donde la gente es capaz de hacer colas para entrar a comprar en el primark unos calcetines que no necesita. Plagado de citas de grandes autores y de lemas publicitarios, es una novela par reflexionar y repensar si necesitas esas cosas que crees que necesitas, desde yogures con bífidus a camisetas de cuello de barco. 

30 de septiembre de 2015

El primer caso del peluquero - Christian Schünemann


El peluquero, por supuesto, es gay. Se llama Tomas y es lo más en Munich. Una de sus clientas muere asesinada el día siguiente de haberle cortado el pelo y Tomas decide investigar. Pero es un tipo insulso, la historia es insulsa y deslavazada, mezclada con técnicas para cortar o teñir el pelo y alguna otra cosa de escaso interés. La verdad es que he acabado de leerlo porque era un libro corto, aunque se me haya hecho largo. Tengo claro que, para mí, no habrá un segundo caso del peluquero. Demasiado por leer para andar perdiendo el tiempo.

24 de septiembre de 2015

El lector del tren de las 6.27 - Jean-Paul Didierlaurent



Guibrando Viñol es un tipo anodino, con un nombre raro. Vive una vida solitaria con la única compañía de un pez rojo en un piso minúsculo. Odia a muerte su trabajo, que consiste en reciclar el papel de todos los libros que no se venden. Pero Guibrando guarda un secreto: cada día, al limpiar la máquina que tritura el papel, rescata algunas hojas sueltas de algunos libros, a las que él llama "pieles vivas". Y son esas pieles viva las que lee cada día en el tren de cercanías que le lleva al trabajo, en voz alta.

Un día, Guibrando encuentra en su asiento del tren un pendrive con una serie de textos que ha escrito una mujer de la limpieza y entonces algo en su vida cambia.

Es un libro curioso, corto, salpicado de historias que nada tienen que ver con la historia de Guibrando (las historias de las pieles vivas). Me ha gustado por lo original. Y porque se lee con rapidez. Os lo recomiendo.

17 de septiembre de 2015

Lo que no te mata te hace más fuerte - David Lagercrantz


Pues aquí tenemos la cuarta entrega de Millenium. No está escrita, obviamente, por Stieg Larsson, sino por un tal David Lagercrantz. Los personajes son los mismos: Mikael Blonkvist, Erica, Lisbeth... y la historia, pues parecida. 

Mikael parece acabado. Lisbeth hackea el super ordenador de la NSA. Un científico que estudia la super inteligencia artificial muere asesinado delante de su hijo autista. Hechos aparentemente inconexos que van conectándose a medida que transcurre la acción. Y aparece un nuevo personaje, Camilla, la hermana melliza de Lisbeth. Una mala bicha, manipuladora, mezquina, mala malísima más que Cruella de Vil, Maléfica, Angela Merkel y Margaret Thatcher juntas. Pero de una belleza arrebatadora. Y se nos ofrecen pinceladas de la infancia de Lisbeth que nos permiten conocerla un poco más. 

Y, la verdad, es todo un poco traído de los pelos. Mikael, por muy acabado que esté, sigue siendo el terror de las nenas. Lisbeth sigue siendo un desastre, medio autista, tan listísima. Un poco topicazo todo. Aunque la historia engancha a partir de la mitad (al principio todo es demasiado deslavazado) y ya te lleva hasta el final. También es verdad que hace tanto que me leí las otras tres, que es como reencontrarte a un amigo del colegio y ver que se ha quedado calvo. Me da la sensación de que no llega a las otras, pero tal vez sea una percepción personal.

En cualquier caso, se deja leer.

4 de septiembre de 2015

W de whisky - Sue Grafton




Hay dos cadáveres en el anatómico forense. Dos hombres han muerto. Kinsey es llamada a reconocer a uno de ellos, pues aunque es un sin techo, llevaba el nombre y el teléfono de Kinsey en el bolsillo. Ella no lo conoce de nada, pero decide investigar porque no tiene otra cosa que hacer. El otro muerto es un detective privado con pocos escrúpulos que ha sido tiroteado. Ni los muertos ni sus vidas parecen tener nada en común; ni entre ellos ni con Kinsey. Pero las cosas no son como parecen.

Pronto Kinsey averigua que el muerto desconocido es un pariente muy muy lejano; que, a pesar de ser un sin techo, tiene una cuenta bancaria muy bien surtida; y que, al parecer, la ha hecho a ella su única heredera en detrimento de sus hijos, y albacea de su testamento. Esto la hace sumergirse en el mundo de los sin techo para averiguar de dónde ha salido ese dinero, por qué se lo ha dejado a ella, por qué vivía en la calle a pesar de estar forrado y qué tratamiento seguía para dejar el alcohol.

Por otro lado, Dietz, antiguo amante de Kinsey, vuelve a verla porque el detective muerto le había dejado a deber un trabajo. Rebuscando entre los papeles del muerto se dan cuenta de que el último caso que investigó tiene en parte que ver con el estudio de la adicción al alcohol y es entonces cuando las madejas, que corrían paralelas, empiezan a ir juntas.

Me ha gustado mucho, más que el de V de venganza. Las dos tramas están muy bien entrelazadas y el resultado final es la mar de razonable. Resulta curioso leer cómo se resuelven las herencias en Estados Unidos, de forma tan distinta a la española.

26 de agosto de 2015

V de venganza - Sue Grafton

Desde 2011 no había vuelto a leer ninguna novela de la serie "El alfabeto del crimen" de Sue Grafton, protagonizada por Kinsey Millhone. Tenía pendiente ésta desde 2012 en la estantería, tan bien camuflada que, hasta que no me he topado con la W, no me he acordado de que la tenía.

La novela empieza con la muerte de un chaval que debe dinero a un prestamista y que no puede devolverle la pasta porque la ha pedido en los casinos de Las Vegas.
 
En un salto temporal hacia adelante, Kinsey se ve envuelta en la detención de una mujer que estaba robando artículos en unos grandes almacenes. Cuando la mujer aparece muerta bajo un puente, con pinta de haberse suicidado, Kinsey es contratada por el novio de la mujer para que averigüe la verdad de su muerte, pues él no puede creer la teoría del suicidio. Las averiguaciones de Kinsey, que por algo es detective privado, le llevan a enterarse de la existencia de algo parecido a una ONG que se dedica a recoger ropa para los pobres, aunque en realidad es una tapadera para el robo y su posterior venta de ropa de marca y artículos de farmacia.

Al mismo tiempo se nos cuenta la historia de Nora, una mujer casada con Channing, que es un tipo con un nivel de vida estupendo. Nora ha perdido un hijo y ve que su matrimonio con Channing no está en su mejor momento, pues él se ha liado con su secretaria. Nora decide vender sus joyas para tener dinero en efectivo por si las moscas y así conoce a Dante, un tipo que se dedica a negocios turbios. Dante se queda prendado de Nora y la tienta para que se líe con él.

En un momento dado, todas las historias convergen y se van resolviendo, como es habitual en las novelas de Millhone. A mí me gustan. Kinsey no es una superwoman y su vida es un poco "abandoná"; no tiene ni pizca de glamour, ni de familia ni de ná. Pero me gusta.

Llama muchísimo la atención que trabaje con una máquina de escribir y papel carbón, elementos desaparecidos en combate con la llegada de los ordenadores; que no haya teléfonos móviles ni tecnología punta. La acción transcurre en 1987, así que eso lo explica todo. Pero leído hoy, te quedas paradísima pensando en que en unos años nadie sabrá lo que era el papel carbón...

19 de agosto de 2015

Blitz - David Trueba


Desde 2008 llevaba esperando que Trueba sacara una nueva novela. Se ha hecho esperar, tras la excelente "Saber perder" (regalo de mi amiga Su; gracias, guapa). 

Blitz nos cuenta cómo Beto, un joven arquitecto paisajista, acude a un congreso en Munich con su novia para presentar un proyecto de jardín diseñado por él. Nada más empezar nos enteramos (todos, incluído Beto), que Marta, su novia, le quiere dejar por otro. Con esta premisa, tan prometedor viaje se convierte en una mierda para Beto, que ve su mundo tambalearse y caer. Se deja arrastrar por el pesimismo y, en un arranque de orgullo, deja que Marta vuelva sola a Madrid y él se queda en Munich sin pasta ni nada que hacer. Le encuentra Helga, la persona que les había recogido en el aeropuerto y presentado en el congreso; Helga es una mujer cercana a los sesenta, divorciada, entradita en carnes. Lo opuesto a Marta. Helga le acoge en su casa y juntos se emborrachan y acaban en la cama. Como es previsible, él se avergüenza a la mañana siguiente de lo que ha hecho (es una mujer mayor, gordita, blablabla, la verdad es que queda como un auténtico zoquete) y sigue dando tumbos por Munich hasta que consigue volver a Madrid, encontrar otro trabajo en Barcelona y redireccionar su vida. 

La verdad es que Beto es de colleja continua. Un cretino de marca mayor. Un perdedor absoluto. Y que la novela dista mucho, mucho de "Saber perder", que era una joya. Pero es una novela breve, no se hace pesada, y en algunos párrafos te saca una sonrisa.
Pero los estímulos desasosegantes de un cuerpo con imperfecciones evidentes se diluyeron cuando ella misma terminó por desprenderse del sujetador, en cuyo cierre mis dedos habían forcejeado con heroísmo paralímpico.

15 de agosto de 2015

La extraña desaparición de Esme Lennox - Maggie O'Farrell


Iris es la dueña de una tienda de ropa de segunda mano, soltera, joven, dueña de su vida. Tiene un hermanastro llamado Alex y un amante casado. Su vida transcurre con tranquilidad hasta que recibe una carta de un psiquiátrico cercano, y después una llamada, en la que le comunican que van a cerrar el establecimiento y que debe hacerse cargo de Esme Lennox, una mujer de casi ochenta años de la que hasta ese momento no sabía nada y que resulta ser hermana de su abuela. 

La historia de Esme la cuentan al alimón ella, con sus recuerdos intactos tras sesenta años de reclusión, y Kitty, su hermana, sumida en el abismo del alzheimer. Y esta historia se entrelaza con la de Iris y sus relaciones personales y sentimentales. La historia de Esme, desde la muerte de su hermano Hugo en la India hasta que es internada en el psiquiátrico por sus padres es la de una niña poco convencional y poco dispuesta a someterse a las convenciones a las que a principios del siglo XX debían someterse las niñas de buena familia inglesas. La historia dentro del psiquiátrico es pavorosa, la verdad. Cualquiera podía obligar a su mujer, a su hija, a su madre, a ser internada allí con las excusas más peregrinas y sin posibilidad de salir si la familia no lo pedía. 

Cuando Iris se hace cargo de Esme descubre cosas de su familia que no sabía, secretos tremendos que darán un vuelco a su vida. Y el desenlace final es sorpresivo, la verdad. 

Puede parecer que es un libro del tipo de Kate Morton o de Lauren Willig, pero nada más lejos de la realidad. 

13 de agosto de 2015

El amante japonés - Isabel Allende


Isabel Allende cada vez se parece más a sí misma. Si en "El juego de Ripper" trató de cambiar el chip y no le salió bien, en "El amante japonés" vuelve a sus relatos y aburre a las ovejas (y a mí). De toda la historia entre Ichimei y Alma no hay nada que se salve. La historia de Irina es deslavazada. Seth, el nieto de Alma, tiene un punto machista que no me gusta. De toda la historia, lo único que me ha parecido interesante, porque lo desconocía (la historia de los Estados Unidos está llena de cosas que desconozco), ha sido la parte en la que cuenta la creación de los campos de concentración al comenzar la segunda guerra mundial para meter a los japoneses que vivían en EE.UU. Allí fueron recluidos hombres, mujeres y niños japoneses de primera y segunda generación en el país; sus posesiones (tierras, casas) fueron requisadas, las cartas que escribían fueron censuradas, así como el aprendizaje de las artes marciales dentro de los campos. Aparte de que las leyes de segregación racial les impedían casarse con blancos (no sólo los negros estaban discriminados).

No sé si es que ya se repite como el ajo, o es que sus primeros libros fueron la novedad y tenían otro aire. Pero desde luego éste es para mí prescindible. (Me pasó también con "Vivir para contarla" de García Márquez: era como si hubiera hecho un refrito con todo lo anterior, pero de peor calidad)

5 de agosto de 2015

El discreto encanto de la vida conyugal - Douglas Kennedy


Hannah es hija de un catedrático que lucha por los derechos civiles y de una artista que se codea con los grandes pintores de Nueva York. Pero, en lugar de aprovechar esa circunstancia, decide llevar una anodina vida de mujer casada con un médico rural, a pesar de haber hecho ella misma una carrera. Su marido, Dan, es un tipo poco expresivo, enamorado de su profesión, que la lleva a vivir a un pueblo de mala muerte cercano a la frontera de Canadá, donde habitan una casa pequeña junto con su hijo Jeff, de apenas unos meses. Corren los años 60 y las luchas por los derechos civiles se han radicalizado en algunos lugares.

Pero un acontecimiento viene a turbar toda esa paz y ese sosiego (y ese aburrimiento) de la vida conyugal de Hannah. Y ese acontecimiento retorna cuarenta años después para poner patas arriba toda la vida de Hannah, de Dan y de sus hijos.

Me ha parecido feroz la forma en que en Estados Unidos se juzga en todos los ámbitos a una persona por un hecho que solamente atañe a su vida personal. Esa moralina horrible de los yankis que juran encima de la biblia cuando tienen que declarar en un juzgado; o que no puedas manifestar libremente que estás a favor del aborto sin que se te echen encima hordas de providas. Aunque no hay más que recordar cómo se vivió en Estados Unidos la mamada que le hizo Monica Lewinski a Bill Clinton y cómo vivimos en España la (supuesta) infidelidad del rey Juan Carlos con Corina.

Os dejo un par de párrafos que señalé, que a mi juicio definen perfectamente el "discreto encanto" de la vida conyugal.
En cuanto esas palabras salieron de mi boca, me arrepentí. Pero eso es lo que tienen las peleas, sobre todo con la persona más íntima, y con la que nunca te peleas: cuando algo se suelta, cuando, sin más ni más, todo explota de repente, salen toda clase de cosas horribles.
(...) nadie excepto los dos participantes principales pueden entender realmente la compleja geografía interna de un matrimonio.

22 de julio de 2015

Atomka - Franck Thilliez


Me jode profundamente enterarme de que el libro que estoy leyendo es el quinto de una serie de la que no he leído los cuatro anteriores, porque hay una parte que me he perdido de la historia. "Atomka" es el quinto libro de la serie de Frank Sharko, un detective parisino.Sharko forma parte del equipo que investiga el asesinato de un hombre torturado y congelado; y lo hace junto a su compañera, en lo laboral y en lo sentimental, Lucie. Ambos tienen un pasado (cada uno por separado) triste y de desgracias personales: la mujer de Sharko estuvo secuestrada durante meses y murió en un accidente de tráfico junto con su hija, y las hijas gemelas de Lucie murieron en circunstancias que no acabo de entender. Ahora, Sharko y Lucie comparten sus vidas y tratan de tener un hijo en común.

El cadáver del congelador era un periodista y su pareja parece haber desaparecido. Tirando de hilos y más hilos, se encuentran con que el periodista estaba interesado en la aparición, hace años, de los cadáveres de mujeres en lagos de montaña, que habían muerto en extrañas circunstancias. De ahí encuentran más mujeres arrojadas a lagos, a temperaturas bajísimas, que habían sobrevivido gracias a avisos in extremis. Al tiempo, un niño muy enfermo es encontrado vagando solo, con el nombre la pareja del periodista escrito en un papel. El niño tiene altas dosis de elementos radiactivos en su cuerpo y todos sus órganos gravemente dañados. Además, la trama se embrolla aún un poco más cuando Sharko descubre que está siendo vigilado y que alguien que conocía al secuestrador de su mujer está tendiéndole una trampa. Muchas historias bien hiladas, que nos llevan de París a Chernóbil. Y a la vida después de la vida, y a ser congelado vivo hasta que la enfermedad que sufres tenga cura. 

También se aprende mucho sobre energía nuclear, bombas atómicas, residuos radiactivos... la verdad es que Thilliez se trabajó bien el tema antes de escribir. Y hace que se te pongan los pelos de punta. Él mismo aclara que, cuando estaba escribiendo la novela, después de haberse documentado y horrorizado sobre Chernóbil y pruebas atómicas, sucedió lo de Fukushima y vio cómo se repetían los mismos errores, cómo morían hombres, igual que en Chernóbil, al tratar de atajar las fugas de radiactividad. En fin...

El libro, excelente. Novela negra francesa, que para eso son los que tienen la fama.


13 de julio de 2015

El asesino de la regañá - Julio Muñoz Gijón


Las regañás son unos cuadraditos de pan crujiente, en mi casa somos adictos a las regañás, así que me llamó la atención el título.

Pero es que el libro no da mucho de sí. Una novela corta que no es otra cosa que la relación uno por uno de ocho asesinatos cometidos, supuestamente, con regañás. Ambientada en Sevilla, los sevillanos de más rancio abolengo deciden cargarse a los que han modernizado la ciudad de cualquier forma: arquitectura, restauración, diseño de modas... De Madrid viene un inspector que se encarga del caso, Villanueva, que junto con Jiménez, oriundo de la tierra, pasea de acá para allá haciendo prácticamente nada. Los asesinatos se suceden, uno tras otro, con las regañás de por medio, pero no averiguan gran cosa y al final se medio resuelve el caso de un modo casual. ¿Interés? Poco, tal vez la gracia de reconocer los personajes reales que se esconden detrás de algunos de los de ficción. Menos mal que como es cortísima, se lee en un pis pás y no es un tocho.

8 de julio de 2015

Los vecinos mueren en las novelas - Sergio Aguirre


136 páginas que se leen del tirón en una historia en espiral que te absorbe hasta el punto y final.

John se traslada con su mujer a vivir al campo. Tiene la costumbre de presentarse a los vecinos cada vez que cambia de casa, y en esta ocasión decide hacerlo cuando su mujer tiene que partir a Londres para atender a su padre enfermo. La única vecina de John es una anciana, la señora Emma Greenwold, que le invita a pasar y a tomar el te. John le cuenta que es escritor de novelas y ella, muy interesada, decide contarle la historia de algo que le ocurrió hacía muchos años, cuando viajaba en un tren a Edimburgo. Y con esa historia comienza una espiral de historias con un final sorpresivo y estupendo. 

Buenísimo. Es como una película de Hitchcock, subiendo la tensión de la trama hasta el final, haciendo el ambiente irrespirable y denso. No os lo perdáis que es buenísimo.

6 de julio de 2015

Arde Chicago - Charlotte Carter


Chicago, 1969. Una muchacha negra desaparece y su abuelo pide ayuda para encontrarla. Por supuesto, no la pide a la policía porque tras los disturbios por la muerte de Martin Luther King no están por la labor de ayudar a los negros, sino a Woody, el tío abuelo de Cassandra. Nos adentramos en los barrios negros de Chicago donde todo es miseria y cutrez, y en los grupos de protesta de negros universitarios, desde donde se lucha contra el poder (blanco) establecido. 

Cassandra tuvo una infancia de mierda, y sólo se libró de ser una adolescente problemática gracias a que su madre la abandonó y su abuela se murió cuando Cass empezaba a despuntar. Ivy y Woody la acogieron en su casa y le dieron una educación que no habría tenido en otras circunstancias. Ivy y Woody son negros, sí, pero de un estatus diferente al de los negros empobrecidos. Y es a Woody a quien el abuelo de la muchacha desaparecida pide ayuda. Y pronto se da cuenta de que esa desaparición es, cuanto menos, rara. Y peligrosa para sus vidas. Y se van metiendo los tres en una trama violenta en extremo que les hace arriesgar sus vidas.

Es un libro muy al estilo de las pelis de Humphrey Bogart. Te lo imaginas en blanco y negro, con esos cochazos de antes. Pero no me ha acabado de calar, la verdad. Aunque es corto y se lee bastante rápido, no ha sido una historia que me haya acabado de gustar.

30 de junio de 2015

Único testigo - W. Kelley & E. W. Wallace


La novela en la que se basa la película homónima, protagonizada por Harrison Ford (mmmmm...) y Kelly Mc Gillis no se separa un milímetro apenas de la película. Y digo apenas porque yo, que he debido de ver la peli unas ocho o nueve veces, sólo le he encontrado la diferencia en que la canción que bailan John y Rachel no es "Wonderful world" de Sam Cooke sino "California Dreamin'" de The Mamas and the Papas. El libro es cortísimo, se lee en un suspiro, no te deja levantar la cabeza de la lectura, te imaginas a John-Harrison perfectamente, y te vienen a la cabeza escenas de la película (cómo levantan el granero los amish, cómo cae el cereal en el silo) que te hacen más vívida la lectura.



El libro tiene un añadido con respecto a la película: te hace ver más claramente lo opresivo de la vida de una mujer amish, la falta de libertad, el ser tratada como una niña.

29 de junio de 2015

Linda, como el asesinato de Linda - Leif GW Persson



Torrente trabaja en la policía sueca y se llama Bäckströms. Bebe cerveza como un cosaco, es vago, sucio, jeta, misógino, aprovechado, inútil... Una joya, vamos. No se sabe cómo ha conseguido llegar a policía, sí cómo consigue llegar a ser el jefe de la investigación del asesinato de Linda, una chica guapa y joven, en la pequeña localidad de Växjö. Pero, teniendo en cuenta que el máximo interés de Bäckströms es pegarse la vida padre, beber como un cosaco gratis, ver porno y tratar de tirarse a alguien, se puede una imaginar cómo va la investigación. 

Este Torrente a la sueca decide investigar a lo grande y analizar el ADN de toda la población masculina de Växjö mientras suelta barbaridades mentales y gasta sin medida a cargo de los presupuestos generales del estado. Del procedimiento policial habitual se encarga la policía "pueblerina" de Växjö, que son bastante más normales que esta joya del nilo. 

Y la verdad es que se me ha hecho pesada. Demasiados policías, demasiadas personas con el mismo nombre, demasiado deslavazado todo, demasiado cansino el Backstroms (paso de las diéresis a estas alturas) y, en fin, demasiado todo. Demasiadas páginas para tan poca chicha final.

15 de junio de 2015

Mis documentos - Alejandro Zambra



Odio los relatos cortos. Cuando le estás cogiendo el gustillo a una historia, se acaba. Y te deja con ganas de más. Pero la siguiente es distinta. Y cuando le vas cogiendo el gustillo, se acaba. Y vuelta a empezar. Y llega un momento en que te jode esta situación.

Si encima al principio andas empanada y piensas que es todo una misma historia y te parece todo deslavazado, y para cuando te das cuenta de que son distintas ya llevas tres o cuatro... En fin, que no. No me ha llenado nada. Me ha costado horrores.

31 de mayo de 2015

El lado oscuro - Lotte Hammer y Soren Hammer


Una mañana, dos niños madrugadores se encuentran cinco cadáveres colgando del techo del gimnasio del colegio. Ahorcados y mutilados, el asesinato y la presentación de los cadáveres, perfectamente ordenados en una cruz trazada al milímetro, horripila a la sociedad danesa hasta que se averigua que los cinco hombres eran pederastas. Y de ahí el título, "El lado oscuro". Gran parte de esa sociedad horripilada se pasa a ese lado oscuro cuando sabe cuales han sido los delitos de los hombres y opta por no ayudar a la policía. 

Para mí lo único interesante del libro es ver esa dicotomía entre el lado luminoso y el oscuro y la delgada línea que los separa, y los tejemanejes entre policía y periodistas, ocultándose información y ofreciendo migajas a cambio de favores. Por lo demás, la historia se pierde un poco, no sabes muy bien quién es quién, nadie tiene una personalidad marcada y los acontecimientos van como a trompicones y sin engranarse los unos con los otros. 

Las cifras de abusos sexuales a menores en Dinamarca tampoco dejan indiferentes, la verdad. 

12 de mayo de 2015

Mi planta de naranja lima - José Mauro de Vasconcelos


¡Qué libro tan duro! 

Zezé es un niño de cinco años, un poco demasiado travieso, que vive con su familia en un pueblo brasileño. Su familia es muy pobre, pues el padre se encuentra en el paro. Zezé es un niño maltratado. Sus travesuras, a veces excesivas, son corregidas a base de palizas que le propinan los miembros de su familia. Y no solo de violencia física estamos tratando, sino también de violencia psicológica. Y Zezé lo sobrelleva con resignación, con tristeza, con rebeldía. 

Zezé solamente encuentra cariño en su maestra de la escuela y en Portuga, un portugués, al que Zezé quiere matar por cogerle de las orejas en público, pero que acaba volviéndose su mejor amigo. Con estos dos pilares y con el amor de su hermana Gloria, Zezé empieza a darse cuenta de que el maltrato que vive no es justificable, hasta el punto de pedirle a Portuga que lo compre a su familia. Pero la vida puede ponerse aún más cuesta arriba.

Pero, a pesar de todo, es un libro que merece la pena leer. 


30 de abril de 2015

La mujer que vivió un año en la cama - Sue Townsend


Eva es una mujer normal y corriente. Tiene dos gemelos superdotados y un marido astrofísico. Su vida es normal y corriente hasta el día en que los gemelos se marchan a la universidad y ella decide meterse en la cama y no salir. A nada. 

Una, que es madre de mellizas y sabe lo agotador que puede ser la vida con mellis especialmente cuando son pequeños, entiende que Eva quiera meterse en la cama y descansar todo lo que no ha descansado en esos 18 años. Pero la realidad es que a esta mujer se le va completamente la pinza, y lo que a priori puede tener la historia de vivificante se va desvaneciendo a medida que nos adentramos en la historia. Y ya cuando a la gente le da por decir que es una santa, que hace milagros y demás, el desvarío llega al summum. 

Lo único que realmente conservaría es la parte en la que el marido le pide a Eva que le explique lo que tiene que hacer en Navidad y ella empieza una lista exhaustiva de cosas que a él le dejan exhausto e impactado a partes iguales. Ese fragmento, trece páginas en mi libro, es para enmarcar y entregar a todos esos padres, maridos, hijos e hijas que piensan que la cena de navidad aparece por ósmosis y los regalos también.

Así pues, un libro prescindible y absurdo.

20 de abril de 2015

Blues de Trafalgar - José Luis Rodríguez del Corral


Andrés, Teresa, Julián y Fede son jóvenes aunque sobradamente preparados en la época de la expo de Sevilla. No viven mal, les va el rollo progre. Andrés escribe libros, Teresa tiene por delante una vida política con buenas expectativas, Julián se dedica al mundo del audiovisual y Fede es un arquitecto comprometido con el entorno. 

Es verano y se van todos a Zahara de los Atunes a pasar unos días. Una noche, buscando el mejor sitio para ver la lluvia de estrellas, se topan con un alijo de cuatrocientos kilos de hachís y deciden llevárselo y venderlo. Cuando unos días después Andrés lee en el periódico que un joven de Zahara había sido secuestrado por los traficantes de hachís, que le reclamaban a su familia el importe total del cargamento, sólo Andrés siente escrúpulos por lo que pueda pasar, pero entre todos le convencen de que al muchacho no le va a pasar nada, que sólo le están dando un susto. El chaval, hijo de una mujer más pobre que las ratas, aparece muerto unos días después. Entonces, como el hachís ya está vendido, deciden darle a su madre y a su hermana, al cabo de un año, ocho millones de pesetas a modo de "compensación". 

Durante ese año, cada uno hace la vida por su lado y Andrés se va a Londres. Al cabo de un año vuelve con la intención de cumplir el pacto que habían hecho, pero los otros no están dispuestos a pagar, por lo que Andrés, presa de los remordimientos, decide dejarle diez millones de los que le tocaron a él a la hermana del chico... 

Y hasta ahí puedo leer. 

Y una se pregunta ¿qué habría hecho yo? Claro que no conozco a nadie a quien venderle 400 kilos de hachís, lo cual es un obstáculo importante. Pero si hubiera decidido llevármelo ¿lo habría devuelto al saber que alguien estaba en peligro? Ochenta millones de pesetas en el año 1992 daban para muchísimas cosas, comprarte un piso, un coche, hacer unos cuantos viajes... Y tú ¿qué habrías hecho? 

14 de abril de 2015

Middlesex - Jeffrey Eugenides


Pasa mucho lo de no haber oído en tu vida sobre un tema y que de pronto aparezca por todos lados. Me pasó cuando leí "La cocinera de Himmler", que de pronto el genocidio armenio (sí, ese mismo que tiene ahora en jaque las relaciones diplomáticas entre Turquía y el Vaticano) salía por todos lados. En esta ocasión es el tema de los intersexuales. Tal vez no hubiera oído del tema porque antes se les llamaba hermafroditas. "Middlesex" es, en parte, la historia de una persona intersexual. Pero no sólo eso. Es un repaso a la familia Stephanides, desde la huída de la quema de Esmirna por los turcos en 1922 hasta el momento actual.

Desdémona y Lefty son hermanos. Viven en Grecia en un momento en el que la guerra con Turquía hace que las cosas no sean fáciles. Pero además, Desdémona y Lefty están enamorados el uno del otro. En su huída de la guerra embarcan hacia Estados Unidos, haciéndose pasar por desconocidos que se enamoran y se casan en el mismo barco. Ambos inician una nueva vida en Detroit, junto con una prima que vive allí y su marido, sin confesar a nadie la realidad de su parentesco. Lefty trabaja en la fábrica de la Ford mientras que Desdémona lo hace criando gusanos de seda para los negros. Se hace un repaso a la historia de Estados Unidos a lo largo de todo el libro. Tienen dos hijas, Desdémona y Zoe, que a su vez se casan. Desdémona se casa con Milton y tienen dos hijos: Capítulo Once (en ningún momento, o yo no he creído verlo, se explica el por qué de tal nombre) y Calliope. Pero Cally guarda sin querer un secreto: sus genitales. Todo el mundo da por hecho que es una mujer, pues sus testículos se encuentran retraídos y su pene es tan pequeño que parece un clítoris grande. Ni Calliope ni su familia descubren la verdad hasta que ella cumple los catorce. 

El libro es muy, muy interesante y entretenido. La historia va hacia adelante y hacia atrás (la cuenta un Cal ya de cuarenta años) pero no se hace liosa en ningún momento. Desde la cría de gusanos de seda al paternalismo de la fábrica Ford, desde el contrabando de alcohol durante la ley seca hasta los disturbios en Detroit, desde el estudio de la intersexualidad hasta la guerra de Vietnam, todo es entretenido de leer. De Eugenides ya había leído "Las vírgenes suicidas" en la que se basó Sofía Coppola para su película homónima, y me gustó bastante. Con esta otra novela me confirma que es un gran escritor. 

31 de marzo de 2015

El efecto Marcus - Jussi Adler-Olsen


¡¿Por qué?! ¿Por qué se acaban tan pronto? ¿Por qué hay que esperar tanto al siguiente? (especialmente cuando tu amiga tulipana te hace el chincha rabiña cara de piña y te dice que en Holanda saldrá el siguiente este verano)

Pues ya está finiquitado "El efecto Marcus", el quinto libro de la serie del Departamento Q. Volvemos a tener a Carl, Assad y Rose a nuestra disposición en una novela que no se adentra en el pasado lejano como las anteriores pero que es igualmente trepidante. 

William Stark, un funcionario encargado de varios proyectos de cooperación internacional en África, desaparece al volver de un viaje con las sospechas de que hay algo raro en el proyecto de Dja. 

Marcus es un chaval de quince años, inmigrante irregular en Suecia, perteneciente a un clan que lidera Zola, un cabrón que se dedica a explotar a estos inmigrantes para que roben carteras y mendiguen por la ciudad. Marcus es hijo de otro de los miembros del clan, pero no por ello tiene privilegio alguno. Una noche, Marcus escucha cómo Zola está dispuesto a dejarlo minusválido para que pueda seguir explotando su cara de niño bueno y Marcus tiene que escapar. En su huida, perseguido por los secuaces de Zola, se esconde en un hueco en la tierra en el que hay un cadáver, el de William Stark, al que Marcus le quita un collar africano con el que luego puede identificarlo en una foto que su hijastra ha puesto por todos lados para encontrar a William. Pero la vida de Marcus no es fácil en la ciudad, porque todos los del clan le buscan, y también las personas que habían ordenado a Zola matar a William Stark... y la historia se va tensando, el círculo se va cerrando en torno a Marcus, al que parece buscar toda la ciudad. 

Y sabremos, de paso, algunos detalles de las vidas de los protagonistas habituales: Carl y sus amores, Rose con sus rarezas y Assad con su vida anterior. Y qué gusto volver a los "o sea" de Assad. 

Total y absolutamente recomendable. 

19 de marzo de 2015

M-I-O - Pablo Gonz


Resumiendo. Un imbécil de 22 años se hunde en la miseria al ser despedido de su trabajo y no encuentra otra solución a su vida que irse a la isla de La Palma a vivir, a ver si se folla a dos noruegas y a fumar puros. Y esto es todo, amigos. 

Cómo esta joya de la nada ha conseguido ganar un premio de novela corta es algo incomprensible. Cómo serían las demás presentadas a concurso. Ese jurado sí que tiene mérito y no los de O.T.

17 de marzo de 2015

La delicadeza - David Foenkinos



Una novelita distinta. Se lee en un suspiro y te deja una sensación de buen rollo que apetece. Salpicada con citas absurdas que tienen que ver con la historia (aunque a veces muy tangencialmente). "La delicadeza" nos cuenta la historia de Nathalie y François, la pareja perfecta, el matrimonio perfecto, la felicidad absoluta. Hasta que François muere atropellado por un coche. Nathalie se sume en una profunda tristeza durante meses hasta que decide volver al trabajo. Allí la espera su jefe, Charles, enamorado de ella desde hace tiempo, esperando su oportunidad. Charles tiene poco tino, para qué nos vamos a engañar, y se lleva un chasco cuando Nathalie le espeta que no le gusta nada en absoluto. 

Pasan los meses y Nathalie, un día, de pronto, besa a Markus, un sueco anodino que trabaja en su mismo equipo. Markus es prácticamente invisible: no destaca por nada, no está bueno, no es guapo, ni alto, ni sociable, es normal y corriente tirando a aburrido. Markus se ve sorprendido por este beso proveniente de una tía estupenda como Nathalie (en la película sobre el libro, la actriz Audrey Tatou hace de Nathalie) y quiere saber a qué se debe ese arrebato. Y no se conforma con la respuesta de Nathalie que dice no saber por qué lo ha hecho. Así comienza una relación entre ellos un tanto extraña, distinta. 

El tono y las formas me han recordado por momentos a Anna Gavalda. 

13 de marzo de 2015

El devorador de libros - Rebecca Makkai


Ian Drake es un niño de diez años que va a la biblioteca siempre que puede. Ian tiene una familia profundamente religiosa y una madre que no quiere que lea cosas tan terribles como Harry Potter, historias de Roald Dahl ni nada que tenga que ver con la teoría de la evolución de las especies.  De frente se topa con la bibliotecaria, Lucy Hull, incapaz de negarle al niño ningún libro (porque además, al parecer, eso atentaría contra la primera enmienda a la constitución de los Estados Unidos, la que preconiza que no habrá leyes que establezcan una religión oficial; y que hay libertad de religión y de expresión; tomen nota nuestros próceres patrios). Lucy proviene de padres rusos, no tiene pareja aunque sale con un tipo y deja que su vida transcurra entre libros de cuentos y talleres de origami.

Ian, además, es visto como homosexual por cuantas personas le conocen en el cole y en la biblioteca, razón por la cual sus padres le apuntan a una especie de cursillo para que se le pase, en algo parecido a una secta. 

El círculo viciado y opresivo de Ian se va estrechando entre unas cosas y otras, pues apenas puede leer nada ya que la canguro le vigila cuando no lo hace su madre. Así que Ian hace lo único que puede hacerse en esos casos: fugarse. Y se fuga a la biblioteca, donde lo encuentra Lucy, que decide, a su pesar, devolverlo a su casa. Pero la cosa se complica y acaban llegando a la frontera con Canadá en el estado de New Hampshire, 2.000 kilómetros más allá. En una huida en la que Lucy trata de sonsacar algo a Ian que la haga pensar que está haciendo bien. Es una escapada un tanto delirante a los ojos de cualquiera con dos dedos de frente. Ella misma se cuestiona lo que está haciendo, a dónde le va a llevar todo eso, cómo va a ser su vida después del secuestro de Ian. Porque aunque en realidad Lucy no le haya secuestrado, legalmente es un secuestro.

La resolución de la huida es un tanto macarrónica y difícil de creer, pero esta es una obra de ficción. Y aunque en muchos sentidos apoye los motivos que llevan a Lucy a escapar con Ian, no creo que sea tan fácil resolver un entuerto así. Aunque, como dice ella misma, 
En cambio, los libros... Sigo creyendo que los libros sí que pueden salvarte.

3 de marzo de 2015

La alumna - Alessia Gazzola


Alice Allevi es una residente de medicina forense en el Instituto de Medicina Legal de Roma. Es un puro despiste, negligente y un poco vaga en lo laboral, aunque el trabajo de forense le fascina. Es el último mono del Instituto, ella lo sabe y sus profesores también. 

Alice está presente en el momento de levantar el cadáver de Giulia, una muchacha toxicómana que aparece muerta en su casa y a la que Alice conoció de forma totalmente casual el día anterior. Todo apunta a una sobredosis de alguna droga, pero la autopsia y algunos detalles que apunta Alice indican que no, que la muerte se ha debido a un shock anafiláctico por una reacción alérgica al paracetamol, 

Giulia pertenece a una familia acomodada y rica de Roma, y el caso tiene su revuelo mediático. Alice se mete de forma personal en la investigación, implicándose demasiado. Al mismo tiempo, comienza una relación con un periodista macizorro, monísimo y encantador con el que sale y entra con frecuencia (sorprende: los del MIR no creo que tengan tanto tiempo libre; desde luego no lo tienen los residentes en Anatomía de Grey). Entre medias hay un desglose de bolsos de marca, zapatos de marca y vestidos de marca que me sobran bastante. 

Y Alice me desespera. A pesar de ser advertida de que su actitud ante el trabajo es nula y que tiene un plazo de tres meses para remontar si no quiere repetir curso, no hace ná de ná por tratar de mejorar su situación. Más bien al contrario, comete una metedura de pata tras otra, lo que no le proporciona precisamente buena fama. Y no es que esté mal que me desespere. Quiero decir que hay tantas protagonistas de libros que son mariperfectas que ésta es atípica. Pero es que a ratos parece rubia de lo tonta y a veces Cristiano Ronaldo de lo primitiva. 

No sé, es una mezcla entre Marian Keyes y una novela policíaca que no llega a negra. Una cosa rara. 

26 de febrero de 2015

La ausencia del ogro - Dominique Sylvain

La ausencia del ogro - Dominique Sylvain

Está claro que los franceses escriben la novela negra de forma distinta que los nórdicos. Y eso que se supone que tienen más antigüedad en el negocio. 

La ausencia del ogro comienza sus andanzas en Nueva Orleans, donde Ingrid es salvada de un ataque sexual de parte de dos hombres por un gigante armado con una motosierra. Este gigante, de nombre Brad, es jardinero. Ingrid y Brad se hacen amigos y comparten confidencias.

De pronto la acción salta a París unos años más tarde. Una mujer aparece muerta en un parque. Uno de los jardineros no aparece. En la investigación del hecho aparece, en la habitación del jardinero, un folleto publicitario de una masajista que resulta ser Ingrid. El jardinero es Brad y ha cambiado de nombre y se llama Bernard. 

A partir de ahí, Ingrid intenta, con la ayuda de su amiga Lola, excomisaria de policía, encontrar a Brad y solucionar el caso. Hay monjas, okupas, artistas, constructores, viejos libros sobre botánica... hay de todo. A veces un poco enmarañado. A veces un poco tramposo. Pero con un final impecable. 

No es de morderse las uñas, no es tenso, pero está bien montado, bien hilado, no deja cabos sueltos y se lee con rapidez. 

20 de febrero de 2015

Los besos no se gastan - Raquel Martos


Yo de Raquel Martos sólo sabía que trabaja con Pablo Motos en "El hormiguero". Pero resulta que también es escritora y que lo que escribe (o al menos este libro) me gusta.

"Los besos no se gastan" cuenta la historia de dos amigas que lo son desde la infancia: Lucía, que se queda huérfana de madre con cuatro años, y Eva, que la acoge cuando Lucía cambia de colegio tras la muerte de su madre. Lucía y Eva se hacen inseparables, son la una para la otra, tanto, tanto, que Lucía es acogida en casa de Eva como una más. Su amistad a través de los años, de los novios, de los problemas es lo que relata este libro.

La novela comienza cuando se reencuentran, años después de haberse abandonado, en un momento de crisis para cada una de ellas. Lucía tiene una hija, Lola, y un marido del que ya no está enamorada y del que se quiere divorciar. Eva acaba de ser abandonada por su último novio y vive una vida de ejecutiva agresiva que no parece aportarle todo lo que ella quiere. Estos cambios en sus vidas y su encuentro tras un tiempo distanciadas hacen que la una se apoye en la otra, como cuando eran niñas, para ayudarse y auparse. Es una preciosa historia de amistad, un poco triste, un poco de rememorar nuestras propias infancias y lo que nos hacía felices de pequeñas. 

Os lo recomiendo. Una vuelta a la niñez, a la adolescencia, al BUP, a las mañanas tiradas en el césped de la facultad en cuanto salía un rayo de sol. 

12 de febrero de 2015

El hombre que arreglaba bicicletas - Ángel Gil Cheza


Escogí este libro por el título. Me gustó. No me ha defraudado la historia. Y si bien el comienzo me pareció lioso hasta el punto de volver atrás un par de veces, luego me di cuenta de lo que pasaba y seguí. 

Es una historia sencilla, sin estrés. A la muerte de un famoso escritor español, Artur Font, su abogado ha de encontrar a una persona que hace años que conoció. Esta persona será una de las herederas de Artur, junto a su mujer y a su hija. Y aunque la tarea no es fácil, porque de esa historia hace dieciséis años y la persona vive en otro país, finalmente aparece en la apertura del testamento. Y lo que hereda es la caseta donde Artur arreglaba bicicletas, situada muy cerca de su casa, la alquería Julieta, donde vivía con su mujer, Noelia y su hija Enda. 

Noelia se agarra un cabreo de narices porque no sabe quién es y de dónde ha salido esta persona. Pero decide invitarla a su casa en tanto se resuelven los trámites legales de la herencia y de la venta del taller. Y es allí donde toda la historia se va desmadejando, uniendo cabos de un lado y del otro, hasta completarla.

Es una historia bonita, sin estridencias, que fluye velozmente y se lee en muy poco tiempo. Ideal para desintoxicarte entre thrillers psicológicos tensos. 


11 de febrero de 2015

El misterio de la casa Aranda - Jerónimo Tristante


Ser policía a finales del siglo XIX no era cosa fácil. Sin internet, ni móvil, ni coche oficial, ni adn, ni siquiera con un registro de huellas digitales, era fácil quedar impune si eras un asesino un poco listo. 

Víctor Ros es policía y es muy listo. Antes de policía fue un raterillo de barrio. Pero las circunstancias de la vida han hecho de él un policía de renombre a pesar de su juventud. Recién destinado a Madrid, se le encarga la investigación de la casa Aranda, en la que anteriormente, hace años, la dueña había asesinado a su marido. Tras aquel asesinato se sucedió un intento de homicidio años después. Y ahora, diez años más tarde, otra mujer ha tratado de asesinar a su marido en la misma casa. Todo parece envuelto en una halo paranormal que choca frontalmente con las ideas y conocimientos de Víctor.

Además, y por su cuenta, Víctor se encarga de investigar las muertes de unas prostitutas. Él va de putas, claro, y una de ellas, Lola, le pone sobre aviso del tema cuando muere una amiga suya. Víctor comienza a tirar del hilo y se encuentra con que la madeja es más grande y más embrollada de lo que él podría haber pensado.

El libro está muy bien ambientado, a veces incluso el autor se pasa (a mi parecer) dando detalles que ambientan más aún pero que despistan de la trama. Es entretenido de leer sin llegar a la tensión de los nórdicos y desde luego el autor ha puesto empeño en documentarse bien sobre la época. 

28 de enero de 2015

Nudos y cruces - Ian Rankin

Nudos y cruces - Ian Rankin

John Rebus es un policía alcohólico y fumador empedernido. No es nada apetecible, no te atrae en absoluto. Aunque algo de sex-appeal debe de tener porque acaba ligando. 

Rebus vive en Edimburgo, donde empiezan a desaparecer niñas que aparecen posteriormente muertas, sin más. Ni abusos sexuales, ni palizas. Al mismo tiempo empieza a recibir cartas con nuditos o con cruces hechas de cosas variadas. 

Rebus además esconde una parte de su vida anterior que se resiste a salir de su subconsciente: la época en que fue entrenado para las fuerzas especiales del ejército. Además tiene un hermano que practica la hipnosis en los teatros y que, en sus ratos libres, se entretiene en trapichear con droga. La ex-mujer está liada con un compañero de Rebus y la hija es su ojito derecho, el amor de su vida. Pero como familia no es una familia muy estructurada que digamos.

La investigación transcurre a trompicones, pues es anterior al uso masivo de ordenadores, antes de la existencia de los móviles, en fin, en el pleistoceno superior prácticamente. Filtrar miles de llamadas con supuestas pistas es uno de esos trabajos tan bonitos y que tanto hacen por superarte en tu profesión. 

Pero cuando la hija de Rebus es secuestrada, las cosas se precipitan y su subconsciente ha de aflorar para poder encontrarla. 

La novela no está mal, pero choca tanto la falta de medios a los que estamos acostumbrados en esta época en que todos llevamos un csi dentro y un smartphone en el bolsillo... que se hace un poco pesada hasta que se empieza a precipitar la acción. Trataré de darle una segunda oportunidad a la serie de Rebus, cuando tenga rato.

19 de enero de 2015

Martyrium - Vicente Garrido y Nieves Abarca


¡¡Qué tensión!! Necesitaba acabarlo para poder aflojar las mandíbulas. Porque a pesar de que desde el principio sabes que la cosa acabará bien (al menos una parte de la historia, que para eso está encargada Valentina Negro del caso), las tramas paralelas te van haciendo tensar la mandibula hasta que las muelas te chirrían. Y para rematar el final. Vamos, que no me empecé el siguiente de inmediato porque necesitaba relajarme si no quería acabar con las muelas planas de tanto apretar. 

Valentina Negro está de vacaciones cuando la llama la magistrada Rebeca Palacios, una de los jueces que juzgarán a Mendiluce (ver Crímenes exquisitos). La hija de la juez ha sido secuestrada y el rescate no es económico, sino un vil chantaje: deberá dictar una sentencia favorable a Mendiluce si quiere volver a ver a su hija. La chica vive en Roma y allá que se va Valentina. 

Al mismo tiempo, una serie de asesinatos se están cometiendo en la ciudad eterna. Sanjuán, el compañero de Valentina en la investigación de los crímenes exquisitos, es llamado por la policía romana porque el perfil parece encajar con el de "El artista", el asesino de Crímenes Exquisitos.

Pero entrelazada con estas dos historias hay una tercera en la que confluyen la trata de blancas y la venta de vírgenes al mejor postor que va caldeando la historia y liando la madeja. 

Un libro espectacular, un final apabullante. Muy muy muy recomendable. 

10 de enero de 2015

Ciudades de papel - John Green


Quentin es un tipo normal, ni guapo, ni feo, ni alto ni bajo. Está en el último curso del instituto y se graduará en breve. No sobresale en nada. Normal, ya digo. 

Su vecina Margo en cambio es la típica reina del baile de fin de curso americano. Guapa, exitosa... Quentin y Margo son amigos porque son vecinos. Pero hace años que se distanciaron.

Una noche, Margo aparece en casa de Quentin vestida para atracar bancos y le pide ayuda para llevar a cabo un plan de venganza que les lleva toda la noche. A la mañana siguiente Margo no aparece por el instituto ni por su casa. Margo ha desaparecido, como otras veces. Sus padres deciden pasar de ella, pues ya es mayor de edad. Pero Quentin no puede parar de pensar en dónde puede encontrarse. E inicia una búsqueda en la que implica a todos sus amigos, algunos de ellos bastante friquis. Margo ha ido dejando complicadas pistas y el tiempo corre que vuela. 

Y la conclusión que saco, finalmente, es que Margo es una pija insoportable que no sabe qué hacer para llamar la atención  de la gente que tiene a su alrededor, y que desaparecer es fácil si tienes coche, dinero y ganas, si no tienes hijos ni nada que te ate. Margo tiene dos collejas o más, y nadie se las acaba dando. Vaya, me ha parecido una novela para adolescentes aburridos de tenerlo todo. Entretenida a ratos, pasable sin morir mortalmente de aburrimiento en otros momentos, pero prescindible. 

5 de enero de 2015

El mercader de alfombras - Phillip Lopate


Como Coral Glynn, ésta es la historia de un hombre aburrido, con una vida insulsa, que no hace nada por cambiar. Cyrus Irani es zoroástrico, tiene una madre de lo más mandunganta y un hermano que es un liante. Eso es lo más intenso de su vida. Vende alfombras, come, duerme, se tira pedos. Y ya. 

Hasta que no llegas a casi quince páginas del final no le pasa absolutamente nada. Y para lo que le pasa y el resultado, pues ya para qué. 

¡Qué empeño tienen algunos de describir vidas insulsas, coño!