19 de marzo de 2013

¡¡Llama a la comadrona!! - Jennifer Worth


A este libro he llegado por recomendación de mi amiga Coquitos. Cuenta la historia de Jenny Lee, la propia autora, y de su formación como comadrona en Londres en los años cincuenta.

Jenny ha acabado la formación en el hospital, y se va a hacer las "prácticas" al centro San Ramón Nonato, un convento. Cuenta su llegada al convento, donde coincide con Sor Mónica Joan, una monja muy mayor, que la deja fascinada con su labia y su desparpajo. Pero lo que más le gusta es la sensación de sentirse arropada y de formar parte de una comunidad de personas con sentido de familia, digamoslo así, y no en plan cuartelero, como estaba en el hospital.

Pero, sin duda, lo más interesante del libro es leer cómo era un parto en esa época: la mayoría en casa con una comadrona, sin apenas medicinas, con poca intervención, bastante más respetuosos que ahora mismo. Y leer cuáles eran las condiciones de vida en el East End de Londres en esa época: paupérrimas y miserables, en muchos casos faltas de higiene, de alimentos y de casi lo más necesario. Y que, a pesar de todo, hubiera establecido un sistema de asistencia domiciliaria al parto, es una cosa que me fascina. También es interesante saber el proceso por el cual se llegaron a crear estudios oficiales para ser comadrona.

Hay dos partes de la novela especialmente intensas: el parto prematuro del vigésimoquinto hijo de Conchita Warren, y su peculiar manera de hacer el método canguro y de alimentar al bebé con el dedo; y la tremenda historia de pobreza, prostitución y embarazo de Mary, y sus posteriores consecuencias.

Cada historia, cada parto, tiene su parte intensa, su lado tierno, su momento duro. Desde luego, es un libro que merece la pena leer. 

1 comentario:

M. dijo...

Mira, bajándome la serie me coges. Ya veré si me voy a por el libro o no. Siempre dicen que mejor el libro que la peli, pero la serie tiene tan buena crítica...

Chao!