7 de noviembre de 2009

La carretera. Cormac McCarthy



"La carretera" fue galardonada con el premio Pulitzer en el año 2007. No sé si esto es muy significativo porque, leyendo la lista de premios Pulitzer de novela desde que fueron creados, encuentro pocos autores conocidos y pocas novelas traducidas al castellano (para el que quiera curiosear: Premios Pulitzer de novela). Tampoco Cormac McCarthy me sonaba de nada (aunque curioseando, me entero de que también escribió "No es país para viejos", en la que se basaron los hermanos Coen para su película), y si me he leído este libro es por recomendación de mi cuñada.
Esta es una novela apocalíptica, que transcurre en una zona -que parece ser Estados Unidos- completamente devastada aparentemente por un desastre nuclear, protagonizada por un hombre y su hijo, de los que no sabemos los nombres, que caminan y caminan por las carreteras buscando el sur y una esperanza de encontrar algo más que ceniza y muerte en algún sitio.
Al principio es un tanto angustioso, el hambre, el frío, el temor a las bandas de caníbales... hay un párrafo que me espeluznó especialmente:
    "... Este es mi niño, dijo. Le limpio el pelo de sesos de un muerto. Es mi trabajo. Luego lo envolvió en la manta y lo llevó junto al fuego".
Pero a partir de ahí, me parece que la novela es una especie de montaña rusa con picos de hambre y dolor y picos de suerte tremenda, encontrando comida en abundancia, que se repiten en varias ocasiones, y que hace que la angustia sea menor porque sabes que encontrarán comida más adelante, seguro.
Por otro lado me pregunto para qué tanto andar, a dónde quiere ir a parar este hombre con su hijo si no parece haber esperanzas, de dónde saca el niño su bondad si es algo que no ha vivido porque desde que nació esto es lo que hay, y están en tal situación que el ayudar a otros dándoles algo de tu comida puede implicar que te roben todo lo que tengas o que te mueras tú de inanición.
En fin, que a mí, estos rollos apocalípticos, me dejan un poco fría. Por cierto, al traductor, Luis Murillo Fort, alguien debería decirle que el verbo "desandar" se conjuga como "andar" y por tanto, no se dice "desandaron" sino "desanduvieron". Lo repite en, al menos, dos ocasiones.

3 comentarios:

Bookworm dijo...

Holaaa! Veo que has creado un blog literario recientemente. Ya ni sé cómo he llegado hasta aquí, pero me alegro.

Quería aportar mi comentario en este "post" porque tampoco me emocionó demasiado. La verdad es que puse muchas expectativas en él con todas las cosas buenas que había oído pero al final no me pareció para tanto.

Sin embargo sí me gustaría ver la película. Puede ser uno de esos pocos casos en que la peli me guste más que el libro.

Si te apetece leer mi entrada sobre el libro pincha aquí.

Un saludo

Leox dijo...

Lo mejor que leido del escritor. No pude con no hay pais para viejo y Suttre es un plomazo.
Espero algun dia leer trilogia de la frontera

Sol dijo...

Bookworm, me ha chiflado la plantilla de tu blog.
Leox, te sigo desde hace tiempo de forma callada. Gracias por leerme.