25 de noviembre de 2009

El hombre inquieto - Henning Mankell



Que quede claro que soy una fan absoluta de Mankell, tanto de la serie de Wallander, que termina con este libro, como de los supuestamente juveniles ("El secreto del fuego", "El perro que corría hacia una estrella") y el resto de sus novelas (especialmente "Comedia infantil", que me resultó durísima pero estupenda).

Y esta novela, "El hombre inquieto" me ha enganchado una barbaridad, con una trama que transcurre casi antesdeayer pero se retrotrae a la época de la guerra fría. Lisa, la hija de Wallander, tiene una hija y se casa. Su suegro desaparece un buen día sin motivo aparente y el inspector, a pesar de no estar en el equipo de investigación, hace algunos descubrimientos gracias a su relación con el desaparecido, que le retrotraen hasta la época de la guerra fría. Y te vas metiendo y metiendo en la historia, haciendo tus propias cábalas, intentando adelatarte a él en sus investigaciones, y cuando te quieres dar cuenta, el libro se ha terminado. Lo único que me ha decepcionado, tal vez, es que resuelva el fin de la serie con dos párrafos, en apenas seis renglones, que aunque ya venían anunciándose en el resto de la novela, son demasiado bruscos. Da la sensación de que Mankell tenía ganas de cargarse definitivamente a Wallander. Y que conste que no descubro nada, porque al menos en el libro que me compré había una banda alrededor que dejaba bien claro que era el último libro de la serie.

Me llama la atención especialmente la relación padre-hija, esa relación tan tensa, tan de personas iguales, en el sentido de que los polos iguales se repelen, que se suaviza en muchas ocasiones solamente gracias a esa nieta sin nombre, que es otra cosa que me choca. El registro civil en Suecia debe funcionar de forma totalmente distinta que en España, porque aquí es impensable que haya una niña sin nombre durante meses, tienes que inscribirla en el plazo de ocho días desde el de su nacimiento, y esa inscripción incluye obligatoriamente el nombre.

En definitiva, me ha gustado muchísimo, me he quedado con ganas de más Wallander, y sólo confío en que Mankell continúe con la saga, ya que Linda también es policía.

2 comentarios:

lammermoor dijo...

HOla, Sol. También soy Wallanderiana, que no mankelliana _los libros que leí que no estaban protagonizados por Wallander no me gustaron demasiado .
Ya comenté en algún otro blog que me parece que a Mankell le pasa con Wallander lo que a Conan Doyle con Sherlock Holmes; ambos acabaron hartos del personaje y se empeñaban en deshacerse de él pero sus lectores les hacían rescatarlo.
Sobre este libro no opino porque aún no lo leí. Me da un poco de miedo ¿Y si me decepciona?a

Sol dijo...

No creo que te decepcione en absoluto. Es uno de los de Wallander que más me han enganchado.